El Estado fallido y la visita de Zapatero

En Venezuela, tenemos una panda de políticos incapaces, que nunca han sido responsables, menos educados y cuya ideología es someter al pueblo ante hechos impepinables. De verdad, para el venezolano común se nos hace imposible catalogar y describir a un presidente como José Luis Zapatero, quien quebrantó la paz y permitió la entrada a Cataluña de un grupo de inmigrantes islámicos que mantienen en esa zona una zozobra aguda y alimento el aire independentista, quien bajo la asesoría de un equipo integrado por Juan Carlos Monedero y Pablo Iglesias, eclipsan los vientos en España y el mundo europeo.

Nuestras campañas electorales, parecen una pelea de gallinazos en un corral. En una sociedad sana, como era la venezolana, donde los comunistas y socialdemócratas cruzaba ideas buscando un polo único de desarrollo para convivir en paz y buscar un horizonte para el mejoramiento de nuestra estructura. Ahora, todo se ha convertido en un pugilato que quebrantó a nuestras FANB y que los detenidos por diversas causas, constituyen el verdadero núcleo de desarrollo del país y poder político, quienes controlan el CLAP y sí nos movemos hacia algún lugar del movimiento social del Estado Bolivariano.

Hay cobardes, nuestros políticos lo son, y la MUD se descubrió es un ala del extremismo derechista del país y allí, están insertados muchos ciudadanos que se dicen portadores del Legado de Hugo Chávez Frías. Falsos, ya no se escuchan las canciones de Alí Primera y los Guararao. Todos, deben ser echados a collejas de las casas del partido que representan, todo es falso, aquí, jamás ha existido una Guerra Económica, lo que vemos es un vulgar mercantilismo atroz.

Tenemos, es un corral de gallinazos, polluelos y gallinas ante la presencia de un pataruco que desea hacerse un Sadam Hussein, ya el, lo expresó.

Y pese a ello, hay legiones de borregos que les siguen. Tamaña cobardía, en el mundo anglosajón te amortizaría, en la Caracas de Uslar, Prieto y Teresa de La Parra. Esa de Pablito Iglesias, Zapatero y Monedero nos desprestigia.

Lo que expreso, es demencial, ante un concepto tan elemental como el de democracia, De verdad, estamos ante una locura ideológica que solo busca una investidura presidencial, que ya se conoce el resultado electoral. Como se gobierna así, tio, ante una comunidad libre, liderizada por Sebastián Francisco de Miranda y Simón Bolívar, un Antonio José de Sucre.

Así, estamos ante una opereta gurnamental bufa que nos ha dañado y cuyo rostro se refleja en un ridículo internacional. Es obvio, mi Venezuela se encuentra despedazada ante un pueblo domesticado por símbolos no inteligentes, estamos mimetizados.

Por otro lado, es la batalla de la comunicación. Nos vemos, ante una reality televisión. Los extremos, jamás se unirán, son los MASS- MEDIA.

El mensaje de Chávez, debe llegar a la buena gente, la verdadera revolucionaria, aquella llena de sueños, nos encontramos ante un nuevo espectáculo político, la de ejecuciones. Pérez Jiménez, el antiguo dictador es un simplón.

A todo se da, el tintero de muchos escribientes esta presto, para arrojar la misma historia que se repite, una y otra vez. El venezolano en estos últimos dos años,, lleva una vida llena de vicisitudes y penalidades. 'Sueños', de enorme dolor, soledad y frustración. -Y muy triste

La izquierda venezolana, es muy contradictoria, llena de velaciones en extremo y a nadie, se les permite volar, son escenas con muchos trampolines y, el fin de cada uno es la muerte, ya sea por desnutrición, enfermedad o ejecución. Así que, las ideologías, ya no son más que un baremo de mercado, como los alimentos y, evidentemente, estaremos pendiente del día a día y, de lo que ocurra.

Nos acercamos a un fin de ciclo histórico -que se asemeja mucho también al del Siglo de Oro- en el que este esquema social tan injusto da sus últimas boqueadas antes de fenecer y, digamos, convertirse en algo que desconocemos.

Los políticos que tenemos. El mayor problema que tenemos es que no contamos con los políticos que necesitaríamos para afrontar este reto al que nos enfrentamos, este fin de ciclo.

Y esto no solo sucede en España, sino en todo el mundo; no hay más que ver todo lo que hoy se reivindica, tanto en el cine como en la televisión. Por ejemplo, la figura de Winston Churchill. ¿Y por qué? Pues porque, en el fondo, era un referente en el que se podían cifrar los acontecimientos que iban ocurriendo, y al igual que él había otros. Evidentemente, hoy la clase política ya no solo es que sufra el deterioro de la corrupción, sino un deterioro de grandeza que yo, desde luego, echo muchísimo de menos.

. Es que a mí me da exactamente igual que estén de acuerdo con lo que yo digo Pablo Iglesias, Mariano Rajoy, Pedro Sánchez, Albert Rivera, Zapatero, Los Clinton. Tengo la sensación de que los políticos que nos han tocado aplican una serie de recetas perentorias a situaciones más perentorias todavía, sin que tengan ni un pensamiento claro ni un verdadero proyecto para encarar el futuro. No tienen ni ideas ni proyectos que hagan vibrar a los países y a los ciudadanos. En este momento, creo que ninguno de nosotros sabemos con lo que se encontrarán nuestros hijos dentro de veinte años. Muy inquietante.

Vemos a un Pablo Iglesias, Zapatero y un Julio Borges fracasados ante España y Venezuela y, un Nicolás Maduro Moros, que, como presidente se descuidó y utiliza a Chávez como un muñeco de trapo y, fue esto, lo que indigno a Oscar Pérez, un verdadero símbolo de esta revolución, en lo referente a un comando que fue preparado por el bolivarianismo y, es lo que le espera a nuestra FANB, serán aniquiladas por los colectivos y Tupamaros.

Estamos regidos por fuerzas políticas y militares extranjeras que hacen limpieza de territorio cada ciclo y en Venezuela se cierra un ciclo histórico.

No me interesa absolutamente nada todo este culebrón revolucionario, que no lo es, malo que se repite y se repite. Me niego a ser partícipe de un culebrón tan malo que, insisto, se repite y se repite; un culebrón malo al que solo le falta una música pésima. Acabaremos por convertir todos los logros y progresos de años anteriores en una ridícula, pesada y larguísima farsa.

Desde el graderío o el burladero, me interesa lanzarme a la calle y ponerme a trabajar en lo mío. Si lo hago bien y honestamente, me digo, seguramente mejoraré un poco esta sociedad a la que amo. Aquí, están mis escritos a favor de la socialdemocracia y los movimientos bolivarianos.

Es que tengo 67 años y el año que viene, en junio, celebraré 50 años de profesión escritural ininterrumpida. Y una de las cosas bonitas que tiene mi profesión de escritor y filósofo, a la que adoro cada día más, es que enseña mucho. Una de las cosas que deberíamos hacer más es escuchar al otro. Yo adoro al género humano con todas sus imperfecciones, lo adoro y siento que formo parte de una gran comunidad universal en la que creo que ya va tocando escuchar más que hablar. Es cierto que hay gente que tiene muy mala leche, claro que sí, pero por fortuna conozco a mucha más que es maravillosa.

Deseo, lo mejor para mi país y Jehová se levante con su espada a lograr la justicia, muchas madres han llorado lo suficiente por sus hijos, es un panorama encarecedor y hay que reordenar el país de nuevo y reformar muchos estatutos para adecuarla, me  refiero a las leyes institucionales, al panorama internacional.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 644 veces.



Emiro Vera Suárez


Visite el perfil de Emiro Vera Suárez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Emiro Vera Suárez

Emiro Vera Suárez

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a258961.htmlCd0NV CAC = Y co = US