1º de mayo en Venezuela. Memoria y conciencia revolucionaria

Un 1º de mayo de 1886 se convocó en varias ciudades de EEUU una huelga general cuya exigencia principal era establecer una jornada de trabajo de 8 horas en lugar de la semi esclavitud de 12, 14 y hasta 16 a las que estaban sometidos hombres, mujeres e incluso niños. Las paralizaciones siguieron por varios días bajo una violenta represión con heridos y muertos que quedaban impunes. El 4 de mayo la ciudad de Chicago a la vanguardia se paralizó por completo. En una pequeña concentración que por la lluvia se estaba dispersando explotó una bomba que hizo recrudecer la represión de manera descontrolada. Murieron 7 policías, la mayoría de ellos por balas de sus propios compañeros, pero esto fue aprovechado por los poderes existentes para criminalizar a los trabajadores. Como chivos expiatorios acusaron de asesinato a 8 anarquistas de la Asociación Internacional del Pueblo Trabajador sin nunca poder probar su vinculación con el incidente. Se trató de un linchamiento con fachada legal. La elección del jurado fue amañada y el propio fiscal del caso expresó como las instituciones del capitalismo se ponían en funcionamiento para aplastar a los trabajadores rebeldes: "La ley está en juicio. La anarquía está en juicio. El gran jurado ha escogido y acusado a estos hombres porque fueron los líderes. No son más culpables que los miles que los siguieron. Señores del jurado, condenen a estos hombres, denles un castigo ejemplar, ahórquenlos y salven nuestras instituciones, nuestra sociedad". Movilizaciones internacionales lograron una pena menor para tres de ellos mientras otro moría en la cárcel en extrañas circunstancias. Los cuatro restantes, Spies, Engel, Parsons y Fischer fueron horcados el 11 de noviembre de 1887. Antes de su ejecución Spies gritó: "la voz que vais a sofocar será más poderosa en el futuro que cuantas palabras pudiera yo decir ahora".

Tenía razón. Ese futuro llegó y es ahora. Millones de trabajadores y trabajadoras en el mundo entero alzan todos los días su voz poderosa contra la explotación y la desigualdad en homenaje a sus mártires de Chicago. En la República Bolivariana de Venezuela también lo estamos haciendo y este 1º de Mayo lo volveremos a demostrar, pero con la diferencia de que ahora gracias a la Revolución Bolivariana somos los dueños de nuestro destino. La mejor prueba de ello son los nuevos aumentos que acaba de anunciar el Presidente Nicolás Maduro para hacer frente a la guerra económica que pretende desmoralizar a nuestro pueblo. Se fijó el salario mínimo en un millón de bolívares, mientras que el bono de alimentación será de 1.555.500. O sea, que el salario integral será ahora de 2.555.500 bolívares. Las pensiones aumentaran de 392.646 a un millón de bolívares y el bono de guerra económica quedará en 400 mil bolívares. A partir del 1º de mayo será entregado también un bono por el Día del Trabajador de 1 millón 500.000 bolívares. Este beneficio lo recibirán 10 millones de venezolanos. Por último, el Presidente anunció el aumento del 56% de los bonos de Hogares de la Patria. Por lo tanto, nadie puede tener dudas de que Nicolás Maduro es un hijo de Chávez, un trabajador Revolucionario, Bolivariano y antiimperialista decidido a demostrar que en Venezuela, pase lo que pase, seguiremos teniendo Patria.

¡JUNTOS TODO ES POSIBLE!

¡QUE VIVA EL 1º DE MAYO!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 510 veces.



Anisio Pires


Visite el perfil de Anisio Pires para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Anisio Pires

Anisio Pires

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a262569.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO