En campaña electoral con sospechoso de corrupción pegado a la pata

 

            Advertencia: Imaginaria conversación con un candidato; aunque no deja de coincidir como por demás con la vida. Por lo que, por si acaso, debo poner aquella coletilla según la cual, “Es imaginación, cualquier coincidencia con la realidad serían vainas del azar o pura casualidad.”

 

--------------------------------------------------------------

            El candidato se siente muy seguro, tanto como un atraco electoral, no sería un fraude, sino que ganaría cómodo o hasta cagado de la risa, aunque la pequeña historia provincial no da motivo para ello; quizás por esto último se echó encima ese que creen muchos podría ser un bacalao o pesado fardo, porque en las noticias se le menciona como socio significativo en una larga lista de negocios. Y es que el candidato, pese algunos detalles, en el espacio donde ahora se mueve se siente como Hernán Cortés o Diego de Lozada, un conquistador en medio de una indiada. Con esas actitudes para hacerle más pesado el asunto a quienes pudieran favorecerlo por aquello de creerlo “el menos malo”.

            Por supuesto, muchos creen que la política es tan sencilla como que si dos tipos, más dos, reunidos en un espacio forman un grupo de cuatro. En este país, no es difícil hacer una lista, corruptos han sido líderes que han ganado y vuelto a ganar elecciones pese los cargos contra ellos y cuyas riquezas no pueden ocultar, en lo que tampoco empeño ponen; pues su talento se les va en eso. ¿Para qué fingir una vaina que no pueden? Por eso al candidato, no le preocupa que el tipo que carga a la pata lo hayan señalado en investigaciones de asuntos turbios. Un simple moralista o sencillamente obcecado por la pulcritud, aun tratándose de un amigo, le pone a distancia hasta tanto las aguas tomen su nivel. Pero los políticos “echaos pa´lante”, esos que sólo le interesan los resultados no se paran en remilgos y por eso “que a mi amigo y partidario de mi candidatura con muchas cosas de las cuales necesito, empezando por votos y lo que ellos facilita, lo estén investigando; eso qué importa”. “¿Pa´ qué quiero yo un moralista, un  hombre recto y cristalino que no arrima votos al mingo o a la urna?” “Además, llevo tantos años en esto de estar en cargos por elección que lo único que me quita el sueño precisamente es ganar y para eso, cualquier cosa, persona o arma sirve”.

              “¿Para qué me sirve un tipo con ideas para gobernar, si lo que interesa sobremanera ahora es llegar primero? Luego haremos como vayamos viendo”.”Además, ¿quien dijo que aquí me quedaré si a mi no me gusta esta vaina”?

             -“No importa lo que digan de él, pues seguro estoy que saldrá bien de todo eso. Y de ser necesario, haremos lo posible para que todo quede como siempre, en el olvido. Además, me hacen falta los votos que pudiera aportarme, que se irían a lo mejor con el contrario si le saco el cuerpo y entiende que si no lo juzgo, por lo menos si le muestro desconfianza. Estos no son momentos para andarse con moralismos y menos para fijarse en vainas que todo el mundo hace y nada pasa.”

            Como se dice en el lenguaje coloquial, “el candidato es todo un pozo de risas”,  cuando alguien con suma discreción le sugiere ponga distancia entre el tipo y él, porque aquél parece rayado. Y lo que es más, responde de manera que al tonto que aquello aconseja deja atónito:

            -“No compadre. Ese tipo tiene un cerro de votos amarrados y si le rechazo o doy muestras de haberme hecho eco de lo que se le acusa, se los lleva pa´ otra parte. Él lo que necesita ahora es respaldo y protección para que, si está metido en vainas, quienes investigan se queden en el aguaje mismo y yo necesito lo que tiene y puede darme, sus votos y lo que hace falta para lograr que estos aumenten como los precios de la comida.”

            Mira de nuevo a su interlocutor con conmiseración y continúa como quien, pese todo se siente obligado a excusarse, pues se trata también no de sólo un votante sino de alguien que puede poco o mucho, influir sobre los votantes y por ende su opinión le importa, continúa:

            -“No te olvides que eso de amor con amor se paga, entre nosotros es un clavo filosofal, una vaina que está por encima de la moral y lo que digan los padres de teorías, credos, grandes teóricos de la revolución. Él y otros como él, tienen que ver que yo esté ahora en el rol que estoy. Si no hubiese sido por ellos, empezando por él, no estaría aquí sino en un rol un poco oscuro que hasta haría mi imagen más difusa y estoy claro que he venido últimamente atravesando tiempos y caminos donde los vientos siempre me vienen de frente.”

            -“¿No teme usted que en los próximos días quienes han abierto las averiguaciones de los asuntos donde ese personaje aparece envuelto informen cosas nuevas, y algo de eso resulte verdad y a usted le compliquen las cosas?” “¿No teme que él sólo hecho que se le nombre por lo que se le nombra en las noticias, afecte su candidatura?”

         -“Tranquilo potro. Quien eso averigua sabe bien lo que nos estamos jugando. Su cordura y comprensión de todo, tomando en cuenta hasta dónde el mismo está comprometido con el proceso, sabe bien que las elecciones son el 15 de octubre, como decir mañana mismo. Por eso, nada le cuesta ponerle el pie al freno, darle tiempo al tiempo y hacer lo que deba hacer cuando “repiquen las campanas”. Después de esa fecha, podrá hacer lo que “tiene que hacer” y si halla al hombre responsable y le imputa, hasta todos limpiaremos nuestros pecados, pues esos delitos serían de vieja data. Por ahora, de lo que se trata, es de sacarle partido a quien parece, según dicen, supo sacárselo a las circunstancias.”

            -“¿No teme usted candidato que el hombre, hasta ahora sólo sospechoso, más tarde lo imputen, porque le encuentren culpable? ¿En ese caso no sería bueno aquello de mientras veas las barbas de tu vecino arder, no vaya a ser lo envuelva a usted en aquellos asuntos?”

            -“Político que no se arriesga, como en todo, no va a ninguna parte. Sé bien los peligros o mejor los riesgos que corro. Ahora mismo pudieran estar diciendo que no me cuido de aparecer al lado de alguien que pudiera estar directa o indirectamente enredado en una cosa oscura, pero eso no ha llegado a la categoría de huracán, por ahora es una simple briza y al contrario, lo que de él me aporta si tiene el nivel de huracán. Cuando eso reviente, si es que lo hace, seguro estoy, ya habrán pasado las elecciones y llueve y escampa, como decía CAP”. “Además, fíjate bien, la oposición no se ha hecho eco de ese asunto. ¡Por algo será!”.

           El candidato calló un momento, interesado en dejar bien expuesta su justificación y volvió sobre el tema:

          -“Fíjate tú, que alguien que antes se había ocupado de esas denuncias, hizo mención de Ramos Allup. Solicitó que al dirigente de AD se le averiguase también. Eso, sin duda, sirve para explicar porque la oposición y sobre todo AD, no tiene interés que ahora, en esta coyuntura electoral, se  levante esa polvareda.”

            Volvió a callar, miró como quien escruta allá a lo lejos y dijo para dejar cerrado el asunto:

            -“Ganar estas elecciones no es fácil. Pese al drama que atraviesa la oposición, el nuestro también es de mucho peso. Diversas razones hacen que la gente tenga como poco interés en estas elecciones. La Constituyente, que fue en verdad un verdadero fenómeno, no ha aportado después de dos meses de aquella casi hazaña, nada que al pueblo entusiasme y le haga renacer las esperanzas, sin hablar de otros temas que hablan otros pero nosotros no. Allá ellos con sus códigos arcaicos, rígidos que no sirven para lo que es fundamental y primario, mantenerse en el poder.  Y para eso, ganar votos cuesta, es costoso y donde sea que uno halle lo que o a quien pueda satisfacer esa necesidad no se le puede desperdiciar por asuntos de moral. Sobre todo cuando ésta no está en el ojo del huracán o atravesada como viga en el nuestro”.

            ¿De dónde saldrá tanta información relacionada con el amigo del candidato, será de la Fiscalía General de la República?”

            Amanecerá y veremos.

 

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 455 veces.



Eligio Damas


Visite el perfil de Eligio Damas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eligio Damas

Eligio Damas

Más artículos de este autor



US Y ab = '0' /actualidad/a252698.htmlCd0NV CAC = Y co = US