Aventis

Rajoy, agarró el mejor tajo contra Venezuela, aislarla. Maduro se equivocó

El palacio de Moncloa, España, se hace sentir en toda Europa y el funcionamiento parlamentario esgrime sus voces para aislar más a Venezuela. Lo que implica, un fracaso de José Luis Zapatero y su grupo en dominicana, donde el dialogo se ve obstruido, ante unas elecciones por venir de una manera inesperada.

¡ Que decir, de los juegos de guerra y del populismo de grupos izquierdosos?. Esto, ha dado pie a que Putin formule nuevas estrategias de manera global y no perjudicar sus negocios con Donald Trump, homólogo de los Estados Unidos de Norteamérica. Hay una gran mediocridad en la izquierda latina al darle tanto poder al ala militar y dañar los esquemas de socialización, los cuales permiten el avance del pueblo en las luchas populares. Es muy fácil descifrarlo, Nicolás Maduro Moros y Diosdado Cabello, reflejan ser neoliberales ácidos como radicales que, se entrelazan para mantenerse en el poder y que el extinto, Hugo Chávez Frías, les sirvió en bandeja de oro.

Cachicamo, trabajó para lapa, dice un refranero popular. Y, la inteligencia artificial no pudo dominar la violencia machista, lo que indica que la falsedad va marcando la verdad, todo se desborda.

El asunto es territorial y la carga simbólica, existiendo una ruptura de Estado – ciudadanía que rompe con la estructura de la misma nacionalidad. Por otro lado, se mueven las piezas judiciales con aparente facilidad. Nos están arrastrando a un juego muy delicado.

Ahora, el ataque es contra España y Mariano Rajoy se defiende y la Unión Europea levanta su veredicto, es un solo bloque político que no se deja irrespetar y viene siendo sesionista con las opiniones de Venezuela y le cierra el campo diplomático. No hay, ya, niveles de bienestar en el pueblo venezolano.

Solo hay que esperar, la decisión internacional sobre la sanción final hacia Venezuela, Cuba, la responsable de todo, solo visualiza, analiza y observa. El reto es como darle alimentos al pueblo de Venezuela.

El presidente, ( del gobierno de España y del partido popular), Mariano Rajoy, un jugador clave en esta partida de contradialogo, viene moviendo sus piezas, con un objetivo aparentemente simple, dejar que las cosas llegasen tan lejos que solo quedase la opción de volver al punto de partida.

Aquí, hay una guerra de porrazos y de hoteles lujosos, donde lo único del victimazo es el pueblo venezolano, dominado por bestias apocalípticas del comunismo soez que acabaron con importantes líderes del pasado que incluyen a la cúpula del viejo castrismo y a nuestro presidente, Hugo Chávez Frías, asunto que esta engavetado, al igual que el programa del ferrocarril.

Ahora, nos llega el rebote, ni siquiera el Grupo Podemos pudo banquear la situación diplomática, no les interesa, ya se llevaron los dólares y solo sueñan con Caluña. Definitivamente, Madrid gira sobre nuevas pretensiones y el resto de España apoyará, cualquier fiasco contra su presidente.

Viene el cierre de embajadas y consulados. Todos a refugiarse al Rio Guaire, ya lo fue de algunos opositores en la pasada guarimba.

Toda esta sucesión de acontecimientos, sobresaltos, indignaciones, soflamas, miedos y ruinas (Cataluña ha sufrido una creciente deslocalización de las sedes centrales de miles de empresas en un proceso que puede ser letal para su economía) ha tenido varios efectos colaterales. Uno de ellos, que las izquierdas fueron perdiendo la iniciativa para ir a remolque de los acontecimientos.

Pablo Iglesias, de repente esta envejecido ante el fracaso de Zapatero y su comitiva colonizadora

El PSOE, que había presenciado el retorno de Pedro Sánchez a la secretaría general, tras unas disputadísimas primarias, no logró explotar el impulso que le dio inicialmente tal circunstancia. Podemos, empantanado en una endiablada

En Aragón, esas izquierdas, que gobiernan con peor o mejor entendimiento las principales instituciones, estuvieron enfrascadas en sus cuitas, a veces indescifrables. Lambán consiguió mantenerse al frente de su partido. Echenique se fue a Madrid, a más altos destinos. Santisteve resiste, lo que para él es una victoria ¿Se normalizará la relación entre PSOE y Podemos?

El agotado y recalentado planeta giró más y más deprisa. La actualidad discurrió en un febril continuum de noticias, rumores, mentiras, posverdades, tuits y sucesos terribles. Trump acabó de revelarse como un reaccionario sádico y competente, un gran emprendedor y coach, decepcionando a quienes le habían considerado un populista con ramalazos obreristas. Y el Zaragoza siguió y sigue en Segunda. Casi es un triunfo.

Venezuela, esta sola al volante, sus conductores huyen por incompetentes, los pranes gobiernan y tenemos una FANB, destartalada.

Ahora ya sabemos qué implica el efecto Trump. Su estilo de conducción es el de un liderazgo que se mueve a golpe de tuit, que abre crisis innecesarias como la de Jerusalén y que se retira de marcos multilaterales como el acuerdo contra el cambio climático o la Unesco. Las reglas son para otros y le gusta provocar. Estados Unidos está dejando un vacío y hay quien se predispone a llenarlo. Xi Jinping, el renovado mandatario chino, se proyecta como el defensor del libre comercio, la globalización y el orden liberal. Macron también recupera espacio, liderando la lucha global contra el cambio climático y desplegando una política ambiciosa en África y Oriente Medio.

Pero, Trump es el manager y controla todo, lo sabe Putin y se lo hizo saber a Daniel Ortega, quien se retira de los convenios con Venezuela, se llevaron toda nuestra sangre industrial y de infraestructura, me refiero a Bolivia, Cuba y Nicaragua, antes fue Argentina.

Pero, atención, si EEUU percibe que hay quien quiere apartarlo del volante, se agarrará a él utilizando aquello sobre lo que todavía nadie puede cuestionarlo. Su primacía en lo militar es indiscutida y en 2018 tendremos que estar atentos a Corea del Norte –Kim Jong-un seguirá provocando– y a Oriente Medio, donde los aliados de EEUU reclamarán su ayuda para frenar la emergencia de Irán.

Y, cerca Venezuela. ¿Y en Europa? Llevamos una década años esquivando baches. En el 2018 se cumplirán diez años de la quiebra del banco de inversiones Lehman Brothers. Fue el detonante de una crisis financiera global que se cebó con especial intensidad en los países de la periferia europea y puso en peligro la unión monetaria. Una de las buenas noticias del 2018 puede ser que la crisis empiece a darse por cerrada. Sea quien sea que esté al volante puede tener delante una recta por primera vez en mucho tiempo. Esperemos que no haya desprendimientos.

Ya Caracas, esta fuera del conservatorio.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 644 veces.



Emiro Vera Suárez


Visite el perfil de Emiro Vera Suárez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Emiro Vera Suárez

Emiro Vera Suárez

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a258541.htmlCd0NV CAC = Y co = US