Rodríguez Torres, Óscar Pérez y reabriendo la Masacre de El Amparo

I CASO DE EL AMPARO: A pocas horas de producirse el enfrentamiento de los cuerpos policiales con Óscar Pérez, el ex ministro de Justicia y Paz, Miguel Rodríguez Torres, llegó a decir que lo de El Junquito había sido una masacre peor que la de El Amparo. Sería muy bueno que el mayor general (retirado) Miguel Rodríguez Torres aportara más información sobre los hechos de El Amparo, en el cual se concluyó que los pobres campesinos allí asesinados sencillamente estaban preparando un sancocho, y que las armas que encontraron fueron tres ollas de cuarenta litros cada una, un reguero de trozos de auyama, ocumo, ñame, apio, pescados troceados, cilantro, plátano verde,...

¡Peor que lo de El Junquito!

De lo que se colige por lo tanto, que el mayor general (retirado) Miguel Rodríguez Torres, aquel chavista, hombre de confianza del Comandante Eterno, que estuvo embanderado a muerte con la revolución bolivariana e incluso llegó a ser elegido para que cuidara al presidente Maduro por orden del propio Comandante del 4-F (en los aciagos días de 2012 y 2013)…, ¿este señor Rodríguez Torres, pregunto, de veras coincide de manera formal, expresa y directa con que aquellos 14 pescadores asesinados a sangre fría, estaban armados hasta los dientes con armas de guerra, y que se enfrentaron al ejército venezolano, matando soldados del ejército, y que además contaron con el apoyo, esos "alzados y terroristas pescadores", con Estados Unidos, la OEA, con multitudes de organizaciones defensoras de los derechos humanos, de la comunidad europea y de toda la poderosa prensa mundial? ¿Será así, don Miguel?

Eso es lo que se percibe de entrada, señor, Rodríguez Torres, por todo el cañón. Entonces, señor mayor general (retirado) Miguel Rodríguez Torres, usted debería dirigirse a la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos que en 1993, recomendó al Estado sancionar a los autores intelectuales y materiales de aquel supuesto crimen y que pidió indemnizar a los sobrevivientes y a los familiares de las víctimas, y decirles que aquellos pescadores estaban armados hasta los calcañales.

Hágalo, señor Rodríguez Torres.

Usted debe protestar ante la Corte Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH) que en 1996, impuso la reparación de los daños a estos alzados en armas contra la república por el monto de 722.332 dólares.

Usted debe apersonarse ante nuestro tribunal militar y solicitar revisión de ese caso que en 1998 absolvió a las personas, entre civiles y militares, del delito de homicidio intencional.

Usted debe apersonarse como acusador contra los campesinos alzados en El Amparo e ir contra los propios sobrevivientes quienes ante el Congreso de la República demostraron que sus amigos pescadores ("terroristas") fueron ejecutados. Salga usted ahora y podría ponerle más piquetes que lo hallados en el caso del señor Óscar, mayor general (retirado), que aquéllos fulanos pescadores, con pasamontaña ya habían podido haber asaltado cuarteles con más de 50 personas armadas, que además amordazaban a docenas de funcionarios y se robaban armas de guerra, poderosos fusiles, municiones, pistolas. Vamos, salga a decirlo al mundo, señor Rodríguez Torres, que todo eso tiene implicaciones judiciales y a lo mejor usted logra reivindicar a los que dirigieron aquella "digna" operación militar en la población de Las Coloradas, en El Amparo, ubicado en el municipio Páez del estado Apure. Vamos, por la justicia que a usted lo estraga, que lo tortura y estremece, hágalo mayor general (retirado) Miguel Rodríguez Torres.

II- "LOS SOLDADOS VENCIDOS…". Por otra parte, el mayor general (retirado) Miguel Rodríguez Torres dice, admitiendo que se está en una guerra: "En toda batalla hay un código que es fundamental: gloria al vencedor y honor al vencido. Cuando un soldado está vencido, se le respeta". Él sabe muy bien contra quién es esta guerra: contra el canijo y barbudito Tío Sam, que nos anda señalando con hediondo dedito aquel…. Lo sabe muy bien, pero agita las aguas para que se enturbien y nos perdamos...

Le explicamos algo que usted sabe muy bien señor mayor general (retirado) Miguel Rodríguez Torres: en los ataques a acciones terroristas en el mundo ("civilizado") para nada vale el uso de celulares, ni andar filmándose para mandarlos a CNN, a Marco Rubio o a la piara mayamera que sufren diarreicos orgasmos cada vez que se ataca a Venezuela. No, señor Rodríguez Torres. Si unos alzados en armas en Estados Unidos y Europa cogen con esa filmadera, primero que nada, nadie va a salir a difundirlo exponiéndose a que el estado los acuse de hacer apología del terrorismo porque los encanan de ipso facto y violentamente (y no salen de la cárcel en cien años). SEGUNDO, en los operativos, controlan de inmediato todas las comunicaciones con esos terroristas y las bloquean. TERCERO, la orden es cogerlos vivos (muy importante para las investigaciones) pero que si se pasan un micro-milímetro de la raya caerles a plomo a mansalva y sin contemplaciones. Ahí no se andan mandando mensajitos, acercándose con las manos alzadas y llamándole a la policía con dulzura al diálogo, para que luego les vayan a meter unos plomazos en la cabeza como sucedió con los nuestros.

III- USTED LO SABE MUY BIEN. Señor mayor general (retirado) don Miguel Rodríguez Torres: uno de los primeros elementos que se les entrega a todos los alzados contra el gobierno chavista son poderosos celulares. En Mérida repartieron a los estudiantes, obsequiados por la embajada norteamericana, más de 530 de los llamados teléfonos inteligentes, con el fin primordial de filmar o fotografíar cualquier acción de los cuerpos policiales y que esas imágenes se hicieran correr por el mundo. Imágenes que luego personajes como Luis Almagro, Marco Rubio, Uribe, J. J. Rondón,… twittearían y que de inmediato harían llegar a todos los poderosos medios del mundo. Es decir, las viralizarían. Esas eras las poderosas armas con las que dotaron a Leopoldo López y a Daniel Ceballos estando presos en Ramo Verde, y con las que armaban aquellas espantosas lloronas por el mundo.

Teniendo en cuenta que en la oposición, en los países "decentes y democráticos" como Colombia, Brasil, Perú, Honduras, Guatemala, México, etc., tienen el bello concepto de que los "chavistas" somos pendejos y que apenas nos "desnudan" ante el mundo por las redes "nos acoquinamos y por ende nos joden", de seguro, así lo pensaron, que al verse la plomamentazón por estos medios, el gobierno se "cagaría" y que entonces buscaría (él tan dialogante) una transacción. Ese era el quid clave del asunto. Que los cogerían presos, que saldrían los "héroes" arropados con la bandera de Venezuela, y venga otra vez, el extenso océano de mocos por el mundo implorando por la libertad de otros próceres aherrojados, de otros políticos presos.

Así que una de las primeras cosas con las que se armaron Óscar Pérez y su grupo fue con los poderosos celulares, con el fin de pegar el grito a Estados Unidos y para que los ayudaran in extremis, porque así lograrían doblegar (quebrar) al "gobierno tiránico y asesino de Maduro" y conseguir a las primeras de cambio una dulcísima e idílica transacción… lástima… ni colorín ni colorado…

HECHOS PARA LA HISTORIA PATRIA…



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1511 veces.



José Sant Roz

Director de Ensartaos.com.ve. Profesor de matemáticas en la Universidad de Los Andes (ULA). autor de más de veinte libros sobre política e historia.

 jsantroz@gmail.com      @jsantroz

Visite el perfil de José Sant Roz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Sant Roz

José Sant Roz

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a258317.htmlCd0NV CAC = Y co = US