Vea por qué ser rico es malo…

  1. Se cataloga la biografía del Doctor Samuel Johnson, del escritor escocés James Boswell (1740-1795), como un clásico de la literatura, de las obras más perfectas de la humanidad. Encontramos en este libro de Boswell, elementos para pensar en las truculencias morales en las que nos han mantenido engañados y sometidos durante siglos. De allí uno deduce que no puede existir ningún rico que no sea un tremendo ladrón. De modo que, además de plantearse de que ser rico es malo, esta idea nos conduce al reconocimiento de que robar no debería ser un delito. En verdad que se acusa solo de ladrón al pendejo, al pobre diablo. Si usted roba en grande, un juez no vacilará en declararlo "inocente" y "buena gente". Ahí están esas naciones ricas que roban, invaden y asesinan a quienes les da la gana y todavía tienen el tupé de restregarte a uno en la ONU y en cuanta cátedra asalten y controlen, la moral y los valores de los derechos humanos como si para ellos eso fuese lo más sagrado de la tierra.
  2. Se pregunta el doctor Johnson: ¿Por qué existe el robo? ¿Por qué habremos de tomarlo por delito? Y entonces, el doctor Johnson pone el dedo en la llaga cuando desvela los métodos injustos por los cuales a menudo ha sido adquirida la propiedad. Y que si alguien la obtuvo injustamente es por fuerza injusto que ese gran señor ladrón (y bien rico, por lo general) la retenga. De lo cual, ¿qué de malo tiene entonces que venga otro y se la quite? De ahí que ladrón que (en justicia) roba a ladrón tiene cien años de perdón.
  3. Además, si se toma en cuenta, añade el doctor Johnson, que la mayoría de los ricos hacen un muy mal uso de las propiedades, cómo no quitárselas. Por ejemplo, esos millonarios que tienen apartamentos en todos lados para su disfrute y por lo general vacíos casi todo el año. Con varios carros, con comida tan abundantemente que acaban echándola a la basura, con centenares de cosas guardadas que nunca usan mientras hay millones que las necesitan, y que mueren a causa de ello.
  4. El doctor Johnson da por sentado que un ladrón puede hacer mejor uso de muchas propiedades acaparadas por los ricos. "Pero la experiencia de la humanidad –dice Johnson-: ha mostrado que el robo es cosa tan mala, que no se tienen escrúpulos en colgar por ello a un hombre".
  5. El primer ladrón fue el primer gran carajo que dijo "Esto es mío". Y esta es la frase que más se le enseña a los carajiticos. Apenas van teniendo uso de razón y quieren acapararlo todo. No olvidemos que el francés Pierre Joseph Proudhon escribió en 1840, el famoso libro "La propiedad es un robo".
  6. Los más geniales filósofos ingleses han hurgado con profundidad en el tema del sensualismo, de materialismo más crudo, interesado y egoísta, y han sido los creadores por excelencia del liberalismo y de la defensa de la usura. Basta mencionar en este sentido a Adam Smith, David Ricardo, John Stuart Mill y Jeremías Bentham.
  7. Para el genial Jeremías Bentham, robar los dineros públicos no tiene nada de malo. Lean su libro, "Defensa de la usura". En el siglo XVII se da comienzo en Inglaterra el traspaso de los capitales de la Iglesia a las empresas comerciantes. Surge así un nuevo Dios que ocultará por siglos al Jesús de la Biblia; el concepto egoísta de la riqueza va a dar cauce al "progreso", pero se enfermará el alma de los pueblos con delirios de confort, con preocupaciones por la seguridad terrenal, por ansias de riqueza y de figuración y se acabará por caer en un vórtice de deseos espantosos, de engaños sobre cómo alcanzar la felicidad. La caridad, la piedad y el sentimiento de sacrificio por los más desgraciados, con el auge del liberalismo van a ser considerados estupideces y necias ocupaciones.
  8. Sostenía Bentham: "Vuestro único objetivo en la vida debe ser buscar el placer y evitar el dolor. Estos sentimientos eternos e irresistibles deben ser vuestro gran estudio. El principio de la utilidad lo subordina todo a estos dos móviles. La virtud no es un bien, sino cuando ocasiona el placer; y el vicio no es malo, sino cuando causa pena".
  9. Las ideas filosóficas del liberal inglés Jeremías Bentham trajeron a unos cuantos líderes la novedad de que la libertad, la justicia, la paz y el orden, tenían que estar fundamentados sobre el interés individual; uno es libre si tiene cuanto desea; sólo es "bueno" cuanto nos beneficia. Existe justicia si se complacen nuestros caprichos y necesidades; la paz es el silencio de nuestros críticos, la censura violenta a mis enemigos, puesto que cuanto hiere a nuestros sentidos va contra la patria y los valores primordiales de la república; concordia es sometimiento a mis pareceres; además, fuera de nuestros selectos nervios nada existe.
  10. A partir del siglo XVII, prospera el negocio de la esclavitud, las deformaciones más aberrantes de explotación del hombre bajo la búsqueda de un oro que de por sí viene ensangrentado y envilecedor. Ser pobre será una maldición, y la riqueza constituirá la única salvación posible en la tierra y en el cielo. Porque la riqueza da pruebas palpables de llevar una vida "decente y cómoda". Está en puertas la desintegración de la familia, ya que ésta participa como socio o patrón en los menesteres del amor (se elige esposa o marido según los principios de la utilidad). Se sustituye a Cristo y los rezaderos por las novedosas formas que impondrá la tecnología (hoy avasalladoramente con la radio, la televisión, las computadoras ... ). La pregunta que comienza a surgir en las mentes es: "¿-De qué sirve amar a Dios en esta vida, si con ello no obtengo satisfacciones personales?".
  11. Era necesario darse a la tarea de construir una filosofía que hiciera al hombre rico y bueno a la vez. En este sentido, Max Weber sostiene que es el protestantismo el que hace posible el triunfo del capitalismo; el que encontró en la doctrina puritana de la "vocación", un "ethos" casi inventado para posibilitar el "progreso". Todo eso ha fracasado, el mundo se ha convertido en un hervidero de caníbales que sólo persiguen sus satisfacciones personales sin importarle para nada los demás. El socialismo bolivariano, tal como lo planteaba el Comandante Chávez, en este sentido es la única salvación. Hay que leer mucho, amigos, para definir un rumbo en este mundo cada vez más dislocado y enfermo de mesmedades miserables…


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2360 veces.



José Sant Roz

Director de Ensartaos.com.ve. Profesor de matemáticas en la Universidad de Los Andes (ULA). autor de más de veinte libros sobre política e historia.

 jsantroz@gmail.com      @jsantroz

Visite el perfil de José Sant Roz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Sant Roz

José Sant Roz

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a266312.htmlCd0NV CAC = Y co = US