Triunfo electoral, derrota geopolítica

Felicitaciones a la revolución por ese triunfo extraordinario y de apoyo popular alcanzado en las elecciones regionales el pasado 15 de octubre.

No obstante, el riesgo que veo es el triunfo geopolítico alcanzado por la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) en Venezuela. Ahora administrarán los estados más ricos del país, los que generan los mayores ingresos al fisco nacional: Zulia y Anzoátegui los lomitos petroleros; Táchira, el puente comercial con nuestro tradicional socio como lo es Colombia; Mérida y Nueva Esparta, los principales destinos turísticos del país. Si ganan Bolívar, controlarán el territorio con la principal fuente de riqueza minera (oro, hierro, coltán, diamante, aluminio, bauxita, etc) e hidroeléctrica del país.

Aquella retórica de advertencia que, de manera insistente, hacía el máximo líder de la revolución, Hugo Chávez Frías, se hizo una realidad. Recuerdo, que en su programa "Aló Presidente", Nº 310, celebrado el 4 de mayo de 2008, en el Salón Ayacucho del Palacio de Miraflores, nos decía:

"… Ellos tienen en sus planes, por ejemplo, la oposición, el imperio, el imperio y sus... no digamos sus aliados, sus lacayos aquí, ellos tienen en sus planes mantener el estado Zulia, tienen en sus planes ganar los Andes sobre todo están enfocados, vean ustedes Táchira y Mérida, vean ustedes son territorios continuos, tienen... están empeñados en ganar Barinas, además dicen que con eso me dan un golpe mortal, Apure. Ya esta figura, ya esto, esto configura -vean ustedes- la media luna venezolana ¿eh? Ellos van a tratar de levantar un movimiento secesionista, golpista, desestabilizador, por eso es que yo he dicho y le he dicho al partido y a todo el pueblo que estas elecciones regionales son las más importantes de la historia venezolana." (…) "Esto forma parte del plan central de operaciones del comando que tiene el imperio norteamericano, la CIA y todo su poder y los lacayos venezolanos…"

Los resultados electorales del 15 de octubre abren las posibilidades de un movimiento secesionista en nuestro país. Desde una perspectiva geopolítica, ahora el imperio intensificará sus acciones de querer ponernos de rodillas de una vez por todas. Ellos poseen el 80% de nuestra deuda soberana y de PDVSA, que pudieran reclamarnos su pronto pago, llevarnos al default o la implosión social necesaria para justificar la intervención e instalación de un gobierno paralelo en nuestro territorio que rinda cuentas al Imperio del Norte.

Es por eso, que de entrada considero, que si los gobernadores de oposición electos no reconocen de una vez por todas a la Asamblea Nacional Constituyente, es muy probable que el gobierno revolucionario se vea en la obligación de tener que montar gobiernos paralelos e incrementar al máximo el posicionamiento militar en esos territorios. De lo contrario, corremos el riesgo del desarrollo en el corto y mediano plazo de un proceso secesionista como lo advertía Hugo Chávez.

LAS AMENAZANTES OPORTUNIDADES POST-ELECTORALES DEL PENTÁGONO

Los asesores de la Casa Blanca saben nuestras debilidades como sociedad y nuestras fortalezas como territorio, dado las inmensas riquezas que poseemos. Ahora, saben que con el triunfo opositor en esos cinco territorios geopolíticamente estratégicos, además fronterizos, se les abre las posibilidades de una mayor y mejor intervención en Venezuela. Saben que somos altamente dependientes de las importaciones (70% de lo que consumimos lo importamos) y que no tenemos las reservas internacionales ni los ingresos en divisas suficientes para financiarlas. Asimismo, saben que la producción de bienes y servicios de primera necesidad lo siguen controlando los gremios tradicionales opositores al gobierno: Fedecámaras, Consecomercio, Venamchamp, Fedenaga, Fedeagro, Conindustria, Cavefar, entre otros.

Es un hecho público y notorio que el gobierno de Donald Trump no sólo amenaza, sino que actúa con mucha determinación para derrocar al gobierno revolucionario de Nicolás Maduro, así lo ha demostrado en los últimos dos meses –sanciones políticas y financieras, bloqueo económico, sanciones migratorias, entre otros- Su gobierno, que rinde cuenta a los intereses del complejo industrial, militar, energético y financiero más poderoso del planeta, no perderá ninguna oportunidad de profundizar la desestabilización social y la ingobernabilidad lo más pronto posible.

Las nuevas oportunidades post-electorales que se le presentan al gobierno de Donald Trump para llevar a cabo sus planes "macabros" en nuestro país se dan en un escenario cargado de dificultades para la revolución, entre ellos:

  • Cuentan con un Dólar Today superando la barrera de los 31.000 Bs./$ y sus efectos directos en la inflación venezolana –la más alta del planeta-;

  • Con la OEA instalando una especie de Gobierno "paralelo" en su sede, por medio de los jueces "usurpadores" nombrados por la Asamblea Nacional en desacato;

  • Con la liberación de territorios fronterizos colombianos por parte de la guerrilla, les abre las posibilidades al incremento de las acciones paramilitares en nuestra frontera;

  • Con la proximidad a la autosuficiencia energética por parte de Estados Unidos gracias a la técnica del fracking y sus aliados dentro de la OPEP, México, Brasil y Canadá, limitan las oportunidades de exportar el crudo venezolano a nuevos mercados en el continente americano;

  • Con una producción petrolera relativamente baja, cercana a los dos millones de barriles diarios; y los precios del petróleo en unos niveles que mantienen nuestros ingresos fiscales deficitarios, que son insuficientes para financiar un gasto público en crecimiento y mantener a una porción de la población ambiciosa que busca el mejoramiento socio-económico con mínimo esfuerzo (dependientes y corruptos). Esto ha obligado al Gobierno a devaluar la moneda oficial (Dicom) en los últimos meses de 700 a 3000 Bs./$.

  • Y, finalmente, con la desesperación del Imperio del Norte, de querer detener los avances geopolíticos entre China, Rusia y Venezuela.

Ante ese escenario, nos atrevemos a concluir, que en el corto y mediano plazo, veremos cómo se intensificarán las acciones imperiales para detener el reforzamiento de la paz y la democracia obtenida después de los procesos electorales del 30 de julo y del 15 de octubre de 2017.

Ellos saben que por la vía de la paz no podrán intervenir ni derrocar al gobierno revolucionario. Por eso, veo que vendrán más acciones de presión política y económica por parte del imperio sobre nuestro país, incluso, parecido a los procesos de intervención militar en Libia y Siria, donde conformaron un Estado "sombra", que responde a los intereses de Estados Unidos. Su estrategia para intentar dominarnos es el caos político y no la paz, todos sus manuales y hechos empíricos así lo demuestran.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1264 veces.



Andrés Giussepe

Doctor en Gerencia, Especialista en Política y Comercio Petrolero Internacional y Economista de la Universidad Central de Venezuela. Secretario Nacional del Movimiento Profesionales de Venezuela.

 agiussepe@gmail.com

Visite el perfil de Andrés Giussepe para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Andrés Giussepe

Andrés Giussepe

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a253790.htmlCd0NV CAC = Y co = US