La culpa es de la oposición

Nota de Aporrea: Publicado originalmente en Últimas Noticias Lunes 10 de Marzo de 2003
Durante los quinquenios gubernamentales de la “IV república” se hizo costumbre que el gobernante de turno eludiera responsabilidades con una frase que devino clásica: “La culpa es del gobierno anterior”. La excusa se utilizaba aún cuando el anterior gobernante correspondiera al mismo partido, como ocurrió cuando CAP sustituyó a Lusinchi. Lo que hacían entonces era alegarlo “sotto voce”: “Compañero, no se ponga con vainas, que esto lo dejó así la doctora Blanca Ibáñez”.

El gobierno anterior era acusado hasta de las cosas que no se podían prever mientras los inculpados estaban en el poder, tales como fenómenos naturales, sequías y otras desgracias.

Los dirigentes del partido de turno declaraban, indignados a la prensa: “Claro, ¡cómo no iba a ocurrir una inundación, si aquí en cinco años no limpiaron las alcantarillas!”.

La tradición se cumplió sin alteraciones hasta la finalización de la “IV” y el comienzo de la “V república”. A partir de entonces se consideró innecesario echarle el muerto al gobierno anterior. El Presidente Chávez cada vez que pudo le endosó las culpas a los que gobernaron durante los cuarenta años de la conchupancia, sin excepciones de ninguna clase. El asunto resultaba lógico pues en el fondo eran los mismos.

Claro está que la oposición, desmoralizada al principio, comenzó a responder cada vez con mayor desfachatez. Esto ocurrió a medida que compro baban que los funcionarios de niveles medios y bajos eran los mismos burócratas colocados en los cargos por la partidocracia y atornillados en los mismos gracias a leyes contra despidos, decretos de inamovilidad laboral y tribunales de carrera administrativa, compuestos por compañeros de partidos.

Más tarde la concertación mediática, fenómeno único en el mundo, confabuló a las televisoras privadas para responsabilizar a Chávez como culpable de todos los errores. Lo único malo fue que la oposición, unida en un solo bloque, no se dio cuenta que al meter todos los huevos en una canasta, podían aplastarse juntos con un solo sacudón. Entonces se lanzaron al paro, saboteo de Pdvsa, cierre de escuelas y obstaculización de la actividad gubernamental en todos sus niveles.

Para su desgracia fracasaron y ahora es el gobierno, cuando algo no funciona, el que denuncia: “La culpa es de la oposición”.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3230 veces.



Augusto Hernández


Visite el perfil de Augusto Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Augusto Hernández

Augusto Hernández

Más artículos de este autor


Notas relacionadas