Me inculcaron los sueños del amor!

Aquí tiene Nelson, esta es la lista de los "mandados " de esta tarde, me los entrega mi mamá con una sonrisa por delante recién llegado a casa de la escuela ¡Apenas 9 años cumplía! "Hijo, acérquese para que me ayude a lavar los platos", era ya la tardecita, una vez realizada la tarea y jugar con mis amiguitos, se me "premiaba" con el "raspillo" del cambur frito que quedaba en la sartén y luego mi madre apelaba al cuatro y me cantaba la canción "canelita", con esa voz finita y dulcita que me enamoraba de la música; también en la tardecita mi papá nos invitaba a sacar las maracas y una caja que servía de tambor y se disparaba un golpe larense, esa voz típica que solo la tienen los "guaros", recién sacudido de la cal y el cemento propio de su trabajo como maestro albañil, que entre semana, sábado o domingo nos enviaba al cine "Olimpo", "Imperio" o "El Rosal" a ver las hermosas y edificantes películas del glorioso cine mexicano; siempre acompañaba esta enseñanza con la práctica del garrote, lucha, boxeo y la palabra del gallero. Esos fueron mis padres, mis maestros iniciales; luego la calle nos mostró la realidad, la escuela con algunos maestros dedicados a formar ciudadanos, tránsito de encontrarme con mis compañeros, camaradas que orientaron el camino de la lucha, de la universidad de la vida, como diría Máximo Gorki. Así fui acercándome a lo hermoso, el reto de transformar la realidad, esa realidad de la "pobreza" producto de la explotación de una clase a otra clase y esto nos llevó a muchos, a soñar en grande, el cielo sería el límite y lo tomaríamos por asalto.

Hasta ahora sigo soñando y escalando montañas, hasta ahora soñando para lo hermoso; han pasado muchos años y formas de lucha, deserciones de compañeros, abandono de algunos, delaciones de otros, perseverancia de muchos, tenacidad, constancia y trabajo también hemos observado; hoy vemos hombres con tabaco en la vejiga como Hugo Chávez por ejemplo, ayer a Fabricio, Argimiro, Américo Silva y muchos más; como también vemos cómo se desvían nuestros sueños en nuestra propia cara y la impotencia que nos embarga. La revolución bolivariana recobrará el camino, el pueblo desmontará a esos caballeros de armadura nueva que aparecen de repente ungidos pero sin inteligencia social y que sólo les anima el brillo del oro y ¡han empuñado como espada la avaricia y abandonado la grandeza! Me pregunto, .se fue Bolívar ayer, dejando a URDANETA; se fue Bolívar ayer, dejando a CHÁVEZ después... ¿Quién preñará la revolución bolivariana pa' que siga adelante ante este "mal de ojo" de luna menguante?


¡La Comuna y el Socialismo, tan cerca y tan distante!

Recuperar la grandeza para que aparezca URDANETA y vuelva CHÁVEZ...

¡La revolución bolivariana es flor de la montaña, es Amor del pueblo!

Terminada la misa de domingo y cumplido mi oficio de monaguillo más destacado, el cura me regaló un real; salí corriendo, diez cuadras la distancia hasta mi casa; jadeando le dije a mi mamá, sorprendida al verme de ese modo: "¡mamá el padre me regaló un real! Vaya devuélvalo! A Dios no se le cobra! Fue su respuesta. Lo devolví... hoy estoy bien lejos de esa iglesia... ¡Dios se lo pague! Estamos en luna menguante! Anónimo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 492 veces.



Nelson Escobar

Maestro Ambulante. Diputado a la Asamblea Nacional por el circuito #3 del estado Portuguesa. www.Nelsonescobar.psuv.org.ve

 Bigotebrocha1@gmail.com      @NelsonEsc

Visite el perfil de Nelson Escobar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: