Fariseísmo

El fariseísmo es formidable. Finge apego emotivo a la ética en la superficie, para burlarla allá abajo. Lo declara así una farisea de la novela 1984 de George Orwell: «Cumple las reglas pequeñas para poder violar las grandes». O te acusa de sus pecados, por ejemplo.

Su lugar privilegiado es la religión, pero está en todas partes. Su platillo favorito son las doctrinas ético-salvadoras, esas que saben mejor que yo qué me conviene y se proponen por tanto rescatarme de mí mismo. Es esquizofrénico. El caso venezolano actual está admirablemente expuesto en el artículo de Carola Chávez «De miserias y poses compasivas», aparecido en este diario el lunes pasado.

Por eso hablan palante y patrás. Por eso no tienen palabra. Crean las condiciones de la muerte de decenas de personas pidiendo algo y una vez obtenido se enronquecen rechazándolo con histérica malcriadez —perdona la redundancia, sé que no hay malcriadez serena. ¿Cuántas veces te ensordecieron pidiendo adelantar las presidenciales y cuando la Constituyente complace la petición nos asestan un atropello conceptual como que votar es un acto dictatorial. No votarán. A menos que sí. Yo no entendiendo.

Así es la hipocresía: no cree en lo que ovaciona. Y mientras menos cree, más aspavientos hace de que sí. Se desgreñan por una cosa y ya obtenida se desmelenan por su exacta contraria. Indignan. Peor: aburren. En eso nos han tenido en 19 años de cómica y descaro. No importaría si solo dieran risa, lo que se agradecería si no quemasen gente viva y luego se indignasen por la muerte violenta de gente violenta que tira granadas a un preescolar. Se jactan de bloquearnos comida y medicinas y exigen corredor y bombardeos humanitarios. Mentira que se indignan, en realidad es que eso fue lo que les mandaron a repetir cual cotorras. Con el perdón de las inocentes y simpáticas señoras cotorras.

¿Cómo reconocer el fariseísmo? Difícil porque precisamente su poder de engaño es formidable. Y desesperante porque hay que esperar a que su conducta delate la trampa, generalmente cuando ya el mal está hecho.

Mentir es un arte. Si no se domina lo más aconsejable es dejarlo a quienes tengan memoria para saber qué mentira dijeron a quién para evitar pasar por bolsa encima de farsante.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1923 veces.



Roberto Hernández Montoya

Licenciado en Letras y presunto humorista. Actual presidente del CELARG y moderador del programa "Los Robertos" denominado "Comos Ustedes Pueden Ver" por sus moderadores, el cual se transmite por RNV y VTV.

 roberto.hernandez.montoya@gmail.com      @rhm1947

Visite el perfil de Roberto Hernández Montoya para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Roberto Hernández Montoya

Roberto Hernández Montoya

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a258365.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO