Que nadie se equivoque

Jugar con las reglas del juego es no entender, o no querer entender, que Venezuela está inserta en una feroz lucha de clases mundializada que implica -además de la transnacionalización de la propiedad privada de los medios de producción, de los medios de intermediación financiera, del poderío militar y de la cultura conexa- la transnacionalización del poder político y, por ende, la desaparición de los Estados Nación.

Jugar con las reglas del juego es no entender la particular expresión de la lucha de clases en nuestro país dependiente y petrolero. Es no identificar ni caracterizar debidamente al enemigo. Es confundir la lucha de clases con un enfrentamiento entre buenos y malos, entre el chavismo y la MUD, etc. Es enmascara la lucha entre "revolucionarios" y dentro del propio chavismo.

Jugar con las reglas del juego es no apreciar valorar la amenaza que representan para el proyecto privatizador mundial, un Gobierno democrático administrador de nuestro gigantesco patrimonio petrolero-minero y un pueblo decidido a llevar a cabo una revolución pacífica.

Jugar con las reglas del juego es alejarse de la meta revolucionaria resumida por Víctor Jara como: voltear la tortilla para que los pobres coman pan y los ricos mierda, mierda.

¿Cómo contribuir a voltearla nosotros los de a pie en la situación que estamos viviendo?

  • Tomando cada vez más consciencia del berenjenal en que estamos metido y poniendo, hasta donde es posible, las reglas del juego al servicio de nuestro.
  • Llamando a votar y votando por Nicolás Maduro en las próximas elecciones para dar continuidad al proceso. Para poder exigir y participar en la definición de las nuevas reglas de juego.

  • Utilizando todos los canales posibles de comunicación para mantener informados a los pueblos hermanos, especialmente los vecinos, a fin de multiplicar sus manifestaciones de solidaridad y su apoyo.

Eso sí, teniendo siempre presente las palabras de los Comandantes Fidel y Chávez:

"Que esta (lucha) tenga lugar por cauces pacíficos o que nazca al mundo después de un parto doloroso, no depende de los revolucionarios; depende de las fuerzas reaccionarias de la vieja sociedad, que se resisten a dejar nacer la sociedad nueva engendrada por las contradicciones que lleva en su seno la vieja sociedad".

"Que nadie se equivoque, esta revolución es pacífica, pero armada…



Esta nota ha sido leída aproximadamente 877 veces.



Mariadela Villanueva

Analista y comunicadora. Socialista y chavista. Firme creyente del poder popular

 mariadelav@gmail.com      @mariadvillanuev

Visite el perfil de Mariadela Villanueva para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Mariadela Villanueva

Mariadela Villanueva

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a259631.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO