El PSUV, PPT y PCV

El Partido Socialista Unido de Venezuela, PSUV, bajo la conducción de Nicolás Maduro y el constituyente Diosdado Cabello, presidente y vicepresidente de tal organización política, respectivamente, fundada por el comandante Hugo Chávez, vistieron de rojo el mapa de Venezuela este 10 de diciembre de 2017. Claro, contando con la aceitada maquinaria electoral y, para qué negarlo, con la participación activa del chavismo duro que, pese a la crisis sigue resistiendo, con sus esperanzas adheridas al chavismo, como en la consigna: "Aquí no se rinde nadie".

Por otra parte, se ha leído por ahí que el fulgurante triunfo del PSUV en estas municipales 2017, se producen también merced a la estrategia insurreccional de la MUD, con sus terribles guarimbas que puso al país a las puestas de la guerra civil y su posterior ambigüedad, de sí o no de participar en las contiendas electorales; todo ello tiene a sus militantes como can en patio de bolas: confuso y dubitativo, mirando en diferentes direcciones. Aterido. Además que tampoco proponen soluciones sino que han pedido y logrado la congelación de cuentas del Estado Nación en el exterior, una cosa horrenda, otra guarimba, pues. Esta misma semana hemos visto cómo Julio Borges anda por Europa pidiendo ayuda humanitaria y demás formas de intervención indebida en Venezuela, ¿será ingenuo pensar que gobierno y oposición acuerden trabajar unidos para la solución de los problemas que padecemos?

Así, pues, como Venezuela se vistió de colorado ("De colorado se viste el cardenal y por eso le dijo a mi morena que se alise el copete pa´ bailar", dice un golpe larense). La cosa es que existe gran emoción para muchos en Barquisimeto, ya que cuando se perdió la alcaldía con Amalia Saez las culpas también las repartimos por igual a su gestión y a la dirigencia regional y local del PSUV; ahora, con una nueva estrategia, la Revolución recupera la alcaldía de la capital del estado Lara. Como dice la Almiranta Carmen Meléndez: "Se alineado los planetas y ahora no hay escusas para trabajar juntos en la solución de los problemas"; sin embargo, las elecciones del domingo 10 de diciembre debió producir tristeza y decepción para otros coterráneos.

Por ejemplo, un amigo que sudó la gota gorda como parte del equipo de campaña del PCV, aunque él en conversas personales años atrás solía acusar al partido del gallo de traidor a los ideales marxistas leninista porque hace años pactó y apoyó a Caldera II; pero en esta y quién sabe por qué sería llenaba su muro de Facebook con propaganda de su gallo rojo; y salía en recorridos emotivos acompañando al concejal que tienen los comunistas en el barquisimetano municipio Iribarren del estado Lara, y otros guaros que apoyaron también al único concejal en Iribarren por el PPT, por eso creo que deben andar cabizbajos, caminando con las manos hacia atrás cual La Pantera Rosa cuando se pone a cavilar, armando nuevos planes de aventuras sin cuento. Así entienden estos compas la política, son rebeldes sin causa o repetidores del infantilismo de la izquierda tradicional, según han denunciado por esta misma reconocidos articulistas.

Organizaciones éstas que, con las nuevas generaciones de sus militantes, repitieron el viejo esquema de la izquierda borbónica venezolana de los años de 1970 y 1980, que no llegaban a tener sino eso, uno o dos concejales; gente que, de acuerdo a lo dicho por Maduro en la cadena de radio y televisión de la noche del lunes 11 de diciembre de 2017, sucumben ante sus enormes egos. Aunque tengan una vocecita dulzona y se consideran ultra revolucionarios.

Siempre andan construyendo nuevas referencias de fantasía, digo yo, no sé, pero siempre marginado dizque por su radicalismo de trasnocho cultural neomarxista inaplicable, además algunos han tenido breves pasantías como ministros pero que tampoco hicieron mayor cosa, ya que no todo es soplar y hacer botellas; cuando estuvieron en el gobierno de Chávez tuvieron ciertas iniciativas y luego tal vez por diferencias ideológicas han sido puestos en remojo y ellos mismos se lavaron el paltó; se fueron del PSUV, fundaron tienda aparte, luego se abrieron, pues, y andan ahora haciendo la revolución a sus modos respectivos.

O haciendo, recordando en esto aquel libro de Pearse, haciendo cosas con palabras, descubrieron lo obvio, por ejemplo que el Arco Minero del Orinoco afecta la ecología del lugar, ¿cuál la actividad antrópica que no genera impacto ambiental? Entonces propalan que Maduro ha entregado esa zona a los intereses trasnacionales; pero olvidan que Maduro les oyó y hasta nombro un viceministerio para atender esa problemática, aunque eso ya era de por sí un desastre y que la burocracia del Estado evita cualquier avance de la revolución, que se han formado nuevos grupos de presión y hacen de la corrupción su modus vivendi; eso es cierto, sin advertir que con el nuevo Fiscal General está combatiendo eso desde adentro. Pero, en fin, hay que entender que la crítica también es muy buena y el que manda debe oír aunque sean las más acervas verdades, decía Simón Bolívar.

Volviendo al punto central de esta nota, digamos que, como disidentes en Caracas y otras parte, se les unen ahora por estas tierras larenses, juntos, pero no revueltos los concejales del PCV y PPT. Dos enanos electorales que sustrajeron al Polo Patriótico aproximadamente 15 mil votos, en cifras redondas disponibles en el CNE, 8 mil y tanto el comunista y 7 mil setecientos el petetista. Según un experto electoral entrevistado el referido lunes 11 por SOMOS TV, con tales votos tienen al menos garantizado que repetirán en sus concejalías. La cosa es que mientras esté funcionando la Asamblea Nacional Constituyente no podrá haber elecciones en los ámbitos legislativos a la vista, por lo que se supone entrarán seguramente en negociaciones (he allí sus respectivos objeticos últimos) tanto con la gobernadora Carmen Meléndez como con el alcalde Jonás Reyes. ¿Sería ese el último objetivo?

Barajo el tiro, como se leía en el libro de Juan Camejo. En la Revolución Bolivariana, que por cierto, para muchos de estos compas de la ultra no es una cosa ni la otra lo que se perfila son más confrontaciones tanto en los ámbitos político-electorales como en el desarrollo de las contradicciones sociales en Venezuela, porque la cabuya siempre revienta por lo más delgado; entonces, quienes no entienden que todos deben remar hacia unos mismo objetivos sino que se subdividen cada vez más, no andan sino buscando pescar en río revuelto. Feo eso.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 714 veces.



Luis B. Saavedra M.

Docente, Trabajador popular.

 luissaavedra2004@yahoo.es

Visite el perfil de Luis B. Saavedra M. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis B. Saavedra M.

Luis B. Saavedra M.

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a256481.htmlCd0NV CAC = Y co = US