Memorias de un escuálido en decadencia

ONU

¡Se acabó el pan de piquito! Con ese discurso del dictador en la ONU, quedamos mirando para el techo, y nos dimos cuenta de que no le vendría nada mal una mano de pintura. Pensamos que el hombre por miedo no se iba a presentar allí, y nos sorprendió muerto de la risa desde el avión rumbo a New York, New York, y diciendo lleno de contento a lo que iba. Muchos pensamos que "ojala lo dejen allá y nos envíen a Mike Pompeo", porque uno siempre piensa en salvar el país, pero nada. Más tarde el dictador estaba orondo y lleno de vida, claro, después que se metió esa papa en Estambul parece que no ha comido más. Y allí, después de la presentación, vino con todo lo que sabemos pero nos hacemos los locos porque nos perjudica que nos recuerden esa vaina, que si los golpes y el atentado y el bloqueo y las sanciones, y la guerra económica, y esas vainas que hemos venido apoyando y que no llevan a un carajo sino a que la gente nos comience a ver con más arrechera porque saben que solo Julio –Matemático – Borges y Antonio –Pensionado- Ledezma son los que la están pasando suavena en el exilio dorado. Y además, el dictador parece que se llevó a un montón de gente, porque allí se escucharon los aplausos cuando dijo que no lo vencían ni lo vencerán. Y se metió con el compañero Trump y el compañero Monroe. La vida es dura, pero difícil, dijo el filósofo.

Uno ve al dictador feliz en la ONU recordando todas esas vainas que nosotros apoyamos, y lo que más arrechera da fue ese gentío que se puso a hacer cola como que hubiese descubierto carne a precio regulado, y no, era para felicitar al dictador por el discurso más claro de la historia. Y lo que más pena ajena da, es que el último acto que nosotros hemos hecho fue esa reunión del Frente Amplio en la UCV, donde una vez que llegó la rectora eterna uno pensó que iba a graduar a Andrés – Paro General- Velásquez de alguna vaina, pero no, la rectora eterna dijo unas palabras y unos minutos después, vino soberano peo con una canción de Alí Primera que se le ocurrió poner allí a algún infiltrado, y ahí estallaron las redes antisociales y nos dijeron de todo y "bueno compañero, la huelga general ¿va o no va?. Y me importa un carajo, primero quítenme esa música y me ponen a Wagner o a Beethoven, o a Juan Sebastián Bach, o en último caso te acepto un Mozart, pero eso que está sonando ni de vaina, eso es traición". Y esa es la última discusión ideológica y estratégica que hemos tenido, es una vaina que no tiene perdón, vida de mi vida.

El papá de Margot había estado en el Aula Magna de la U.U.UCV, y se había quedado con una mujer de Vente Venezuela que le ofreció comer chicharrón, y desapareció dos días, pero se presentó en la noche del miércoles cuando estaba hablando Maduro en la ONU. El hombre puso atención a las palabras del presidente, y dijo: "Qué vaina tan buena, y yo de pendejo me fui al Aula Magna a escuchar a no sé quién, menos mal que me salvó la compañera de Vente, que me puso a comer chicharrón con pelo". Y se fue al cuarto y le metió ese coñazo a la puerta tan duro, que un vecino gritó: "Sácamelo, muérgano".

  • Si tú me dices ven, lo dejo todo.- Me canta Margot



Esta nota ha sido leída aproximadamente 5360 veces.



Roberto Malaver

Periodista y escritor. Niega ser humorista, a pesar de algunas evidencias que indican lo contrario. Co-moderador del popular programa "Los Robertos", al cual insisten en llamar "Como Ustedes Pueden Ver". Co-editor del suplemento comico-politico "El Especulador Precóz". "Co-algo" de muchos otros proyectos porque le gusta jugar en equipo.

 robertomalaver@gmail.com      @robertomalaver

Visite el perfil de Roberto Malaver para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: