Reflexiones en positivo

Qué difícil resultará la creación de un partido único

El presidente ha llamado a la creación de un partido único para el año entrante, esto se ha convertido en el tema de conversación obligado de quienes están identificados con el proceso de cambios. Las opiniones son muy variadas, desde las más favorables como las más adversas. Algunos solo la respetan y otros la apoyan. Desde mi punto de vista creo que es una buena idea ya que eso permitiría la orientación única de las acciones, objetivos y metas, si estamos ordenados y disciplinados, al igual que un equipo de remeros interpretan a su entrenador y director, actúan de manera armónica y al unísono, todos en el momento justo, con la fuerza necesaria, y en la misma dirección para optimizar el rendimiento y minimizar el esfuerzo tras la búsqueda de los objetivos.

Por otro lado la cantidad de criterios personales e interpretaciones personalistas de la revolución será menor. Habrá menos directivos de la organización que respalda al proceso y será más fácil ponerse de acuerdo en la toma de decisiones o en la transmisión de las líneas partidistas.

Lo que pareciera inminente es la resistencia que aparecerá por parte de aquellos que se estimen dirigentes y se creen con derecho a ser directivo de la organización política, que al ver mermada sus posibilidades se resistirán a ceder el paso a otros. Habrá quienes no querrán estar en
una organización donde no ocupen un cargo directivo, otros se irán con quienes los han mantenido a su lado con algunas dádivas.

Hay algunas características del ejercicio de la política tradicional venezolana hay una que parece muy relevante; hay quienes después de ocupar en alguna organización se resisten a ceder la posición y si eso está planteado, y me refiero al dejarle paso a otro para que ocupe las posiciones de dirección, es frecuente que forme otro partido que lo coloque de directivo aunque por lo general no pueden jugar un partido de dominó porque no tienen quien lleve la cuenta, dicho de otro modo podrían reunirse en un ascensor. Y esto no es exclusivo de quienes están en la oposición, podemos ver la aparición de organizaciones de algunos que estuvieron en el gobierno o lo apoyaron y luego de perder la posición de relevancia formaron su partido hasta desaparecer del mapa político, por ejemplo Rafael Simón Jiménez, aquel que fue presidente de la Asamblea Nacional.

Una de las cosas que diferencian a los que han fracasado y quienes han vencido en lides está en que algunos movimientos tienen muchos comandantes y pocos comandados, como en el caso de la guerrilla venezolana de los sesenta y el pueblo vietnamita que tuvo un comandante y muchos comandados y venció al ejército de Estados Unidos. Esa sería una de las ventajas de un partido único, pero significa que muchos de los llevan la revolución en la boca para vivir de ella, esos escuálidos de boina roja, que al mejor estilo de la cuarta república, a fuerza de labia o por sumisión al dueño del dedo mágico, ocupan cargos directivos que ofrecerán resistencia a la creación del partido único. No se si el presidente lo sabe pero muchos dirigentes están en esa condición.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2944 veces.



Sigfredo Leal Levy


Visite el perfil de Sigfredo Leal Levy para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: