Seguros Pirámide da un buen ejemplo

Sin ánimos de suscitar respuesta alguna por parte de la empresa Pirámide Seguros, expuse anteriormente la circunstancia de un choque personal con un cliente de la misma, con las consecuencias que presupone un siniestro dentro de la actual crisis socio-económica del país, cualesquiera sean las causas que lo generen. Por ello publiqué en aporrea.org, el día 23 de noviembre de 2018, el artículo titulado "Seguros Pirámides, una calamidad", en el cual detallo el desempeño profesional y objetivo del perito del Instituto Nacional de Tránsito Terrestre, acantonado en la ciudad de Anaco, y del perito de Pirámide Seguros, procedente de Barcelona. Aprecio sobremanera sus colaboraciones en el detalle minucioso (fotográfico y descriptivo) de los daños causados a mi vehículo. Sin embargo, argumento en el texto que la compensación de la póliza respectiva respecto a los daños sufridos, como tercer involucrado, resulta realmente inadmisible por cuanto no alcanza ni para cubrir el 1% de los repuestos requeridos para la reparación del auto.

Redacté mi queja, como fue notorio y público, afectado por las garantías de una póliza que de acuerdo a la ley respectiva, sólo cobre un pírrico beneficio inferior a dos bolívares soberanos. Esto se debe, principalmente, a la desproporción generada por la conversión monetaria puesta en vigencia por el gobierno nacional desde el pasado 20 de agosto de 2018.

Al eliminar cinco ceros al bolívar fuerte como la moneda oficial, se devaluó todo el aparato económico nacional. Por ende, las estructuras de costos aumentaron de una manera bestial. Todos los repuestos automotrices se expresan ahora en dólares.

Un caucho R16 245/70, como el que usa mi vehículo, por ejemplo, tiene un valor real de 200 dólares. Esto equivale, aproximadamente a 100.000 bolívares soberanos. Los parabrisas tienen un costo promedio de 20.000 bolívares soberanos. Así sucesivamente. ¿Puede un ciudadano cubrir esta desproporción de precios con un salario de 4.500 bolívares soberanos al mes? Obviamente ¡NO!

Entendido todo esto, no esperé una respuesta directa por parte de Pirámide Seguros, a partir de todo lo que detallo en el referido artículo del día 23. Por lo general, este tipo de quejas quedan en el limbo, y no se les da el valor que realmente se merecen. Pues me equivoqué en estas presuposiciones. Un funcionario de la empresa, de manera educada, ponderada, amistosa y comprensiva me aclaró lo concerniente a los alcances legales de las pólizas activas, antes y después de la conversión monetaria. Por supuesto, hay razones de tipo legal, ajustadas a las leyes vigentes, que rigen los pagos e indemnizaciones correspondientes a estos siniestros.

Debo aclarar que el representante de Pirámide Seguros no sólo me atendió profesionalmente, sino que asumió de manera solidaria la atención de mi situación, para que la directiva de la empresa revisara los peritajes respectivos a fin de determinar algún tipo de asistencia a los daños sufridos por mi vehículo. Esto lo asumo como un buen ejemplo empresarial, digno de destacar y reconocer. Demostramos así que los venezolanos sí podemos entendemos y sí podemos socorrernos, aún en los peores casos de la vida. Si privan la buena fe y la comprensión todo se puede aliviar de manera decente y responsable.

En ese sentido, quiero pedir disculpas al personal de Pirámide Seguros por algunas expresiones que puedan parecer obscenas u ofensivas en mi artículo anterior. Como bien me explicó el funcionario que sigue mi caso, en nombre de la empresa, son muchas las contingencias y las circunstancias que rodean a un accidente laboral, personal o de tránsito. La disposición siempre es atender estas afectaciones para darles, dentro de las coberturas contratadas, la correspondiente atención. Para ello se esfuerzan y mantienen todo un equipo logístico dispuesto a ofrecer su mejor desempeño. Esto es precisamente lo que me han demostrado. Quiero destacarlo por cuanto me parece un acto de responsabilidad y de justicia reconocer cuando somos bien atendidos, y cuando se nos demuestra que más allá de las leyes hay siempre la buena voluntad para acompañar las peores calamidades de la vida. Como buenos venezolanos.

A ustedes amigos de Pirámide Seguros les agradezco se hayan servido considerar mi situación, seguro como estoy que para 2019 ya las empresas de seguros, en conjunto con la Superintendencia Nacional de Seguros, podrán ajustar las nuevas pólizas a la realidad socio-económica en transición con a conversión monetaria que rige actualmente nuestra economía.

No descarto, por lo tanto, convertirme en su cliente, porque es honesto reconocer y valorar la calidad de servicio y la ética empresarial cuando se nos brinda el apoyo que necesitamos. Y ustedes son, en definitiva, una empresa muy seria y responsable.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 418 veces.



José Pérez

Profesor Universitario. Investigador, poeta y narrador. Licenciado en Letras. Doctor en Filología Hispánica. Columnista de opinión y articulista de prensa desde 1983. Autor de los libros Cosmovisión del somari, Pájaro de mar por tiera, Como ojo de pez, En canto de Guanipa, Páginas de abordo, Fombona rugido de tigre, entre otros. Galardonado en 14 certámenes literarios.

 elpoetajotape@gmail.com

Visite el perfil de José Pérez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Pérez

José Pérez

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a272707.htmlCd0NV CAC = Y co = US