Numéricamente gana Maduro; pero...

En la elección presidencial venezolana, pautada para el próximo año, las estadísticas favorecen a la candidatura del presidente Nicolás Maduro para ser reelecto. Partamos de las siguientes premisas:

  1. La base numérica para cualquier cálculo, es el registro electoral; el cual se ubicó en el 2006 en 15.721.644 inscritos, mientras que hoy en el 2017 es de 19.854.417 inscritos. Es decir, un registro que crece a una tasa del 2,39 % interanual; lo que implica que el número estimado de inscritos para el 2018, será de 20.230.124 votantes.
  2. Igualmente importante de considerar es el porcentaje de participación en las tres últimas elecciones presidenciales (2006, 2012 y 2013), el cual ha sido en promedio del 77,26 %; con una participación estimada para el 2018 de 15.629.794 votantes.
  3. El promedio de votos obtenidos por el Gran Polo Patriótico en dichas elecciones, fue de 7.692.969 votos, 5,38 % más que los votos alcanzados en el 2006 (7.300.243 votos); y respecto a los correspondientes registros electorales, el promedio fue del 42,99 %, porcentaje que no difiere estadísticamente del porcentaje de votos sufragados el pasado mes de julio, para elegir la Asamblea Nacional Constituyente: 41,53 % (8.245.539 votos).
  4. Por otro lado, el 56,65 %, en promedio de votos obtenidos por el Gran Polo Patriótico respecto a la correspondiente participación en las elecciones presidenciales, poco difiere del promedio de porcentajes obtenido desde el 2010 en las elecciones parlamentarias, de gobernadores y alcaldes: 52,91 %.
  5. Desde ese año 2010, el crecimiento cronológico del Gran Polo Patriótico en las respectivas elecciones parlamentarias, de gobernadores y alcaldes; ha sido en promedio del 4,28 %; algo por debajo al de las presidenciales: 5,38 % arriba calculado.

Premisas que debemos tomar en cuenta al hacer cualquier proyección; que en el caso de las presidenciales del venidero año, podemos considerar como base, el promedio de 7.692.969 votos obtenidos por el Gran Polo Patriótico en las tres últimas elecciones presidenciales, como votación mínima, y 8.245.539 votos para elegir la Asamblea Nacional Constituyente, como votación máxima; con un crecimiento conservador del 4,28 % para el Gran Polo Patriótico, observado en las últimas elecciones parlamentarias, de gobernadores y alcaldes. Con lo cual obtenemos el siguiente rango, para un registro electoral estimado de 20.230.124 inscritos y una participación de 15.629.794 votantes:

Gran Polo Patriótico: entre 8.022.228 votos y 8.598.448 votos

Es decir, entre 39,93 % y 42,80 % respecto al registro electoral estimado; rango por debajo del promedio porcentual obtenido en las tres elecciones presidenciales anteriores (42,99 %) respecto a los correspondientes registros electorales. Y entre 51,68 % y 55,39 % respecto a la participación estimada para 2018; rango también por debajo del porcentaje promedio obtenido en ellas (56,65 %) respecto a las correspondientes participaciones.

Sin embargo, este análisis cuantitativo debe estar acompañado rigurosamente por un análisis cualitativo para proyectar cualquier resultado, a fin de alcanzar cierto nivel de confianza mediante una aproximación integrada y adaptada a la realidad y a las circunstancias que imperan, ahora y en los venideros meses. Por ello, la guerra económica contra el pueblo venezolano será un factor determinante en los resultados de la elección presidencial; así como los errores que cometa el gobierno nacional, al prometer cosas que luego no cumple o no pueda cumplir.

Igual importante será el comportamiento político de la oposición y el económico-financiero de sus amos del norte, al accionar en forma material, psicológica, mediática y publicitaria, de cara a las mismas elecciones; quienes poseen grandes recursos y casi todos los medios de comunicación, información y recreación, incluyendo el manejo de la filmografía, televisión, radioemisoras, redes sociales, Internet y la Big Data.

La clave en todo este asunto, para preservar en el poder a la revolución bolivariana, consiste en centrar la batalla electoral en la lucha de clases; impidiendo a toda costa el proceso de desideologización, despolitización y desclasamiento en el pueblo trabajador. Y por encima de todo, la movilización permanente de todo pueblo en la calle y el contacto cuerpo a cuerpo con los grandes líderes de la revolución; levantando juntos las banderas de la paz, de la fe y la esperanza, de la unidad revolucionaria en torno al poder constituyente originario, de una auténtica democracia participativa y protagónica, de las reivindicaciones laborales y sociales, de la necesaria erradicación del Estado burgués y del capitalismo en todas sus modalidades, y en definitiva, la transición irreversible hacia el socialismo bolivariano y chavista.

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1195 veces.



Sergio García Ponce

Ex-vicerrector de Desarrollo Territorial de la Universidad Bolivariana de Venezuela (UBV).

 sagarciap@yahoo.es

Visite el perfil de Sergio García Ponce para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Sergio García Ponce

Sergio García Ponce

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a257080.htmlCd0NV CAC = Y co = US