Si lo hicieron antes...

Revelaciones sobre la injerencia de EEUU

Ustedes recordarán que en varias ocasiones me he referido al libro de la periodista chilena Patricia Ver dugo donde demuestra la participación de Nixon, Kissinger, el Departamento de Estado y la CIA en el derrocamiento del presidente Allende en 1973. Su investigación estuvo sustentada en documentos estadounidenses desclasificados por órdenes de Clinton, copias de los cuales, a manera de compensación por el mal causado, se entregaron a Chile.

Pues bien, acaba de aparecer en español Pinochet: los archivos secretos, de Peter Kornbluh, a quien se le debe en buena parte la desclasificación de 24 mil documentos comprometedores del Gobierno estadounidense no sólo en el derrocamiento, sino en la represión posterior y, para mi sorpresa, para impedir la elección de Allende en dos ocasiones.

Por primera vez supe del libro en mi reciente viaje a Washington, en una conversación con Adina Bastidas, representante de Venezuela en el Banco Interamericano de Desarrollo, quien tuvo la gentileza de enviármelo. Apenas comienzo su lectura y no he vacilado en adelantarles este comentario, porque demuestra hasta dónde puede llegar EEUU cada vez que se ha trazado un objetivo en América Latina.

El libro, por supuesto, está apoyado en esa abundosa documentación por cuya desclasificación tanto hizo el autor, quien explica que haber mantenido esos secretos tanto tiempo ha sido por "lo controvertido que resulta este pasado, y por otra, de la relevancia que posee para el debate actual y futuro en torno a intervenciones de Estados Unidos en el extranjero y los fundamentos morales de su política exterior". Es lo que está ocurriendo ahora con los efectos de su agresión y ocupación de Irak y de Afganistán y, para no irnos muy lejos, de las relaciones y planes de Washington con respecto a Venezuela.

El secretario de Estado Henry Kissinger giró en 1973 instrucciones claras "de promover un golpe de Estado que impidiese a Allende ser investido... o que derrocara luego su recién creado gobierno". El desarrollo de la conspiración, las operaciones encubiertas de la CIA, los aportes al diario El Mercurio, la penetración de las Fuer zas Armadas, la infiltración de la izquierda chilena, están contados en el libro de la Verdugo, y en este, ampliamente desarrolladas y mejor sustentadas.

¿Qué es lo nuevo? Cómo planificaron la guerra económica, con la ITT, la Anaconda y otras grandes empresas con intereses en Chile. "No dejaremos que llegue una sola tuerca o tornillo a Chile si Allende se hace con el poder. Haremos cuanto esté en nuestras manos para condenar al país y a sus habitantes a las privaciones y pobrezas mas absolutas", amenazaron a través del ministro de Defensa Ossa. Igualmente revela la intervención de la CIA en las elecciones anteriores. A comienzos de 1962, Kennedy promovió una visita secreta a Washington de Eduardo Frei y Radomiro Tomic para evaluarlos. Dieron cuatro millones a la DC para su campaña, "y la CIA llevó a cabo otras quince operaciones de relieve", y una intensa campaña contra Allende.

¿Si hicieron todo cuanto se ha revelado hasta hoy para impedir en dos ocasiones la elección de Allende, y luego, para derrocarlo y apoyar la criminal dictadura de Pinochet, por qué no suponer que en el Gobierno estadounidense hay quienes están tramando todas las operaciones posibles para evitar la reelección de Chávez? Desde maniobras y presiones para provocar el retiro de la oposición, camino cada vez con mas obstáculos, hasta acciones desestabilizadoras que ofrezcan una situación de ingobernabilidad que les permita apelar a la OEA para que aplique la Carta Democrática. Las declaraciones del general Wilfredo Silva, jefe del Cufan, los informes sobre extrañas reuniones y prácticas militares en varios sitios, y el desespero por la inevitable reelección, los puede llevar a acciones desesperadas que no descartan formas "sutiles" de magnicidio. Mosca.

 

PALANGRE

 El Miami Herald-Nuevo Heraldo descubrió que varios de sus redactores eran pagados por la CIA (uno de ellos recibió 175 mil dólares en cinco años) por críticas al Gobierno cubano. Las ventas de ambos diarios se cayeron. Esos periodistas fueron despedidos, pero la presión y amenazas de la mafia cubana hicieron que el director Jesús Díaz, renunciara luego que reincorporaran a estos palangristas de tono mayor.

LATINOAMERICANAS

  Hace casi dos meses , 80% de los
ecuatorianos no había decidido por quién votar en las próximas presidenciales. Ese porcentaje está ahora reducido a 27%, y un porcentaje similar (27,92%) tiene en la delantera a Rafael Correa, identificado con la izquierda, seguido por León Roldós con 18,31%. Todo hace suponer que irán a una segunda vuelta.

De Brasil no hay mayores novedades.
Contabilizados todos los votos de izquierda, suman 58%. La mayoría del Frente de Izquierda (6,85%) que liberada de disciplina partidista, debe inclinarse por Lula, todo lo cual puede garantizarle la reelección al Presidente brasileño. La mayoría de los medios se mueven como partidos adversarios de Lula.

En Bolivia se están tensando las
relaciones. La oposición, en su lucha contra el poder de la Constituyente, encontró un aliado en la vieja Corte Suprema, que acaba de negar el carácter originario de la Asamblea, lo que frenaría la aprobación de la nueva Constitución. La pregunta que uno se está haciendo es cómo estarán incidiendo estas controversias en los altos mandos militares. Evo Morales denunció una conspiración en marcha, interna y externa.

Mientras al presidente electo
Felipe Calderón se le observan movimientos y palabras que parecieran mostrarlo como queriendo marcar distancia del presidente Fox en sus relaciones con Venezuela con miras a normalizarlas, en Perú, Alan García se mueve en otra dirección. No puede ser mas inamistosa hacia nuestro país su línea de promover una tercera candidatura al Consejo de Seguridad la ONU.

Prudente la decisión
de la Cancillería de mover a su embajador en Chile, Víctor Delgado. Aunque resulta difícil calificar de intervencionistas en los asuntos internos sus declaraciones, el cambio ayuda a la decisión del voto chileno. En el gobierno, el Partido Socialista, con alguna excepción, está de acuerdo con votar por Venezuela, mientras la Democracia Cristiana se opone, junto a la derecha pinochetista.

Expectativa por la votación
del martes 16 en la ONU. Aunque Venezuela duplica el apoyo obtenido por Guatemala, no tiene las dos terceras partes requeridas para ser electa al Consejo de Seguridad. En ese caso, se harán varias votaciones, y podría ocurrir que Guatemala sea persuadida a declinar. Como la votación es secreta, ni los gobiernos están seguros de cómo votaron sus delegados.




Esta nota ha sido leída aproximadamente 4028 veces.



Eleazar Díaz Rangel

Periodista egresado de la UCV. Ganador del Premio Nacional de Periodismo y menciones en diversas especialidades. Es Director del diario Últimas Noticias desde el año 2001. Profesor titular jubilado de la universidad central de Venezuela, cuya escuela de comunicación social dirigió (1983-86). Presidente de VTV 1994-1996. Presidente de la asociación venezolana de periodistas.

 edrangel@grupo-un.com

Visite el perfil de Eleazar Díaz Rangel para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eleazar Díaz Rangel

Eleazar Díaz Rangel

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a25972.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO