Dieterich, el Buda y la reconversión de su alma teutónica…

I

La derecha siempre se ha caracterizado por tener "pensadores" bien mediocres. Ahí está el talentoso novelista Mario Vargas Llosa diciendo que Trump parece un mandatario del tercer mundo, es decir idéntico a los que él ama, como Juan Manuel Santos, Piñera, Bachalet, Macri o Kuczynsk. Quiso decir don Mario que le gusta presidentes del primer mundo como Rajoy, Zakorzy, Merkel, Bush u Obama, verdaderas lacras.

Ahora imagínese ustedes los "pensadores" de la derecha en Venezuela: Heinz Dieterich, Rodríguez Torre, Baduel, José Guerra, Ramos Allup y María Corina Machado.

Heinz Dieterich no dice absolutamente nada que ya antes no lo hayan dicho Luis Florido, María Corina Machado o Julio Borges: "Zapatero fue un tonto útil", "el Petro lucra a la camarilla de Miraflores", "que Delcy dijo que nunca van a entregar el poder"; para aderezar sus bazofias, y tratar de decir que él sí tiene numen y materia gris a diferencia de Rodríguez Torres y el Toby, echa al boleo construcciones etéreas como reverse mortgage, false flag, perception management, nolens volens, goldstandard, global villaje, government bond, bestimmte Wertform, voodoo economics, …, mire caballero, usted es un tremendo ignorante!

Con todo eso cree don Heinz que se la está comiendo completica, y lo que hace es mostrar sus horribles desvergüenzas. Se descubre completito.

De lo último, digo pues, aborta ese cursilísimo título "Trump hunde al Petro y a Maduro" (https://www.aporrea.org/actualidad/a261046.html), como si se la estuviera comiendo o diciendo una gran cosota que ya antes no hubiere dicho Marco Rubio. Pero el tipo al parecer con ese título celebra que Trump nos esté jodiendo de lo lindo. Yo me imagino a Marco Rubio o a Luis Florido leyéndolo y frotándose las manos, y entonces grupos de mercenarios desatados, corriendo a embadurnar titulares en los que se diga: "URGENTE: Hasta los chavistas están contra el Petro…".

No olvidemos que este señor se convirtió en una especie de ductor y maestro de ideas y pensamientos profundos del opaco y muérmico general Raúl Isaías Baduel que lo que lo más grande que hizo en su vida fue mostrar tembloroso su genio por allá el 12 de abril de 2002, para luego arriar banderas y pedir cacao; la puso, pues el pobre, y el susodicho Heinz Dieterich quedó sin caja chica y sin el memorioso militar que lo apoyaba. El teutón Dieterich se había pasado varios años poniendo a Baduel más allá de la estratósfera conceptual de Nuevo Socialismo un sancocho con demasiada panza y bonete. El fulano Heinz Dieterich había surgido, digo, por allá a principios del 2000, como la suprema deidad del proceso bolivariano, hablando sin cesar como un perro de Pavlov sobre el tema del socialismo; puras sandeces elementales que cualquier escolar domina. Junto con Baduel y su apellidote, el proto-nazi comenzó a recorrer el país y a decir babiecadas redudantes. Él fue el primero en decir que se sentía bajo la sombra protectora de un buda. Los dos formaban un dúo de vacuidad inmensa, y a Baduel le dio por habla sandeces sobre orientalismo y con su Hitlercito al lado se desorientó más de la cuenta.

Yo recuerdo (y esta es una historia que he contado varias veces) que por error fui invitado a una conferencia que dictaría el misterioso Buda el 13 marzo de 2005, en Maracay, donde se pondría al descubierto un supuesto terrible error del Presidente Chávez. Aquella invitación me pareció bien rara, y se la conté a varios camaradas: "¿Y esta vaina?". Me puse a preguntar y algunos de los organizadores acabaron molestándose conmigo por dudar de la lealtad al fulano Buda. Yo creo que el Buda andaba ansioso por desentenderse ante las autoridades gringa del papel que se le estaba adjudicando, el de ser un héroe del chavismo, un portento de la revolución bolivariana. Estaba entrando en pánico por habérsele adjudicado un papel que sobrepasaba muy por lo alto sus dimensiones criptoindomables, y sobre todo por los consejos que le estaba metiendo en la cabeza el jacarandoso teutón de que la revolución chavista de seguir oponiéndose a los gringos tal como lo planteaba el Comandante barinés, se incendiaría toda Latinoamérica. El teutón y el buda tenían que ver cómo le paraban el trote al gran Comandante bolivariano.

Ese fue el gran lío que a este dúo desquició.

Es decir, el Teutón y el Buda aragüeño habían entrado en fase de reconsideración de sus papeles en medio del polvorín que se estaba generando. No querían salir más retratados con aquel incendio de enormes llamarones que ellos que venían cumpliendo un papel muy fino dentro de la estrategia de la CIA, y que finalmente había llegado la hora de lanzarse ya sin máscara al ruedo de los combates.

Por otra parte, ¿qué categoría de pensador será este Heinz Dieterich cuando observamos que el susodicho Buda, que nada entendía de política, sumamente inculto y sin conciencia revolucionaria alguna, aparecía como su jefe moral, su mecenas y controlador ideológico? Ellos eran un par de divagadores espantosos y ya se les había acabado la pólvora encaletada a favor de la revolución y Chávez los había descubierto.

Del rompimiento del Buda con el Comandante Chávez se desencadenó el distanciamiento del Teutón con la revolución bolivariana.

Tal para cual.

Pero en verdad, quien lanzó por un barranco de dudas imparables al Buda aragüeño fue el propio nazi encaletado, producto de las locuras que éste le incrustó en su lírico cerebro. Previamente, el Buda aragueño por nada del mundo quería decir "Patria, Socialismo o Muerte", que a mi parecer es una consigna valiosa y que jamás debimos haber dejado de lado. Un patriota debe siempre gritar patria o muerte, y el que se sienta socialista con mucha más razón debe incluir este valioso precepto en la misma consigna.

Pues bien, al Buda se le hacía un nudo en la garganta, se ponía rojo como pujando para no oírse a sí mismo cuando gritaba algo que estuviera a favor de la revolución bolivariana, y terminaba hierático, agotado y sudorosos después de esos actos revolucionarios. Después, ya crecido en su "genialidad" y poder, el gran buda comenzó a reunir a un grupo de avezados filósofos porque él quería pararle el trote al loco y antiimperialista del Comandante Chávez, así como Santander trató de parárselo a Bolívar (no olviden que Santander llamaba a Bolívar "el loco de las malditas correrías").

Lo que se hizo patético, insistimos fue el caos orgánico que se apoderó del Buda oyéndoles los consejos al teutón, quien le decía que era necesario impedir el lenguaje cada vez más agresivamente anti-estadounidense del presidente de Venezuela porque "vamos así hacia un abismo de muerte", y casualmente nos fuimos encontrando con que el Teutón, al quitarse su burda máscara, apareció de repente como columnista de "El Nacional" y "El Universal".

Vaya, vaya.

II

El 11 de enero de 2010, Heinz publica un elocuente artículo con el título "Chaderton y la revolución bolivariana- El futuro colapso del proceso se hace cada vez más palpable para la intelectualidad". En él dice cosas como estas: "¿Se atreverán los líderes progresistas del PSUV, el republicano general (r) Müller Rojas, los gobernadores Wilmar Castro, Henry Falcón, Tarek William Saab, Willian Lara, el ministro Alí Rodríguez, el ex vicepresidente José Vicente Rangel, entre otros, a hablar colectivamente con el Presidente, NEGOCIANDO UN NUEVO MODELO DE GOBIERNO QUE PUEDE GARANTIZAR LA SUPERVIVENCIA DE LA REVOLUCIÓN?"

Coño, transarse con la derecha es nada menos y nada más el plan que proponía en ese momento el supra-Buda alemán de Heinz Dieterich (él mismo asumía ahora el papel del Ultra-Buda). Cuando precisamente aquí en realidad no quedaba otro camino que radicalizar la lucha e ir hasta el fin en la batalla frontal contra el capitalismo y todas sus huestes de traidores.

Este señor trae la sangre aguada de todo el tiempo en que fue columnista en el diario ultra-derechista mejicano, "El Universal", y llegó a creer que aquí éramos los mejicanos que jefeaba aquel Felipe Calderón.

Aquí la cosa es diferente, señor Heinz. Hace mucho tiempo que don Heinz Dieterich anda en esta cantaleta pro-norteamericana de que hay que pactar para avanzar, para que nos hagan lo que hicieron a Gadafi. La derecha no perdona, y si aparecen unos pendejos mostrándoles el pañuelito blanco, Ay Carajo, los cogen con los cachos y los vuelven papillas.

Aquí no queda otro camino que luchar a muerte contra los gringos, inevitablemente.

La filósofa Jutta Schmitt (esta sí es verdaderamente filósofa) le enterró a Heinz Dieterich una espectacular estocada en su libro "En defensa del proceso revolucionario en Venezuela-Apuntes para la elaboración de una estrategia revolucionaria, bolivariana y socialista en tiempos de traición.", léanlo queridos lectores, es fundamental; está en la red.

En el derechista diario "El Universal" para la época en que don Heinz se quitó su máscara y se mostró con todas sus vergüenzas al aire apareció una muy pútrida información. Se le agradece al avezado lector que analicen los elementos que están entre líneas sobre todo la explayan de este modo: "Heinz Dieterich Steffan, el sociólogo y analista político alemán ideólogo del llamado Socialismo del Siglo XXI, explicó en una exposición de motivos de siete puntos publicada en el sitio izquierdista Kaosenlared.net las razones que le llevaron a su ruptura con el presidente de la República, Hugo Chávez".

"Dieterich, considerado internacionalmente como asesor gubernamental del Gobierno Nacional, da cuenta en su artículo de un proceso de desconcierto y decepción paulatino, que comenzó desde 2005 cuando el sociólogo estuvo en el país para presentar su propuesta ideológica ante los asistentes al Festival Mundial de la Juventud".

"En ese momento Dieterich dice haber causado el disgusto del Presidente al comentar durante su discurso -en honor a la ética científica y política- que: "Aquí no hay socialismo en el sentido histórico del término. Lo que se hace es crear las condiciones para una sociedad más justa [...] Venezuela estaba destruida por una mala administración y la estrategia que escoge el Presidente Chávez para reconstruirla es la misma que usó Alemania después de su destrucción, en 1945: la economía social de mercado [...]".

"El sociólogo además relata cómo le impactó el discurso que pronunciara general (r) Raúl Isaías Baduel el 18 de julio de 2007 durante el acto de entrega del Ministerio de la Defensa: "El llamado del Señor Presidente Hugo Chávez a construir el Socialismo del Siglo XXI, implica la necesidad imperiosa y urgente de formalizar un modelo teórico propio y autóctono de Socialismo que esté acorde a nuestro contexto histórico, social, cultural y político. Hay que admitir que este modelo teórico hasta los momentos, ni existe ni ha sido formulado y estimo que mientras esto sea así, persistirá la incertidumbre en algunos de nuestros grupos sociales. (...)".

"Dieterich consideró las palabras de Baduel como una "demanda legítima y una oferta de cooperación en la construcción del Socialismo del Siglo XXI". Pero la reacción del Presidente, según indica, fue la cólera. No obstante, preguntó: "¿Donde está Heinz y porqué no se ha acercado más?". La respuesta: Se había cansado de buscarlo en laberinto burocrático que rodea al mandatario".

"Tras su exposición de motivos, Heinz Direterich concluye que la oportunidad de Chávez de construir el primer Socialismo científico y democrático del siglo XXI se ha perdido. Califica a la estructura presentada como tal como "una humilde choza, levantada sobre los cimientos de un rascacielos", que construyeron Marx y Engels".

De aquellas memeces de don Heinz a este último artículo "Trump hunde al Petro y a Maduro" ha sido mucha la miasma que el susodicho nazi ha evacuado. Este nazi anda batiendo un odio contra el chavismo peor que el que puede contener María Corina Machado o Julio Borges, y es por ello por lo que coloca de entrada: "Tres grandes mentiras diseñó la camarilla Maduro-Cabello-Padrino López para ganar las elecciones presidenciales de Venezuela: la Asamblea Nacional Constituyente (ANC); el Diálogo de Santo Domingo y el Petro".

Para este vacuo, la oposición venezolana está llena de angelitos. Yo podría asegurar que don Heinz tuvo gozos indecibles por los veinte negros que quemaron en Altamira el año pasado. El nazi mete una cuña insólita de Lenin en su bazofia cuando escribe: "Desde el Papa hasta el Zapatero fueron usados como "idiotas útiles" (Lenin) en la escenografía de la farsa".

Yo veo su escritura y me imagino que regurgita y tartamudea frente a la computadora, cuando trata de armar su estrafalario mensaje de arrechera, "… bla, bla, bla… El Petro, finalmente, lucra de manera brutal con la ignorancia económica de la población, abriendo un paraíso fiscal interno para los ricos y recapitalizando a la camarilla de Miraflores mediante el mecanismo del reverse mortgage, monetarizando un activo al futuro, que no es del gobierno, sino patrimonio nacional. Todo esto bajo la false flag (engaño) y jerga para idiotas de la supuesta criptomoneda "Petro".

Y mete su jerga nazi de reverse mortgage, y false flag, para enmochilar a algunos incautos que griten "verga se la comió Hitler… no me fuñan…".

Y comienza a desempolvar hipóstasis, a rasputines y Montesquieuses, en perception management y nolens volens…

Mira, míster Göering, estás en Venezuela, ubícate, deja la histeria de Tortuga Ninja, y las faltas de respeto a nuestro país, o las babiecadas trumposas de tu alma. Ubícate míster Göering, y vete para la Europa para que hagas allá la revolución que necesita tu patria, tu Merkel. Aquí no necesitamos lecciones de Tortugas ni de ranas plataneras. Tus cursis expresiones de que Dios dado es teniente de reserva y que "Doña Delcy para usted es una talibana". Tú eres un cursi, que usas las mismas expresiones de Bush, de Obama y de Trump cuando nos atacan.

Respeta, o como diría Bolívar coge el mismo camino de los godos; anda y bésale las botas a Rajoy o la lírico bolsa de Juan Manuel Santos. Pero aquí en este país debes respetar. No sabemos si entiendes esto: ¡RESPETA!

Redundante ignorante que tiene que poner completo el nombre de Rasputín, para darse caché: "Grigori Yefímovich Rasputín ha de estar en algún rincón del infierno, riéndose". Y te pregunto en tu lengua: ¿And so what?

Cursi, cursi, COÑO!!!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2199 veces.



José Sant Roz

Director de Ensartaos.com.ve. Profesor de matemáticas en la Universidad de Los Andes (ULA). autor de más de veinte libros sobre política e historia.

 jsantroz@gmail.com      @jsantroz

Visite el perfil de José Sant Roz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Sant Roz

José Sant Roz

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a261127.htmlCd0NV CAC = Y co = US