El Plan de la Patria abandonado y su denuncia de la "lógica del capital"

Chávez habla de ir en contra de la lógica del capital, no de terminar en 10 años con la lógica del capital, eso último sería cumplir con el ideal de la revolución socialista en diez años, como dice nuestro compatriota Jesús Puerta. Pero sí se refiere a actuar en contra de esa lógica, conducirse siempre en dirección contraria a esa lógica; ¡que combatirla siempre sea la tendencia predominante en el hacer revolucionario hasta alcanzar un punto de no retorno al capitalismo!

La lógica del capital es la ganancia material, la acumulación de capital, convertir todo en mercancía, "recuperar" a favor del mercado hasta los productos espirituales (sentimientos, pasiones, obras como El Capital, las ideas más rebeldes, la literatura, el arte), hacer del consumo "consumismo", de la producción necesaria para la vida una producción irracional y anárquica.

Esta "lógica del capital" se ha encarnado en los individuos, de tal manera que se ofrece a la vida como algo "natural", como si no respondiera a los intereses particulares de una clase social, que es lo cierto. El deber de la revolución es conocer cuál y cómo funciona esa lógica y desgarrarla primero de nuestra vida cotidiana, de nuestro cuerpo, luchar contra ella dentro de uno mismo con la misma fuerza que lo debemos hacer hacia fuera.

Así, por comodidad, por el pragmatismo de sostenerse al poder y no abandonar esa "lógica", fue como se adulteró el Plan de la Patria; en eso no hay inocencia, no hay purismos científicos, los "mecanismos" usados para el "desarrollo económico" no son estériles de ideología. Quien mutiló de la "Presentación" al Plan de la Patria sabía lo que hacía. No es lo mismo "invitar" a los empresarios capitalistas a trabajar dentro de planes de producción socialistas y desarrollar la producción socialista que entregarles la responsabilidad de la producción a los capitalistas para "desarrollar las fuerzas productivas capitalistas". Son dos cosas distintas. En la lógica socialista, a la larga los capitalistas se retirarían y enfrentarían a la planificación de la producción y a la racionalidad socialista. Es distinto estimular la producción para la seguridad alimentaria que para la exportación. Es distinto una Venezuela potencia socialista que una Venezuela potencia capitalista, y la contradicción depende de cómo asumamos una (lógica de) conducta u otra: capitalista o socialista; los objetivos son contrarios, ni siquiera opuestos.

Cuando Che dice que no se puede hacer el socialismo con las armas melladas del capitalismo se refiere a que del desarrollo de las fuerzas productivas capitalista jamás surgirá una sociedad socialista; o de un capitalista un espíritu socialista. Y el problema no es de mecanismos, de pragmatismos: "desarrollamos las fuerzas productivas capitalistas, la organización social del trabajo capitalista, la tecnología… y zas!! ¡Tomamos el poder!, sustituimos la propiedad de privada de los medios de producción y de la renta, por la propiedad social.

El problema, el estimulante para el trabajo revolucionario, es para el Che y Fidel, y para nosotros también, la consciencia, el espíritu socialista que nos impulsa al trabajo. Y desarrollar capitalismo es acrecentar la lógica del capitalismo en la consciencia de individuo: el consumismo o consumo de lujos y cosas innecesarias, el materialismo, el egoísmo extremo, la competencia dentro de la sociedad por cosas materiales y razones mezquinas.

La revolución socialista debe llevar dentro el embrión de la sociedad que queremos, y eso es posible trabajando con consciencia revolucionaria, del deber social; consciencia solidaria, humanitaria y humanística, conservacionista, crítica, sentido de la responsabilidad; alimentada mediante el estudio pero con visión humanista y no tecnócrata.

Creo que el señor Jesús Perta tiene razón en todo lo que dice acerca de la génesis del Plan de la Patria o Segundo Plan Socialista, pero, como plan político conlleva dentro una evolución lógica hacia el socialismo. Que solo esté presentada, esbozada se explica porque es un plan político y no un plan de desarrollo económico social, o algo parecido. No es, por ejemplo, el primer plan de acción política, el cual parece redactado por Miquelena o un grupo de asesores. Este Plan de la Patria (que luego fue mutilado y adulterado) da un salto político importante hacia la conquista de ese punto que Chávez llamó de no retorno al capitalismo, por eso lo importante de actuar con la consciencia de estar venciendo la lógica del capital, de ahí que Chávez siempre preguntara: "Elías, ¿y dónde está el socialismo?"



Esta nota ha sido leída aproximadamente 474 veces.



Marcos Luna


Visite el perfil de Marcos Luna para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Marcos Luna

Marcos Luna

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a258992.htmlCd0NV CAC = Y co = US