¿Por qué quieren matar a Nicolás Maduro y descabezar la dirección política del Chavismo?

Estudiar, comprender, difundir y crear conciencia de lo que motivó y pudo haber detonado el magnicidio frustrado el pasado 4 de Agosto, en contra de Nicolas Maduro, Jefe del Estado Venezolano y, además d todas las y los jefes del resto de los poderes del Estado Venezolano, es una tarea que debe ocuparnos de aquí hasta que cesen las causas que lo generaron.

La HISTORIA, es clave en este necesario estudio; preciso es recordar que para Septiembre de 1828, fue precisamente la oligarquía colombiana, fiel heredera del virreinato de España que se negaba a la gesta emancipadora de Simón Bolívar que, prevalida de su agente Francisco de Paula Santander, intentó asesinar al jefe de Estado para ese momento, el Libertador Simón Bolívar. La causa, truncar la gesta emancipadora y libertaria liderada por Bolívar. Sus principales actores? La oligarquía Bogotana en contubernio con el ala traidora que rompía con el ideal de Bolívar, la Nueva Granada: La confederacion de Repúblicas, una sola moneda, una sola Nación.

Además de futiles motivos, había una suerte de complejo de "superioridad" de parte los agentes colombianos contra Bolívar, ellos se creían superiores porque venían de ser un virreinato y Venezuela era, apenas, una Capitanía General y cómo era que ese blanco criollo, nacido en San Mateo iba a estar liderando una milicia e iba a ser el Supremo Jefe de la Gran Colombia? Eso los atormentaba y por esa miserable visión decidieron acabar con la vida de Bolívar y pactar con los EEUU; ya Santander había saboteado el Congreso de Panamá en complicidad con los agentes del naciente imperio, a quien poco le importó olvidar el aporte de Francisco de Miranda a su Independencia; claro! era Miranda, el hijo de la panadera.

El método fue: primero, atacar en su moral a Bolívar y sus más leales compañeros, para luego procurar su muerte física. El DESARROLLO de los acontecimientos posteriores a la desparición física de Bolívar, terminaron en el entierro del proyecto bolivariano, las guerras civiles, el reparto y venta de territorios enteros, la desactivación de la Gran Milicia Bolivariana que había conquistado a sangre y fuego la victoria contra el más grande imperio de la época, logrando emancipar cinco naciones del continente; pudieron haber sido más.

HOY se presenta la misma disyuntiva y los mismos métodos contra Nicolás y sus más cercanos colaboradores. Nuestro hermano Presidente enfrenta la sedición, las intrigas de las y los ambiciosos de todas las épocas, los complejos que quienes no admiten que esta patria la dirija un hombre de estrato humilde y sencillo, que no se ha rajado y ha mantenido en alto las banderas de Bolívar y Chávez. También enfrenta los miedos de quienes, sabiéndose ya sin recursos energéticos, quieren tomar por asalto la más grande reserva de petróleo del planeta y entregarla al mejor postor; sólo que Nicolás, junto al pueblo organizado y consciente y una FANB sólida en sus principios, ha decidido echar mano de nuestras raíces y, a costa de lo que sea, enfrentar la ignominia y la traición.

Qué va a pasar de aquí en adelante? No somos adivinos, pero una cosa si estoy seguro, y el pueblo lo tiene más seguro todavía, no nos vamos a rendir, no vamos a claudicar y no vamos arrear nuestras banderas de independencia y soberanía. No vamos a dejar solo a Nicolás, ni a la FANB. La unión cívico militar se va a fortalecer y concretar, una vez más como fundamental principio y saldremos triunfantes; esa es nuestra divisa: triunfar! triunfar! será la gran acción.

El tema ECONÓMICO y FINANCIERO va a mejorar, pues, la audaz y soberana medida de anclar nuestra moneda a una parte de las reservas petroleras y establecer las operaciones contables de Pdvsa en Petros, le asesta una estocada al dólar y pone en el tapete la caída de esa divisa como valor de referencia en el mercado petrolero mundial y esa acción no las van a querer cobrar quitándonos la vida y la esperanza de construir un mundo mejor.

Los RETOS son inmensos. Nos toca apretar la sincha, subir al hombro los fusiles, calar bayoneta y dar la estocada final al hegemón mundial. No estamos solos, no tenemos miedo, tenemos pueblo, tenemos aliados en el mundo conscientes y comprometidos con la causa venezolana, tenemos cojones, tenemos la razón de nuestro lado y nuestro señor jesuscristo cubrirá multitud de detalles para asegurar la más grande y justa victoria a Venezuela y, con ella, al mundo que clama PAZ.

Echemos el miedo a la espalda y gritemos: Independencia ó Nada.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 593 veces.



José Ávila


Visite el perfil de José Ávila para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Ávila

José Ávila

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a267861.htmlCd0NV CAC = Y co = US