El fascismo apareció por donde menos se esperaba

El bigote de Maduro se acorta

La estructura específica de una realidad finalmente es lo que marca la pauta tanto a a la práctica como a la teoría que la justifica. En el estudio de cualquier problema siempre se parte de un supuesto que se va modificando en la misma medida que debe hacerlo la acción y la teoría. Es así como el movimiento real de la sociedad determina su forma de existencia general o particular en el pensamiento. En esta línea de reflexión, la experiencia histórica nos enseña que el fenomeno fascismo es un momento inevitable del capital que lo hace patente, cuando ni con el consenso ni tampoco con la coacción, puede evitar ser liquidado por una revolución socialista. Es, entonces, cuando puede mirarsele la real y verdadera cara a la democracia burguesa, su verum natura, su rostro de crimen y de desprecio por la condición humana. En Venezuela, empieza a observarse ese rostro porque aquí la singularidad de la crísis histórica está planteada como sigue: o la continuación del Capitalismo con Maduro o la edificación del socialismo comunal en manos del pueblo. Las demás opciones tributan a la lógica del capital.

En los debates que se generan en las asambleas de las colas o en los tumultos de las perreras, en las cuales al pueblo se le va ahora la vida, es donde con mayor claridad se puede escuchar la voz de la realidad antes aludida. La certeza pública de que el proceso incipiente de transformaciónes anticapitalistas iniciado por Chávez junto con los intereses del pueblo fuerón dejados a un lado, traicionados por el madurísmo que se apoderó de la dirección de la Revolución Bolivariana y devino en una nueva clase burguesa en transito acelerado hacia el fascismo. La gente lo percibió hace rato porque es la que sufre las angustias del día a día de su vida, causadas por la catástrofe económica y social del saqueo de la renta nacional por la entrega y el control del petróleo y demás recursos naturales a la voracidad de las empresas transnacionales. Corporaciones que el mismísimo chávez había expulsado del pais. E incluso, para el pueblo se hizo también evidente, el silencio complice de la inservible oposición antinacional sirvienta de los yanquis que andan desesperados porque no reciben la tajada más jugosa de la venta de garage del país montada en Miraflores.

Se monto entonces una guerra económica diseñada y llevada a cabo por el imperialismo norteamericano pero en la cual participan también altos funcionarios públicos implicados, en el contrabando de extracción, que se enriquecieron con los dólares preferenciales donde se encuentran importantes sectores corruptos de los militares, del PSUV y de los partidos de la oposición, contribuyendo con el aumento de la crisis creando un cuadro nacional dantesco. Todos los estudios sobre la dieta del Venezolano señalan una severa desnutrición en la población alcanzando niveles muy altos en la población infantil que tiene sus consecuencia lamentables en el rendimiento escolar.El sistema de salud nacional en general colapso . Se desmanteló con perversos propósios el aparato productivo nacional dejando la soberanía alimentaria y la independencia economica en un estado de calamidad pública, se diseñó la destrucción de la producción petrolera (PDVSA) para luego privatizarla y en su conjunto todas las empresas del Estado como la entrega del Arco Minero, 110.000, km2 del territorio patrio a las inversiones extranjeras. A este desastre se añade, el sicariato y los atropellos que diezman a los campesinos sumando más a los sufrimientos del pueblo venezolano.

El gobierno, postrado al servicio del capitalismo, no tardó en aplicar los ajustes neoliberales, que se suponía, era la oposición quien los llevaría a cabo. Con la misma premura muestra su nuevo ropaje fascista para imponer el paquetazo copia y calco fondomonetarísta. Y tanto el PSUV como la izquierda polopatriotera que lo acompañan en absoluto silencio, pretendiendo ignorar que el fascismo cualquier noche tocará también las puertas de sus casas (la de los más pendejos de éllos, por supuesto). En su afan de mantener la existencia del Estado burgués el madurísmo ha caído en los más desgarradores desasiertos destruyendo al país y el bienestar del pueblo Venezolano.Sólo el socialismo podrá salvar al país del capitalismo.

Todas las soluciones que ha implementado hasta ahora lo hacen más servil a los intereses del capital. Cada medida tomada es una evidencia más de la traición al socialismo Bolivariano. Asumiendo ahora ragos fascistas como el autoritarismo creciente; La "inteligencia social" para sapear, criminalizar y perseguir la protesta social como a la disidencia política, el entregísmo de los recursos economicos estratégicos a las transnacionales; abandono de la transición socialista y su desprestigio. En Venezuela lo que estamos sufriendo es el fracaso de la resturación del modelo capitalista con Maduro y la Revolución Bolivariana sencillamente fue traicionada.

La sociedad Venezolana está envuelta en una crísis política terminal,de multiples expresiones que ya no es posible precisar cuando una es efecto o causa de la otra. Crísis histórica pues. El gobierno desastrozo de Maduro es el resultado de un golpe de timón hacia la derecha que en poco tiempo ni siquiera tendrá la capacidad de seguir manipulándo a los pocos apoyos prepagados. El capitalismo en Venezuela en su versión madurísta no puede sostenerse más en el poder porque simplemente las mayorias populares no quieren que siga gobernando. La única posibilidad de continuar en el poder es con la masacre y entonces surge la gran pregunta a las Fuerzas Armadas ¿disparará el ejercito de Bolivar y Chávez contra su propio Pueblo?



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1197 veces.



Arnaldo Aguilar Dorta


Visite el perfil de Arnaldo Aguilar Dorta para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: