Pelea final entre Mendoza y Maduro por trofeo "Precios Acordados". ¿Qué dicen las tarjetas?

La gran pelea entre Lorenzo Mendoza, por los empresarios, su larga corte, socios y su multitud de "fieles" y Maduro, quien hace el esfuerzo por convencernos que es el nuestro, representante legítimo de los consumidores más agobiados por la refriega, ha llegado al final del primer round apenas. No sabemos cuántos serán, porque la regla parece ser hasta el exterminio o cuándo la sindéresis se prenda y algo positivo por ella se sobreponga.

En artículo escrito días atrás, titulado Maduro, "Lorenzo Mendoza, el portugués o chino del abasto y el nuevo cono monetario", refiriéndome a las anunciadas medidas salariales y sobre todo a lo que Maduro llamó de "reconversión Monetaria, dije: "Este asunto lo veo como un cuadrilátero donde en la mitad, digamos hacia el lado izquierdo, sin que esto tenga connotaciones políticas, estará Maduro, liándose a golpes con Lorenzo Mendoza, por imponer el valor y la cultura del Petro o el Bolívar Soberano; del lado derecho, apenas separado éste de aquél por una tenue raya de tiza, pero no blanca, el portugués y el chino, en ejercicio soberano de abastos y panaderías, quienes alegan comprar con divisas con precios de dólar to day, el mismo que defiende Mendoza, se enfrentan en pareja al consumidor, a ese pendejo que le pagan con bolívares soberanos anclados en el Petro y, por sus propios intereses y hasta supervivencia, debe creerlo y defenderlo. https://www.aporrea.org/actualidad/a267878.html

Todavía no se había anunciado lo relativo a los "Precios Acordados", los mismos de los cuales comenzó a hablar El Aissami, siendo vicepresidente, hace más de un año.

Pero aparecieron casi inmediatamente después de las primeras medidas que contiene eso que Maduro ha llamado la "dolarización del salario y el anclaje del Bolívar Soberano al Petro". Ante eso, en el mismo artículo había dicho: "Si Maduro se deja atropellar por Lorenzo Mendoza, que con los suyos forman un ejército poderoso, y éste al Petro se lo mete en el bolsillo, como teme Andrés Giussepi, o por lo menos le motiva a sus preguntas, el portugués y el chino nos seguirán dando palo por las costillas. Uno quisiera que Maduro gane la pelea, ¿pero cómo hacer, primero si hay dos mercados cambiarios y segundo si el gobierno pareciera no tener, en esta guerra, ni siquiera "petras" para lanzarle a quienes le atropellan y le cogen de guayaqueta?

Previmos, sin duda equivocadamente, que Mendoza y los suyos saldrían en atropellada y lanzando golpes de todas la marcas, ganchos de izquierda y sobre todo de derecha, rectos a la cara y hasta al fondo del estómago. Pero no fue exactamente así. Para asombro nuestro, un representante de "Empresas Polar" o grupo Mendoza, apareció firmando junto a los empresarios de la carne, pollo, café y hasta llegar a 25 productos. Eso sí, el precio "acordado", como para que no quedase duda, fue el mismo dolarizado del día antes de la firma. Claro, siempre hay un pero o una excepción. Y esta fue el de las sardinas "frescas". Como dijimos en artículo publicado antes y titulado "En los precios acordados, a las sardinas, les salieron alas" http://deeligiodamas.blogspot.com/2018/08/en-los-precios-acordados-las-sardinas.html, a estas le colocaron un precio hasta tres veces superior al del mercado especulativo y por punto en esa misma fecha. Es decir, a mayoristas de la pesca, les dieron como un bono muy especial a costilla del pueblo.

Fueron estos dos golpes particulares, dignos de mencionar, marcados por Mendoza y su grupo, que les sumaron muchos puntos en las tarjetas de los jueces, casi sonando la campana de inicio.

Los empresarios pues salieron a pelear con táctica no esperada. Como quien empieza con cautela. Firmaron unos precios que venían subiendo y en eso tenían pensado continuar. Pero dieron muestras de lo contrario, como para engañar al contrincante y hasta ganarse al público. Quizás por eso firmaron.

Pero inmediatamente optaron por observar con cautela el comportamiento de la gente y sus adversarios todos. La mayoría de estos, ante esa táctica, la firma y el inicio de la llamada "política de reconversión", optaron como quien "baja los guantes o la guardia". Cerraron las santamarías y esperaron, desde la esquina, que la gente se moviese y hasta llegara al desespero. La carne y los huevos, que entraron en la lista con precios altos, los mismos de 24 horas antes, se escondieron, como quien se mete bajo de la tarima a esperar la reacción del público y del contrincante. Otros, una minoría, se atrevieron a salir pero desconociendo lo firmado y poniendo precios muy por encima. Igual ha sucedido con los pollos. Les importó un pito lo que pensase el referí y los jueces, pues saben bien con quienes se cuadran estos en "los momentos de las chiquiticas"

¿Cuál es el mecanismo que opera? ¿Cuál la estrategia?

Ayer mismo, por casualidad, leí unas declaraciones de un sociólogo estadounidense-británico, en las cuales se dice, al parecer con mucho acierto, que el capitalismo de hoy se caracteriza no sólo por monopólico, sino por la "fidelidad" de los pegados a la cadena que eso conforma. Si lo quieren saber averigüen como operan los monopolios con quienes forman la cola distributiva. La "fidelidad" se logra por diversos mecanismos, como los monopolios farmacéuticos incorporan a los médicos a través de los llamados visitadores y sus programas o recompensas. Los distribuidores, desde el comienzo hasta el final, son como máquinas que programa el primero de la cola, el productor o gran empresario.

Continuando con la pelea en el primer round. Luego optaron los hombres de Mendoza, que son más de los que él piensa y la gente cree, por abrir como a medias y con los precios por encima de lo acordado, esperando la reacción del público y de "las fuerzas del orden". Habiendo constatado se daba lo que esperaban; la paciencia o demasiada lentitud y hasta resignación del consumidor y la poca capacidad, "más bulla que cabuya", del Estado para atender tanta gente, espacio y delitos, se lanzaron a fondo con golpes de todos los calibres. Seguidillas de derecha e izquierda y hasta pisadas para evitar la huída del contrario. Los "Precios", en la parte final de la cadena, sobrepasan día a día lo "Acordado". Y si algo se presenta cierran, bajan la Santamaría y hasta desaparecen la mercancía que aparecerá en otro punto en la misma oferta. ¿Y qué dicen quienes con el gobierno firmaron la lista de "Precios Acordados"? Pues nada, eso nada tiene que ver con ellos. Es cosa de los comerciantes al final o en medio de la cadena. Pero cada uno de estos se excusa con el de más arriba y en esa dirección apuntan hasta dónde se hallan quienes firmaron pero no dicen nada. ¿Y el gobierno a ellos les reclama? Por lo menos tiene unas firmas y capacidad y derecho a denunciar y actuar.

Ya ha terminado el primer round, los gladiadores se dirigen a sus respectivas esquinas. El análisis no parece ser otro que Mendoza, con su estilo evasivo, escurridizo al principio y un remate colosal al final, con golpes de toda especie y hasta sin atender a las reglas, suma puntos en las libretes de los jueces.

Mientras tanto, el consumidor, abatido por los golpes duros y seguidos, desde el centro del ring, escuchado la campana y la advertencia del árbitro que le manda a su esquina, después de vacilar por no saber qué dirección tomar, al fin se acerca al sitio donde debe descansar y recibir los cuidados y recomendaciones debidos. Su entrenador, o mejor la gente del gobierno y sus publicistas, muchos de ellos desde las gradas mismas le gritan, "sigue así que ya casi lo tienes liquidado". Él, buena gente al fin, piensa para sus adentros:

-"Si estoy a punto de desfallecer, no puedo con los guantes y casi le tengo liquidado, ¿cómo estará entonces el pobre infeliz?

Aquellos gritos de su entrenador y de alguna gente de las gradas "despiertan" en él ganas de dormirse, resignarse, pensando en aquel pobre hombre que ametralla con sus manos, "¡Qué de mal debe sentirse, si yo que lo estoy liquidando, casi muero!"

Al final del primer round, los jueces tienen sus cuentas. ¿Cuál es la suya?



Esta nota ha sido leída aproximadamente 959 veces.



Eligio Damas

Militante de la izquierda de toda la vida. Nunca ha sido candidato a nada y menos ser llevado a tribunal alguno. Libre para opinar, sin tapaojos ni ataduras. Maestro de escuela de los de abajo.

 damas.eligio@gmail.com

Visite el perfil de Eligio Damas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eligio Damas

Eligio Damas

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a268695.htmlCd0NV CAC = Y co = US