¿Maduro, Raimundo y mucho mundo, nos chantajean con el antiimperialismo?

Ayer, conversando con un amigo que suele ser invitado a ciertos espacios oficiales para escuchar su opinión, la que frecuentemente coincide en respaldar, explicar y hasta justificar la necesidad de apoyar al gobierno, pese no deja de hacerle privadamente tantas críticas como uno mismo, luego de un ligero razonamiento y hasta exponerle mi preocupación, opté por formularle una pregunta:

-Hermano, como bien sabes, valoro muy mal gobierno. Táctica y estratégicamente, en mi parecer, como el gabinete ministerial, según los pareceres de Julio Escalona, está raspado. La Venezuela de hoy es un caos. No sólo atravesamos una de las peores crisis económicas de nuestra historia, salvo aquellas derivadas de las guerras internas, sino que en lo más cotidiano, como recoger la basura, actitud frente al semáforo, falta de solidaridad, etc., sino que tenemos un gobierno cuyo discurso no es nada coherente con su práctica y además, pocos sectores por él sienten respeto. Los ladrones no sólo hacen de las suyas en la cara de la policía y todas las fuerzas del orden, sino que estas, en buena medida, participan de la guachafita. Y lo que es peor, el primer magistrado no habla de planes concretos, de la inversión específica en algún área, que deberían ser muchas, sino hace referencias generales. Durante la campaña electoral nada dijo que uno pudiera reclamarle con nombre y apellido, sino se limitó a hacer promesas abstractas, casi como el niño que al comienzo "Padre, te prometo que este nuevo año que comienza me portaré de lo mejor". O, como tanto le gusta, un poco como dándoselas de adivino o intermediario entre Dios y el hombre en la tierra, "tengo un pálpito" que a partir del día que me vuelvan a elegir, todo comenzará a componerse. Los pozos de petróleo volverán a rebosarse y al combustible sacaremos sin mayores esfuerzos. Lloverá café y todo lo que la tierra es capaz de producir sin que tengamos que hacer esfuerzo alguno y el ganado, como en los tiempos de la guerra de independencia, se multiplicará orejano en los llanos y en cada finca que haya por allí. Y siendo así tendremos carne. De los peces no habla, porque entre los chinos que se llevan buena parte de la pesca y el alto costo de muchos de los elementos que utilizan los pescadores, se encargan que ese alimento, pese su abundancia en el territorio nacional, sin que en ello intervenga su mediación con Dios, "cada día se pone" más caro.

Y no voy a seguir hablándote de tantas cosas como la política cambiaria, las excesivas inhibiciones, reacciones tardías, la falta de entereza para enfrentar a sectores de la economía que hacen lo que le venga en gana, la desmedida corrupción, porque de esos sabes hasta más que yo. Pero……….

¿Por qué defiendes tanto a este gobierno?

Se quedó pensando, supe que estaba organizando su respuesta, en vista que no podía contradecir lo que le dije porque es en buena parte lo que él mismo dice.

-"Sucede amigo, que uno debe siempre sobreponer la contradicción fundamental y ella está reflejada entre el gobierno, su conducta y el imperialismo".

No dijo más nada. Lo demás, que es lo mismo que dicen otros tantos que escriben en distintos medios, uno lo sabe y él sabe que uno lo sabe.

Es la misma respuesta que tanta gente talentosa, estudiada que uno lee y hasta conoce, da ante tal interrogante que, en muchos casos nadie de manera concreta les formula, pero ellos se creen obligados a dar.

¿En qué consiste esa política antiimperialista, que no debe quedarse en el discurso, sino traducirse en bienestar para los venezolanos, porque de estos hablamos? ¿Qué bienestar, si nos ponemos a hacer comparaciones, encuentras en la actual situación con respecto al pasado?

Esta vez, mi amigo volvió a concentrarse un tiempo para organizar su respuesta.

-"Otro gobierno optaría por negociar con el FMI y eso significaría liberación de precios, rebajas o congelación de salarios y pensiones, aumento en las tarifas de los servicios públicos y hasta privatizaciones de ellos". Dijo eso y agregó otras cosas más.

Dije yo: Hablas de otro gobierno. ¿Por qué no empezamos mejor porque personas como tú, Julio Escalona y otros que harían una lista larga, emplazan a este gobierno que haga los cambios políticos y económicos que la situación de manda? ¿Acaso es suficiente darle consejos, hacerle recomendaciones? Es verdad que Escalona ha venido subiendo el volumen pero eso no basta. Esa actitud de muchos de ustedes, justificada en el presunto antiimperialismo del gobierno, este la usa para seguir en lo mismo.

Pero todavía podemos ver de otra manera las cosas que dijiste. ¿Acaso una política antiimperialista no se expresa en hechos concretos como dejar de ser compradores de lo que el imperio produce o lo que es lo mismo en nuestro caso, disminuir sustancialmente nuestra propensión a las importaciones? ¿O es únicamente discursear contra un determinado capital internacional y los políticos que le sirven, mientras suplicamos nos dejen seguir en lo mismo en que antes estuvimos? ¿Acaso el rentismo, en sí mismo, nos liberará del imperialismo?

No me hables de tiempo, no me pidas "time", como los muchachos de antes, pues esto que llaman "el proceso" no tiene tres días en el gobierno sino casi diecinueve y el rumbo y ritmo que ahora lleva es lo mismo que traía.

¿Es suficiente que un gobernante se declare y hasta asuma posiciones diplomáticas contrarias a un bando del capital internacional, aún siendo el más agresivo, como lo es el de EEUU y sus aliados, para que uno se sienta obligado a respaldarlo mientras le ve incapacitado, atado, distraído y hasta con desidia para actuar y por ello las condiciones de vida de los ciudadanos cada día se deterioren más?

Pienso, dije a mi amigo, que el FMI es una cueva de mafiosos del capital que siendo así, se aprovecha de la tragedia ajena para reproducir su inversión; es como el zamuro en busca de carroña. Eso bien lo sé. Pero, pregunto, ¿Qué valor puede darle el pueblo tener servicios de verdad casi gratuitos, que tampoco los tiene todo el mundo, mientras el hambre le acosa, esos servicios mismos cada día están más deteriorados, el de salud es deprimente, el transporte se está volviendo una calamidad que amenaza llegar al desastre y la parálisis? ¿Es caso solución estratégica eso de proponer que los vehículos de los servicios de seguridad se dediquen al transporte público? ¿Y cuándo estos también terminen deteriorados porque la crisis o las causas de ella no desaparecen, qué haremos? Y ahora tampoco sigo porque sabes mucho más que yo de eso. Es decir, pareciera que pudiéramos decir de nosotros lo que aquella vieja frase dice, "huyéndole a guate mala hemos caído en guate peor".

Pareciera que cada día nos acercamos más al precipicio. No hay salida, según la vieja ortodoxia, los manuales, el catecismo y el juramento que hicimos a unos dioses inventados. ¿No te parece que ahora mismo parecemos tan dependientes como antes de factores externos? Observa el asunto petrolero, nos llevaron a un punto que casi estamos al borde del retroceso para poder nivelar la producción ¿De quién es la culpa? No sé. Lo fundamental es que eso es lo real y pasó en estas dos décadas.

Pero también parece una especie de chantaje eso de estás con nosotros o conmigo, tal como soy y pretendo seguir siendo, o te pones de lado del enemigo. Soy la expresión genuina y única del imperialismo, no estar conmigo es estar con él. Tu palabra no vale porque la mía va primero y es la importante. ¿No sería pertinente discutir, para ponernos de acuerdo, que entendemos por imperialismo y hasta socialismo, porque pareciera que no vemos cómo el mundo ha cambiado? Tampoco cómo si no escuchásemos bien la palabra que nuestra boca pronuncia.

Creo que el asunto no es tan simple. Por creer esto a uno no le toman en cuenta, como tampoco lo hacen quienes se pegan de los mismos dioses y rezos para sustituir a quienes ahora comandan la nave. Hay muchas opciones y caminos. Hay caminos reales, porque los soñados, están tomados y hasta cerrados por el enemigo y nuestra artillería está apagada, la infantería cansada, deshecha y la caballería, como aquella de Juan Antonio Sotillo en Coplé, está hundida en el barrial; siendo este el cuadro hay que tomar aquellos primeros caminos y pagar la multa que los gobernantes de ahora casi se auto impusieron. Claro quienes dirigen deben saber qué hacer sin entregar las banderas y derechos de la gente. Lo otro es ir a la guerra para que nos aniquilen, porque como bien dice Escalona, "ellos siempre tendrán más armas que nosotros" y en el menor de los casos, sin la guerra convencional, también al final, dejar al pueblo y la vanguardia en el puro esterero. La vida no termina mañana ni con la vida de uno. Hay muchas cosas más importantes que uno mismo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1613 veces.



Eligio Damas

Militante de la izquierda de toda la vida. Nunca ha sido candidato a nada y menos ser llevado a tribunal alguno. Libre para opinar, sin tapaojos ni ataduras. Maestro de escuela de los de abajo.

 damas.eligio@gmail.com

Visite el perfil de Eligio Damas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eligio Damas

Eligio Damas

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a265258.htmlCd0NV CAC = Y co = US