Me cansé de tanta autocrítica

Al parecer somos muchos ya que estamos obstinados de oír la palabra autocrítica desde hace años y seguimos en lo mismo. No, en lo mismo ¡no! Cada vez peor. Y al parecer es el grito desesperado que nos lanza Luis Britto en su artículo "Hagámoslo ¡pero ya!" Y me apoyaré en este artículo, en algunas cosas puntuales que tienen que ver con el desespero. Luis Britto, y muchos otros muy competentes en la materia política del país, recomiendan, insisten repetidamente, denuncian, señalan hasta el cansancio… Pero pueden ustedes, apreciados lectores, contestar si ¿le han hecho algún caso? ¿A ésta y otras insistencias? El Gobierno pareciera ser sordo a los argumentos de otros que no sean del partido. Cuando Earle Herrera habla de sectarismo ¿estamos hablando de lo mismo?

El Presidente Maduro habla y habla de autocrítica. Ya lo vengo oyendo desde hace años, sobre todo desde diciembre del 2015, y todo el séquito hablando de autocrítica, y el pobre Pérez Pirela igual. Pero autocrítica ¿para qué? ¿Para calmar los desánimos? ¿Para consolarnos tontamente del fracaso, de la situación? Si se habla de autocrítica y no se corrige, ¿no es peor?

No sé ustedes pero ya yo entré en fase de desánimo, y aunque no debería escribirlo, me confieso sincera. Sincera para manifestar mi asombro, por ejemplo, ante tantas barbaridades dichas por la ex fiscal, de gira por el mundo como una vedette.

Pero si la mitad de las cosas que la ex Fiscal dice a gritos son ciertas, ¿no existió complicidad de parte del gobierno? La Ex Fiscal estuvo en ese cargo no un año, ni pocos meses, estuvo como 10 años. Con el Presidente Chávez y con Maduro, o sea, con el Gobierno Bolivariano. Y sólo ahora, cuando ella salta la talanquera en abril pasado, empieza a denunciar. Y es que ¿sólo ahora el actual Fiscal de la República (a quién le sugiero por cierto bajar un poco los humos) consigue un gigantesco estado de mafia y extorsión dentro del Ministerio Público? ¿Siendo el mismo personaje durante parte de ese tiempo el Defensor del Pueblo? Y ¿sólo ahora la falta de respuesta a la ansiada lista de empresas de maletín que robaron una millonada de dólares se debe a la corrupción de Luisa Ortega y del Ministerio Público? Y ¿la corrupción en PDVSA, faja petrolera y occidente, se está destapando justo ahora, igualmente por causa de la anterior administración? O sea.

Me había jurado no escribir como no fuese para expresar cosas buenas. Imposible. El artículo de Luis Britto me soltó los dedos. ¡Cerrar definitivamente las fronteras con Colombia! ¿Hasta cuándo alguien con poder hará caso?

Y si bien desde que Mario Silva es constituyente y ya no me gusta su programa, veo trozos del mismo (para saber por dónde van los humos) y me anima que oiga y respete, y ojalá aplique en su proyecto, los criterios de mi paisana Pasqualina Curcio, quien tranquilita tranquilita, nos sabe enseñar unas cuantas verdades. Como la de que la ANC y nuestro Presidente no solamente apliquen el ajuste a los precios, (porque ya lo avanzamos: nos van a desaparecer de nuevo los productos), sino también, y muy importante comprometer la producción y el abastecimiento.

Ah, y por el amor de Dios, que no sean medidas espasmódicas, de un momento, tipo el famoso Dakaso, que funcionó muy bien durante unas pocas semanas. Pero vayan ahora a conocer el precio de lavadoras y refrigeradores. ¡Incomprables! Igual los aires acondicionados, pero no esperemos a que Corpoelec nos favorezca con un cambio de equipo. Son medidas muy selectivas, que dependen probablemente del contacto, de la suerte de estar en el momento justo, en el instante preciso, para ser acreedor de ese beneficio. Medidas que favorecen a muy pocos.

Y también quiero referirme, por su importancia y gravedad, a la denuncia de nuestro compañero Jesús Silva www.aporrea.org/educacion/a251950.html sobre el estado de terrorismo que vive la UCV, con sus actuales dirigentes estudiantiles, bajo la anuencia de las autoridades. ¿Hasta cuándo el Ministro de Educación Superior no toma el toro por los cachos y cambia las autoridades con períodos vencidos? ¿A qué y quién le temen?

Y me va a hacer falta el programa de Pérez Pirela en su frecuencia anterior. ¿Cómo se entiende que el mejor programa de VTV durante la época de las güarimbas, con análisis inteligentes, reveladores, sobre todo con la pasión y la vehemencia de su crítica a las mismas, tenga como premio bajarle la frecuencia a un sólo día por semana?

Y….¿dónde está Jordán Rodríguez?

Como escribe otro aporreador por ahí… se cansa uno.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2402 veces.



Flavia Riggione

Profesora e investigadora (J) Titular de la UCV.

 flaviariggione@hotmail.com

Visite el perfil de Flavia Riggione para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Flavia Riggione

Flavia Riggione

Más artículos de este autor



US Y ab = '0' /actualidad/a252108.htmlCd0NV CAC = , co = US