¿En el presupuesto 2019 se indicará la inversión en producción de alimentos? He aquí algunas denuncias

El discurso del constituyente Julio Escalona ha levantado todo un revuelo, debido a las descarnadas críticas que realizó al desempeño de la Asamblea Nacional Constituyente. En la misma dirección se anotó el embajador y también constituyente, Isaías Rodríguez, llegándose incluso a tergiversar y a descontextualizar sus señalamientos. Lo cierto es que, desde hacía mucho tiempo, no se daba un debate tan intenso y rico como el realizado en estos últimos días.

El Presidente de la República Bolivariana de Venezuela y ahora coordinador general del Congreso de los pueblos, Nicolás Maduro, formuló tres líneas muy importantes a seguir de cara del año 2019. La tercera, y para mí la más importante de la que indicó el Presidente Maduro, tiene que ver con la lucha sin cuartel contra el burocratismo, la indolencia y la corrupción, plagas desatadas y exacerbadas en estos últimos tiempos en medio de la terrible guerra que azota al país, hasta el punto que instruyó a la Vicepresidenta Ejecutiva de la República, Delcy Rodríguez, el diseño de un Plan Nacional Popular contra la corrupción.

Es por ello, que ante el debate que hay en el país, y las líneas lanzadas por el Primer Mandatario Nacional, además de un mensaje que recibí a través de mi correo electrónico, y por lo que solicitó, muy respetuosamente a los publicadores de los portales a los que se les envía, la colocación de las imágenes que se anexan y adjuntan (ya que las mismas constituyen los soportes fundamentales de las denuncias que acá vamos a realizar) tal y como se hizo con el trabajo de la emigración venezolana, lo cual agradezco.

Una de las inquietudes que tengo, es que se indica que en el presupuesto nacional del año 2019 el 75% será destinado a la inversión social. Tales planteamientos se hacen en genérico y no de manera detallada, a fin de poder ejercer la labor de contraloría social, que es constitucional y que es una de las líneas y órdenes impartidas por el presidente Maduro a partir del día de ayer. El presidente de la Asamblea Nacional Constituyente, compañero Diosdado Cabello, ha dado la instrucción de que esto debe publicarse y debatirse con el pueblo, pero hasta ahora tal mandato no ha sido ejecutado.

En este año 2018 que está culminando, y en mis reuniones con los hermanos y hermanas de la Plataforma de Lucha Campesina, recuerdo que en no menos de dos oportunidades, escuché con lujo de detalles al hermano Arbonio Ortega sus preocupaciones sobre los alimentos y la producción de los mismos en nuestro país, y de cómo las mismas han sido boicoteadas y saboteadas por el paramilitarismo, los terratenientes e instancias gubernamentales como el Instituto Nacional de Tierras (INTI) y el Ministerio del Poder Popular para la Agricultura Productiva y Tierras. La primera línea de defensa, y de resistencia, en caso de una acción armada internacional en contra de Venezuela, sería la de garantizar los alimentos para nuestro pueblo. Y ese ha sido uno de los sectores más boicoteados y saboteados por los enemigos de la Patria, enmarcados en las agresiones multidimensionales y multiformes que estamos sufriendo.

En ese sentido, hace algunos días, a través de mi correo electrónico, como ya lo indiqué, recibí un mensaje de una persona, que firma como Josué Vásquez, quien se identifica y me escribe a nombre de los productores de papa y zanahoria de los Andes venezolanos. Indica Vásquez lo siguiente: "Decidimos ocupar su atención por la magnitud de la crisis y desesperación que padecemos, y lo difícil que nos escuche el Gobierno Nacional".

Es por ello, que Vásquez y los productores de los Andes venezolanos han procedido a hacerme llegar la denuncia de que Mercal y la Corporación de Alimentación Escolar (CNAE) estarían siendo explotados por parte de estas instancias, este colectivo despacharía a más de 15.000 escuelas bolivarianas de la región, pero que hasta ahora no habrían podido cobrar, afectando a más de 800 productores. Procedo, como me lo indica esta persona, a publicar las imágenes de sendas cartas que me fueron enviadas, una al Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro Moros, y la otra dirigida al presidente de la Asamblea Nacional Constituyente, Diosdado Cabello, con copia al ministro del poder popular para la alimentación, M/G Luis Medina Ramírez, y al ministro del poder popular para la educación básica y vicepresidente sectorial del área social, profesor Aristóbulo Istúriz Almeida, a través de mi correo electrónico.

C:UsersDamarisDownloadsIMG_20181216_104827 (1).jpg

C:UsersDamarisDownloadsIMG_20181216_105125.jpg

En ambas gráficas, se observa que firman Pablo Laguna y William Vásquez, voceros de empresas proveedoras y productoras de papa, zanahoria y cebolla de los estados Mérida, Táchira y Trujillo, y dejan unos números de teléfono, para que a quien pueda interesar, contacte a los denunciantes.

Estas personas me solicitaron que si podía, escribiera o publicara estas cartas en aporrea.org, y en otros portales los cuales han tenido la deferencia de publicar mis artículos y aportes, esperanzados en poder ser atendidos por el Gobierno Bolivariano. Ante esta solicitud popular, a la cual siempre me debo, no solo estoy haciendo un artículo sobre el tema, sino publicando las imágenes de las cartas, que sustentan tales señalamientos.

Asimismo denuncian estos campesinos, y emplazan a nuestro Gobierno, en especial a los ministros M/G Néstor Reverol Torres, de Relaciones Interiores, Justicia y Paz, y al G/J Vladimir Padrino López, de Defensa y quien además funge como vicepresidente sectorial de soberanía, política, seguridad y paz, a detener la sangría de asesinatos a nuestros campesinos y campesinas. Es evidente que las bandas criminales de la delincuencia paramilitarizada están haciendo estragos en esas zonas, que además de acabar con la vida de valiosos seres humanos, merman nuestra capacidad productiva en materia alimentaria, constituyendo esto en agresiones en el marco de la Guerra No Convencional contra Venezuela.

Manifiestan estos campesinos que no cuentan con fertilizantes, abonos, créditos, y que sectores burocráticos del ministerio de alimentación, de Mercal y CNAE no les pagarían como ya se ha expresado en las líneas precedentes.

De mantenerse esta situación, razón le doy al constituyente Julio Escalona cuando señala que ante el burocratismo imperante, y en las actuales circunstancias, debería ser eliminado el Ministerio del Poder Popular para la Alimentación. No ha habido una institución más inoperante e ineficiente que ésa en las actuales circunstancias, y que no sea garantía de seguridad y soberanía agroalimentaria, de acuerdo al mandato del artículo 305 de la Carta Magna.

Y ojalá que las advertencias de mi buen camarada Arbonio Ortega, y junto a él, de mis hermanos y hermanas de la Plataforma de Lucha Campesina, de manifestar su preocupación de lo que vayamos a comer en el año 2019 producto de un posible escalamiento en la Guerra Económica, no se vuelvan una realidad.

Y que el deseo de Josué Vásquez, que también es el mío y el de millones de venezolanos y venezolanas, de que más adelante nos podamos comer unas "papitas" sembradas por ellos en las nuevas cosechas por venir, sea una realidad.

Espero con ello, haber cumplido con la tarea encomendada, y que tomen nota a los que les corresponda.

¡Para resistir, hay que producir!

¡Bolívar y Chávez viven, y sus luchas y la Patria que nos legaron siguen!
¡Hasta la Victoria Siempre!

¡Independencia y Patria Socialista!

¡Viviremos y Venceremos!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1177 veces.



Juan Martorano

Abogado, Activista por los Derechos Humanos, Militante Revolucionario y de la Red Nacional de Tuiter@s Socialistas (RENTSOC).

 jmartoranoster@gmail.com      @juanmartorano

Visite el perfil de Juan Martorano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a273339.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO