Apología de la sardina en tiempos del programa de recuperación, crecimiento y prosperidad económica

De Andrés Giussepe a Raúl Casal (Presidente del CENAL):

Lo felicito hermano por tremenda selección del libro bandera de la Feria Internacional del Libro (FILVEN): el recetario "Sardinas para comerte mejor". No negamos que sea una buena opción para los interesados en el arte culinario venezolano. Reconocemos el esfuerzo intelectual de su autor a quien merece el respeto y tolerancia intelectual de todos los del mundo editorial.

No obstante, considero una mala estrategia política difundir con tanta insistencia un recetario de platos de sardinas en el contexto económico en que nos encontramos. Es una verdadera "apología" a la política de comer sardinas en la soñada "potencia económica" que el comandante Hugo Chávez avistaba para nuestro país. Me parece una VERDADERA BURLA a la inteligencia del venezolano. Es la verdadera "alabanza a la miseria" desde el plano de la cultura.

Lo cierto es que, querer promover la cultura del consumo de la sardina desde el ente rector de la política editorial venezolana, lejos de ayudar para la promoción de la confianza necesaria del programa de "Recuperación, Crecimiento y Prosperidad económica", más bien propicia la desconfianza en la población venezolana que espera ese sueño de encontrar la vía para superar esta difícil situación de crisis económica inducida, y sobre todo, esa costumbre "coyuntural" o forzada por las circunstancias, de tener que comer esa dieta alta en proteínas y grasas, pero "pobre" como alternativa gastronómica para el consumidor venezolano, que de hecho, está acostumbrado a comer bien.

Cuando el consumidor venezolano tiende a destinar una parte de sus ingresos para comprar sardinas como fuente proteica, comúnmente lo hace porque se encuentra limitado de dinero para comprar productos complementarios o sustitutivos, entre ellos, carne, pollo, huevos, otros pescados más costosos, embutidos o lácteos.

Es vergonzoso para el consumidor e intelectual chavista, pararse un sábado bien temprano para ir al mercado, y antes de salir de su casa, ver por Globovisión al nuevo presidente del CENAL, recién nacionalizado, respondiéndole a un televidente que el mejor libro para leer en estos tiempos es el recetario para preparar diversos platos con sardinas titulado "Sardinas para comerte mejor", y enterarnos que al mismo tiempo es el principal libro de la FILVEN. Algo que devela una falsa intencionalidad gubernamental de querer promover una sociedad que se acostumbre a comer sardinas.

Cabrían las preguntas: ¿Será que Casal come sardinas en el desayuno, almuerzo y cena como últimamente lo hacen muchos venezolanos? ¿Será que es un fanático de las sardinas de Naiguatá? ¿Será que no es fanático de los Tiburones de La Guaira? ¿Está aliado a una empresa vendedora de sardinas? ¿O es amigo del camarada "catire" Hernández, autor del libro?

Por lo pronto, Raúl Casal, con su apología cultural de comer sardinas, no sé si lo hace por ignorancia, como un mandato para la difusión de la política gubernamental, o porque inconscientemente se burla de los consumidores venezolanos en tiempos que necesita que les den esperanzas de que pronto dejaremos de comer tantas sardinas para comer más carne, pollo, huevos y otras proteínas que son parte de la verdadera dieta cultural del venezolano.

#victimastoday

#vamosAtriunfar



Esta nota ha sido leída aproximadamente 655 veces.



Andrés Giussepe

Doctor en Gerencia, Especialista en Política y Comercio Petrolero Internacional y Economista de la Universidad Central de Venezuela. Secretario Nacional del Movimiento Profesionales de Venezuela.

 agiussepe@gmail.com

Visite el perfil de Andrés Giussepe para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: