¿Anomia ó colapso social en venezuela?

Para iniciar ahondaremos someramente sobre las acepciones del título del artículo. La ANOMIA se manifiesta cuando las reglas sociales se han degradado o directamente se han eliminado y ya no son respetadas por los integrantes de una comunidad.

El sociólogo y filósofo francés, fundador de la sociología moderna, Émile Durkheim, en su obra El Suicidio, refiere que el SUICIDIO ANÓMICO es "aquel que se da en sociedades cuyas instituciones y cuyos lazos de convivencia se hallan en situación de desintegración o de anomia". Para el estadounidense y estudioso de los fenómenos sociales, Robert K. Merton, la ANOMIA "es sinónimo de falta de leyes y control en una sociedad y su resultado es una gran insatisfacción por la ausencia de límites en cuanto a lo que se puede desear", surgiendo así el descontrol social y la criminalidad.

COLAPSO SOCIAL, de acuerdo a un informe de investigación publicado por la revista Ecological Economics (2014), "…hay dos fuerzas claves que hacen insostenible el desarrollo actual: el agotamiento de los recursos naturales y la desigualdad económica y social, que está resultando en el surgimiento de una "élite" y de una "masa" desfavorecida..."

Se observa que el colapso social es referido de manera más amplia, a toda una población en una ubicación geográfica amplia, más global, refiere a la desigualdad económica y social y al agotamiento de los recursos naturales, entre ellos el agua potable. La anomia puede manifestarse en un sector de la sociedad o en su conjunto, es más específica en el ámbito territorial, aunque puede abarcar un rango geográfico mayor.

Ya conocidas las acepciones se puede establecer a la luz de la Dialéctica, que en el planeta estamos en presencia de un COLAPSO SOCIAL evidente, su desarrollo va avanzando sostenidamente y la ANOMIA se hace presente como una consecuencia del colapso pero no es generalizada, tiene diferentes matices en su proceso, dependiendo del continente o país en el cual se manifieste con mayor preponderancia, supeditado esto a la sociedad o pueblo del cual se trate y varía en atención a sus límites sociales, cuanto mayor es la flexibilidad existente en la colectividad, más riesgo tiene esa sociedad de sufrir ANOMIA, pudiendo compararse como una enfermedad de la población en su conjunto.

En la República Bolivariana de Venezuela se ha detectado lamentablemente signos preocupantes de ANOMIA, lo que se ha dado en llamar "la viveza criolla" es un síntoma que se ha venido agravando con el tiempo, es aquella persona que se "colea" sin tener respeto alguno por las otras que tienen rato esperando y digo se agravó porque ante cantidad de personas haciendo sus colas por ejemplo en un supermercado, durante el acaparamiento de los productos alimenticios, llegaban individuos en forma violenta y le vociferaban al primero de la fila "delante de ti van 15", los primeros de la fila aceptaban para evitarse problemas, situación por demás bochornosa e irrespetuosa de la dignidad humana.

Ahora no solo la ANOMIA se refleja en las colas, es que muchos individuos no respetan la Constitución, ni las leyes, ni los semáforos, ni a las personas. Se evidencia ello en el irrespeto incluso a los padres, maestros, adultos mayores, a la vida misma. En la escuela, que debe incidir en la formación del ciudadano del mañana, ahora es algo muy "normal" que un alumno le pague a otro por hacerle la tarea, además sin ahondar de donde obtuvo el dinero para pagar o también para comprar algunas cosas, entre ellas droga; el caso también de niños y adolescentes que llevan armas a las escuelas y liceos para robar y someter a sus compañeros.

Se agudiza el problema y va más allá, nos hemos acostumbrado a ver estas conductas como algo normal; los asesinatos ya no son con un disparo, sino con cien, lo que demuestra el grado de depravación de la persona que lo ejecuta; en Venezuela no se veían esos asesinatos donde descuartizan a los seres humanos, ahora son "normales"; hijos asesinado a sus padres, padres matando a sus hijos; niños y adolescentes asesinos; bandas criminales organizadas que van en aumento; niñas de 10 años embarazadas; en suma, un descontrol total y carencia de respeto por los valores y principios de la sociedad.

Cuando examinamos lo correspondiente a las instituciones públicas, la o el funcionario la más de las veces dice que tienes que "bajarte de la mula" si quieres que tal documento o trámite te salga un poco más rápido; en una alcabala tienes que dejar mínimo para el "cafecito" o si trasladas bienes o alimentos, dejar una parte para los uniformados; Ojo y estoy enumerando sólo lo que ocurre en lo cotidiano, ni que decir de las transacciones bancarias, financieras, comerciales, contrataciones, entre otras, todas de extrema gravedad y un cáncer para el país como viene a ser la corrupción administrativa en todos los niveles. Los mencionados son ejemplos de una larga lista de conductas inapropiadas y perversas que aquejan a la sociedad y por consiguiente la "enferman".

Nuestro país padece ANOMIA, aún estamos a tiempo de rescatarla, de tratarla para que mejore, DESDE NUESTRO HOGAR debemos inculcar a nuestros hijos el proceder correctamente, los valores morales, la ética en el accionar ciudadano; el respeto por sí mismo, por las demás personas y por toda forma de vida; la solidaridad, el amor por el planeta, por un ambiente sano y el amor a la humanidad. El llamado es también para LOS MAESTROS y profesores, no es sólo proveer las materias que nos ubica el programa para dictarla al estudiante, es orientarlo e incidir para que en el futuro sea una persona honesta y provechosa para la colectividad.

El alerta es fundamentalmente para NUESTRO GOBIERNO BOLIVARIANO, que se haga un concienzudo estudio de las debilidades que nos han conducido a esta situación de ANOMIA en el país, analizar fríamente lo acontecido, tomar las medidas necesarias en consecuencia, para superar los problemas que actualmente han surgido, aplicando científicamente la Sociología la cual provee las herramientas para estudiar los fenómenos colectivos producidos por la actividad social de los seres humanos, investigar, diagnosticar y aplicar dialécticamente las medidas tendentes a superar esta problemática que ya es grave, superarla es muy relevante para nuestra Patria, lo cual de seguro incidirá para enrumbarnos hacia lo que la mayoría de nuestro pueblo desea: Una Venezuela prospera, pujante, solidaria, orgullosa de su gentilicio, con la mayor felicidad posible para toda la familia venezolana, sentando las bases para ir construyendo una sociedad humana, con justicia social y respeto por la vida: El Socialismo.


 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1954 veces.



Judith Hernández B.

Abogada, ex Defensora del Pueblo del Estado Miranda

 mirandina2@gmail.com

Visite el perfil de Judith Hernández B. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a270533.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO