Derrota

Si luchas por un mundo distinto y más humano, y decides llevar tu lucha hasta la muerte,… no te lo perdonarán; serás maldecido y acosado, te presentarán como un hombre abominable.

Serás señalado en todas partes como un hijo de puta, y tendrás que acostumbrarte a escucharlo en todos lados.

Serás el festín implacable de todas las aves de carroña de los medios.

La gente idiotizada y cobarde comenzará a catalogarte de haber cometido crímenes innombrables, y a donde te vean (en la calle, en plazas, parques, restaurantes o mercados) te gritarán: "¿A dónde carajo te irás a meter cuando caiga este régimen?".

Hasta en tu familia te podrían catalogar de intolerante, de estúpido, bruto, feo y "unido a la bestial chusma".

(La familia suele ser un reducto infernal para el sacrificio a favor de los más necesitados y los desafíos del pensamiento).

Muy pocos en este mundo están preparados para tener un destino.

En las cayapas que se forman en las mamparas en los hogares es donde trituran a la mayoría de la gente y lo acaban haciendo eunucos y "decentes". Es en estos pantanosos combates donde la mayoría cede y entrega las armas.

Si persistes en ser tú mismo muchos desearán acorralarte, acosarte, condenarte, y ante tu solidez moral se desatan los ventarrones del odio. Y entonces difundirán que estás destruyendo a muchos seres, y te soñarán con pesadillas de bilis negra.

Te llamarán hijo de puta (o puta), ladrón, corrupto o degenerado, enchufado o miserable, ramplón y sucio, comunista ignorante.

No te van a dejar nunca en paz.

Jamás te dejarán tranquilo, a menos que decidas cambiar tu progenitura por el consabido plato de lentejas, y te vuelvas un tipo "decente", insistimos.

Así está hoy Venezuela por no arrodillarse a las exigencias del imperio gringo. Todo lo que haga Venezuela en el mundo será catalogado de feo, dictatorial, terrorista, horrible, criminal, monstruoso, abusivo, perverso, falso y odioso.

Por eso EE UU, Canadá y la Unión Europea tiemblan como ratas ante nosotros.

Ante los ataques bestiales, las mentes de los débiles se entregan, y ceden, y todo el ser de estos pobres hombres se convierte rápidamente en enfermizo odio.

Luchar y resistir no es para seres endebles: si tú te entregas verás cómo te llamarán bello, decente, ecuánime, inteligente, justo, recto y formal, equilibrado y amable. Obtendrás el título "distancia y categoría" entre la prole de los desalmados. Serás un hombre o una mujer con el (la) que se puede hablar ecuánimemente. Pero entonces te habrás convertido en un abominable y despreciable pendejo y lo sentirás hasta en las entrañas. Podrás tener todo lo terrenal que te ofrece este dantesco capitalismo, pero hasta ahí…; y sabrás que habías nacido para eso, para ser tipo "ecuánime" que ni huele ni hiede.

Eso pasará, pues con tu mezquina vida.

Y entonces tendrá que asumir sin muchos aspavientos tu estampa de maniquí, de tentetieso, de vacuo.

(¿Para qué te servirá seguir en este mundo cual bagatela que cualquiera ultraja o utiliza a su antojo? …)

Bueno, en fin, que cada cual escoja a lo que aspira en este mundo...

 

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3922 veces.



José Sant Roz

Director de Ensartaos.com.ve. Profesor de matemáticas en la Universidad de Los Andes (ULA). autor de más de veinte libros sobre política e historia.

 jsantroz@gmail.com      @jsantroz

Visite el perfil de José Sant Roz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Sant Roz

José Sant Roz

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a256946.htmlCd0NV CAC = Y co = US