La diferencia entre el carnet de los adecos y el carnet de la patria

He leído y escuchado muchas veces a personas, sobretodo a opositores al proceso revolucionario, despotricar del carnet de patria. Un instrumento creado por el presidente Maduro con toda la intención de mejorar el nivel social del venezolano más necesitado y atacar esta guerra económica inducida que nos ha llevado a esta crisis que actualmente padecemos. No es un carnet para identificar la militancia política de quienes lo posean y eso es fácilmente comprobable, pues por ningún lado aparece nombre del PSUV u otro partido afecto al gobierno. Más aun, existen miles de opositores que tienen ese carnet y son favorecidos por igual con los beneficios que este aporta.

Que se sepa en ninguna institución del estado se exige a persona alguna el carnet de la patria para ser atendido y cuando se recibe algún bono por medio de este le llega a chavistas y opositores, no existe ninguna diferencia. Aquellos que por su recalcitrante odio hacia todo lo que se refiera a chavismo se comieron el cuento que con ese carnet estarían automáticamente dando su voto al gobierno, seguro que ahora están arrepentidos de no tenerlo, pues han dejado de percibir sus beneficios que seguro les ha hecho falta. Es algo así como aquellos que se negaron a recibir los bombillos ahorradores porque estaban siendo vigilados desde Cuba por el mismito Fidel Castro. Hasta allí y más lejos llega la disociación sicótica.

Con el carnet de la patria el gobierno tiene la ventaja de conocer cuales son las necesidades de la gente y viceversa. Por ejemplo la falta de vivienda, cuantos componen el núcleo familiar para asignarles sus bonos sus medicinas y otras necesidades básicas.

La diferencia con el carnet del partido Acción Democrática, incluso el de COPEY en su época de mando, es que a las personas se le exigía como una prueba de pertenecer a esos partidos para poder atendenderlos en cualquier institución del estado. Incluso, para algún trabajo al entregar su currículo tenia que identificarse como "compañero del partido" y haber sido recomendado por algún dirigente" pesado". Hasta para retirar algún documento como el pasaporte o la cedula te exigían el carnet del partido para entregarlo en tiempo record. Particularmente tuve una experiencia al respecto; me vi en la necesidad de buscar a un abogado que me asistiera en un asunto laboral y lo primero que me preguntó si yo estaba inscrito en el partido. No hay necesidad que les diga que tuve que buscar asesoría por otro lado.

Los que han rodado esa especie malsana al carnet de la patria le han hecho un terrible daño a sus propios seguidores, que han caído en el engaño que al obtener este se convertirán en fichas del gobierno. Una ridiculez tan grande como la señalada arriba con los bombillos ahorradores. Ahora tratan de desacreditarlo diciendo que son migajas lo que reciben los beneficiados con los bonos solidarios. Bastaría preguntarse si ubicar a personas con problemas de discapacidad, salud, sin vivienda y otras necesidades para resolverles su situación son migajas. Algo tan lejos de las planchas de zinc que daban los adecos previa presentación del carnet del partido. Allí esta la diferencia.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4429 veces.



Hermo Rosales

Comunicador social, poeta, cuentista, escritor, autor entre otros de los libros, “Evocaciones”, “El jardín de las Dalias”, “Mi abuelo el cazador”. Sus trabajos han sido publicados por los diarios “Provincia”, “SigloXXl”, “El Norte” y la revista “Síntesis”, es cofundador del semanario “Anzoátegui hoy”

 hermos4848@yahoo.com

Visite el perfil de Hermo Rosales para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: