¿Se dividirá el Gran Polo Patriótico?

Hay vientos suaves que soplan en el campo del chavismo. Vientos que arrastran voces agoreras. Esas voces provienen de quienes no piensan que por las ansias de querer un trozo mayor de la torta, podrían poner en peligro no sólo a la revolución, sino el legado del Comandante Chávez. O por querer ser más papistas que el Papa se haga naufragar el proyecto más significativo y hermoso para el cambio que tanto se ha pregonado y buscado por décadas en este país. La historia está llena de actos divisionistas no sólo dentro del territorio nacional, sino en otras latitudes. Actos que han llevado al fracaso a intentos por realizar una revolución por pazguata que sea. Venezuela sabe mucho de divisiones. El primer partido que se dividió más de una vez, fue AD. Luego fue Copei. Por esa misma senda se fue URD. Y así otros partidos de menor cuantía. Pregunto: ¿Dónde están esos partidos, hoy día? En el foso hecho pedazos. Los trozos, que queda de ellos deambulan buscando oxígeno para ver si vuelven. ¿Podrán volver? Es posible. Todo depende de la torpeza o de la inteligencia de la dirigencia del Gran Polo Patriótico.

A tan sólo días de la sólida victoria de las fuerzas de izquierda en las municipales, se oyen ruidos del lado del chavismo. Se habla de la soberbia y el autoritarismo del PSUV, al escamotearles la victoria a candidatos del PCV. Pareciera que al PPT también. Eso es lo que se oye. ¿Es verdad? Yo no lo sé. Pero lo cierto es que algunos dirigentes de esos partidos están sacando cuentas. Sumando y sumando. El resultado es que entre ellos tendrían más de 500.000 votos en todo el país. Y si usted le añade el canto desafinado, pero canto al fin, de Eduardo Samán en Caracas, estamos en presencia de algunas filtraciones que podrían perjudicar grandemente al chavismo en el próximo evento electoral: las presidenciales.

En efecto, se está hablando de que podría, en los próximos meses, abrirse un abanico para los que se autodefinen como los verdaderos izquierdistas y chavistas. Esa tendencia, si es que la hay, es muy peligroso para el proceso revolucionario. Por esas hendiduras puede colarse la derecha y dar con el traste con los sueños de Hugo Chávez. En cada oportunidad que tiene el camarada Diosdado Cabello de hablar en su programa "Con el mazo dando" o en una concentración aquí o allá, donde le toca hablar, llama a la unidad. No se cansa de hacerlo. ¿Por qué será? Algo huele este líder del chavismo puro. Algo observa y oye. ¡Carajo! sería criminal que un grupo de gente que se dice de izquierda y chavista, promueva la división. División que podría barrer con el morral de nuestro Comandante. ¿Qué haría esta gente, si por desgracia la derecha volviera al poder? ¿Se irían a la guerrilla? ¿Volverían a las torpezas de la década de los 60? ¡Ojo, mucho ojo! La dirigencia del PSUV tiene que cerrar filas a tiempo y nutrir a las bases de conciencia, conciencia y más conciencia. Y deslastrarse de quienes tengan que deslastrarse. Tomar medidas ahora para preservar el mañana. ¡Unidad, unidad, y más unidad! ¡Revolución, revolución y más revolución!

Puerto Ordaz, 16 de diciembre de 2017.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2095 veces.



Teófilo Santaella

Periodista, egresado de la UCV. Militar en situación de retiro. Ex prisionero de la Isla del Burro, en la década de los 60.

 teofilo_santaella@yahoo.com

Visite el perfil de Teófilo Santaella para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Teófilo Santaella

Teófilo Santaella

Más artículos de este autor



US Y ab = '0' /actualidad/a256603.htmlCd0NV CAC = Y co = US