Escrito sin voz

En los próximos días, se estará llevando a cabo el IV Congreso del PSUV, evento que contara con la participación de los delegados que fueron "electos" en "asambleas guiadas" en cada una de las UBCH.

No obstante, es un evento de gran significación, por la situación que esta atravesando el país y la revolución Bolivariana.

El problema referido al partido, la discusión sobre el tipo de partido, su estructura, su función, su programa, la disciplina, su eficiencia es de vieja data en todas las organizaciones políticas; en ese sentido la experiencia nos refiere a la real contradicción Partido-Poder.

La estructura leninista del centralismo democrático ha causado extralimitaciones, acompañadas de abuso de poder que viene usurpando el mismo en nombre del pueblo- ahora- se dice poder popular. Esa usurpación del poder, como error ocurrió en la antigua URSS, donde la estructura política del partido se asumió en la "nomenklatura" para hacerse del poder y gobernar a nombre de una fulana clase obrera.

No podemos olvidar que un fruto legitimo de la aspiración socialista en su formulación original trató del control de la producción por los productores mismos, al lo que el llamado "socialismo real" impuso una burocracia de administradores, jerarcas del partido y jefes militares, que acabó por distorsionar y desvirtuar esa ansiada aspiración, despojando a los productores del control de la producción, de sus derechos políticos, así como del disfrute de un poder que habían conquistado.

La usurpación del poder, trajo consigo la fatal arrogancia que llevó junto a otros factores al fracaso del socialismo real, lo cual se acentuó luego del temprano fallecimiento de su líder Vladimir Ilich Ulianov (Lenin), surgiendo luego los que se reclamaron para sí el ser herederos del mismo.

Sobre los aspirantes a ser funcionarios del gobierno, y también los candidatos sometidos a elección popular tienen que saber que según el articulo nº 11 del Libro Rojo, debe tener una intachable formación política e ideológica y debe haber pasado por y aprobado los cursos de la escuela de formación, acá todos se saben el artículo 5 sobre la cooptación pero no hacen referencia al referido articulo 11.

Los principios que rigen la vida interna del partido, la democracia interna, esta contemplado en el Libro Rojo, pero pareciera que es letra muerta. El IV Congreso es la oportunidad para impulsar una línea de empuje de la democracia interna, que incentive la unidad; no puede ser una unidad como consigna; conformar la unidad bajo la ética, la moral, la transparencia.

Sobre el partido, se sabe que es una gran partido electoral, que hasta ahora viene siendo líder de victorias, pero estamos muy lejos de ser un partido revolucionario, necesitamos una gran cantidad de hombres y mujeres formados política y éticamente para asumir el liderazgo, no cualquiera puede seguir siendo dirigente sin tener trayectoria, honestidad y capacidad.

Por ahora se tiene la esperanza de construir el partido revolucionario de masas, el cual no es una montonera, se requieren las mentes mas esclarecidas de la mas alta escala moral y ética, que permita acelerar la transición de un gran movimiento electoral a un partido revolucionario, sin olvidar que el partido tiene el rol dirigente, pero la revolución la hacen las masas.

El gran pensador Alfredo Maneiro, que tuvo grandes influencias en el pensamiento del comandante Chávez, nos refería a la eficiencia y calidad revolucionaria, nos recomendaba el estudio permanente, y el partido requiere una intelectualidad de avanzada, ser a la manera freiriana un intelectual orgánico, que en la medida que genere ideas y estrategias sea capaz de estar paralelamente insertado en los problemas de los trabajadores, eso pasa por construir una fuerza en el seno del partido para construir un partido revolucionario, un partido que vaya mucho más allá de superar contingencias.

En ese sentido, estamos frente a la disyuntiva de continuar con un partido de masas que gana elecciones, que se recrea con el clientelismo político o nos atrevemos a construir un partido que no solamente tenga una base popular, sino que tenga un programa una ideología que se corresponda en la practica cotidiana con el sustrato popular; la ideología no es un documento, no es un ente abstracto, es un referente moral y político, que se traduce en una forma de actuar, que debe ser praxis política.

El partido revolucionario no puede ser un apéndice del Estado, no se puede cometer el error de construir o refundar un partido desde el Estado. Sobre Las relaciones partido-gobierno, el partido es el que dirige la revolución, de allí que todas las decisiones deben tomarse en consulta con el partido, los dirigentes del gobierno no pueden ni deben ser a la vez los dirigentes del partido, no disponen del tiempo necesario ni la capacidad para atender esas responsabilidades, además de cerrar el paso a otros liderazgos.

¿Por que se sigue promoviendo a cargos e instancias de toma de decisiones en la gestión publica sin hacer observancia a la trayectoria de los mismos?

Se hace necesario darle sentido práctico a los principios de trayectoria, honestidad y capacidad. El partido debe convertirse en el gran contralor moral vinculante con la gestión publica, supervisión y acompañamiento, ceder los espacios al poder popular que hasta ahora el burocratismo y la dirigencia viene obstaculizando.

La contribución fundamental del comandante Hugo Chávez, fue la formación de un sujeto político, éste hoy día reclama la conformación de un partido del siglo XXI, deslastrado de las malas mañas; ya los momentos del hombre-masa han sido superados lo cual se debe a la altísima responsabilidad del militante revolucionario de base.

Las UBCH son las células fundamentales del partido, es la vida del partido constituyen su base organizativa y orgánica del mismo, por lo cual es necesario romper la inercia nefasta del partido sólo como maquinaria electoral.

Por otro lado, la dirección de un proceso revolucionario reclama una dirección colectiva, que además cuente con los aliados de la revolución, sin aliados no sumisos, es imposible avanzar en la revolución; el sectarismo con los propios es nefasto al igual que el comportamiento con los aliados, con los cuales se deben compartir políticas y responsabilidades de conducción en la gestión publica.

Mención aparte merece un comentario sobre la presencia de los quinta columna, que ha sido denunciada varias veces por diferentes personalidades de la revolución; Los quinta columna son como el "camaleón humano" por su sorpréndete capacidad de adaptar la situación a sus intereses en cualquier ambiente, como el de las cucarachas, su organismo es simplísimo, vemos adentro y esta vació, no poseen nada en su interior, solo un conjunto de trazos abstractos y generales que le dan el aspecto de "revolucionarios", pero lo peor, lo extraño es el poder y de la confianza que gozan de la alguna dirigencia, ella supervive por que alguien lograr darles oxigeno para que se multipliquen. Eso hay que revisarlo y extinguirlas.

Hacer política es un ejercicio ético, donde se asumen las posiciones y las verdades, las contradicciones, es despejar el camino que nos permita no perder el horizonte de la construcción del socialismo.

La corrupción y el burocratismo, no sólo son desviaciones aberrantes, el daño más grave es que son categorías que privatizan los bienes públicos, privatizan lo público para provecho personal.

Una situación problema a superar es lo que viene siendo una realidad sobre los liderazgos emergentes opuestos a lo que se podría llamar los heliocéntricos del chavismo; estos personajes se creen el sol, no creen en otros liderazgos. La política no debe pensarse personalmente, el oprtunimismo, el revanchismo, el individualismo es una rémora, un peso muerto para el avance de la revolución, es el contrarreste político de la misma.

Las expresiones de "yo lo he hecho bien", "yo debo seguir siendo", ese es el decir de los que han tenido la oportunidad de ser autoridades del partido y/o tener cargos de elección popular. Ese es su deber, y por lo tanto no deben pensar en un premio o gratificación que coloca en riesgo el proyecto político de la revolución.

Es bueno recordar al propio Chávez de 2007 indicaba: "yo estoy tratando de dar el ejemplo. Estoy revisando, estoy reviendo e invito a todos en el Gobierno, en las instituciones, en los medios a cumplir con esto". Agregaba "Revisión es volver a ver todo, empezando por el gobierno". "La revisión debe llevar no sólo los ejercicios teóricos sino que debe llevar a rectificar las ideas y el reimpulso es reimpulso de la moral, es revolucionar en todos los ámbitos". En este momento crítico, donde fuerzas externas presionan y factores endógenos – oportunistas y pragmáticos- se articulan para paralizar el avance del socialismo democrático y bolivariano del siglo XXI, es más prioritario que nunca una discusión abierta, sin estigmatizar ni excluir, hacerlo peligroso.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 464 veces.



Heriberto Rivera


Visite el perfil de Heriberto Rivera para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Heriberto Rivera

Heriberto Rivera

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a266903.htmlCd0NV CAC = Y co = US