¿Se vivía mejor en la IV que ahora?

Por ahí leí un artículo cuyo autor pretende convencer que en la fenecida cuarta Republica vivíamos mejor que ahora. Según lo señalado por el referido escritor creo que en lugar de ese titulo mejor quedaría, "Yo vivía mejor en la lV que ahora". ¿Porque digo esto?, veamos:

El autor de dicho artículo a pesar de afirmar que en la cuarta se vivía mejor, no deja de reconocer que había represión contra quienes pensaban distinto a ellos, había pobreza, pero, según él, los humildes se defendían según las acciones del gobierno; Habría que preguntarle de que forma se defendían los que no tenían una locha con que comprar un pan, que los había por coñazo. Continua el autor del referido articulo diciendo que la delincuencia y la corrupción eran parte del menú negativo (¿?), pero se podía andar por las calles tranquilo sin temor a ser asaltados o robados, es decir, los choros en la cuarta eran tan decentes que solo tenían el titulo de ladrones, pero no ejercían su profesión, no robaban ni atracaban a nadie. También reconoce que en esa etapa hubo cantidades de presos políticos, torturas, masacres, toques de queda, suspensión de garantías, pero con todo eso según él, repito, se vivía mejor.

Ahora bien, resumiendo: ¿Por qué digo que el titulo de dicho artículo, tenía que ser "Yo vivía mejor en la cuarta que ahora"?. La respuesta a esta interrogante la da el mismo autor: En la cuarta él podía comprar un carro barato y pagarlo en cómodas cuotas, se podía viajar a Miami y llevar una catajarrea de real ( lo de catajarrea es mío) y se regresaba limpio porque todo quedaba en los casinos (que manera más linda de hacer patria y colaborar con la economía del `país). El podía viajar a Margarita en avión y traerse toda la mercancía que le daba la gana junto a su esposa e hijos, además en la cuarta el logró tener un bojote de novias (modesto el muchacho).

Dicho lo anterior, que he resumido para no ser tedioso, me gustaría que el señor Rafael Enrique Chacón, autor del referido articulo me respondiera cuantas personas en la cuarta podían disfrutar de todo lo que él dice en su escrito, porque si él se olvida, o ignora porque llegó Chávez a la presidencia y esta revolución se ha mantenido a pesar de la desaparición física del comandante, y ya que él cita unos datos históricos, yo le voy a contar dos cortos relatos que viví en la cuarta, por allí por el gobierno de el sátrapa de Romulo Betancourt:

Yo tuve la dicha de ser criado por una familia que tenia los recursos económicos para vivir bien; el hogar de mis abuelos, una finca con una casona de dos plantas, en cuya cercanía había un barrio con casas de bahareque y techo de palmas de coco llamado "la Casimba", que hoy aun existe pero totalmente con casas modernizadas. Yo era asiduo visitante de ese lugar porque siempre me ha llamado la atención la gente humilde. Un día entre en uno de esos ranchos a visitar a los hijos de los dueños que eran mis amigos. Cuando entré a la cocina donde estaba un fogón (no tenían, porque les era imposible comprarla, una cocina a gas o de Kerosén y así estaba la mayoría en ese barrio y todos los de la Cumaná de la época), me llamó la atención un hueso de pescado, creo, que estaba colgando directo al centro de las tres piedras que componían el fogón. Me extrañó aquello, luego con el tiempo me enteré que ese hueso lo utilizaban para darle sabor al agua con la vitualla que montaban en un canarín, porque no tenian como comprar un poco de carne o pescado. Esa gente no podía darse el lujo de comprar un carro así se lo dieran sin cuota inicial y eso pasaba con todos los habitantes de los barrios, era muy raro quien tuviera un cacharrito. Mucho menos podían darse el lujo de viajar a Margarita y a Miami ni se diga.

Lo otro: cuando salí de primaria ingresé al liceo Antonio José de Sucre, pude hacerlo gracias a mis abuelos que me compraron todo lo necesario para mi ingreso a la secundaria, pero muchos de mis compañeros de primaria no pudieron continuar sus estudios porque en el liceo no los aceptaban con alpargatas y tenían que llevar camisa manga largas, pero sus padres carecían de los medios para comprarles, hasta los útiles escolares.

Haga usted señor Chacón, una comparación de esto con lo que está sucediendo en esta revolución y déjese de hablar gamelote que en la cuarta se vivía mejor que ahora. Viviría usted bien que podía comprar carros, casas y terrenos, pero la realidad es que había una pobreza tan extrema que la mayoría de la gente vivía en la miseria. Por eso Chávez se convirtió en la esperanza de esa gente y llegó a ser líder de esta revolución.

hermoj28@yahoo.es



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1645 veces.



Hermo Rosales

Comunicador social, poeta, cuentista, escritor, autor entre otros de los libros, “Evocaciones”, “El jardín de las Dalias”, “Mi abuelo el cazador”. Sus trabajos han sido publicados por los diarios “Provincia”, “SigloXXl”, “El Norte” y la revista “Síntesis”, es cofundador del semanario “Anzoátegui hoy”

 hermos4848@yahoo.com

Visite el perfil de Hermo Rosales para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a256989.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO