Bajar el huevo: pudiera ser la primera acción económica de Maduro

No es vox populi todavía, porque anda en proceso, pero después que,
Amaranta Rojas, se fue al mercado municipal del municipio San José de
Guanipa (El Tigrito) y se puso a tocar los huevos de quienes allí lo
vendían y se dio por enterada como pequeña productora de huevos que
allá no son las gallinas, ya eso pasó de moda, pero lo cierto es que
sin olfatear, sólo con ver, se consiguió con los huevos caros que le
dio unos temblores descarados y sin resistir la tentación se acordó
que antes, uf, ella comía huevo con arroz y no quedaba con hambre,
pero lo peor y no lo esconde que ella meterse un huevo dentro de (el
estómago) es una quimera que como lujo no lo puede hacer por lo caro
del huevo (y lo que da más rabia que pequeños y grandes tienen el
mismo precio) y, verdad es que da rabia por lo que estómago lleno,
corazón contento, pero para que no sufra de resaca con gases
constituyentes, le hemos implorado a Maduro que baje el huevo por los
menos del cartón a menor precio, porque a estas alturas del año en que
estamos, ¿quién le puede tirar queso rallado al huevo? ¿Aristóbulo? No
Amaranta, eso era cuando Aristóbulo era pobre y no andaba en campaña y
los huevos se podían llevar a la boca a cualquier hora a si fueran
pintados.

Creo sin ser muy inteligente que a huevazo se pudo acabar con la
guarimbas, lo que falto fue planificación y hoy no tuviéramos a la ANC
metida en esa huevada con esos 100 casos perdiendo tiempo de acá para
allá y lo peor que eso sigue, pero quien quita que Maduro pueda hacer
lo que no pudo hacer quien hoy es su canciller, bajar el huevo que por
su culpa hay que traerlo nuevamente a su lugar de lo que se estiro en
precio y tan sabroso que es un huevo en ayunas del nido a la boca que
en vez de la nevera a la boca sin cepillarse bien tibiecito, ratón
afuera y joropo de pobre en la cocina, pero eso son huevos de otros
tiempos y de otro cartón. Y si en verdad el gobierno logra bajar los
huevos a su lugar en buen precio en lo adelante veremos a la gente en
vez de llevar pan, llevar contentos su huevos en la manos (que esa
costumbre se perdió) y, si alguna vez que a lo mejor sí voy a El
Tigrito al mercado municipal, a vender mis huevos que, son criollitos
y tienen mucho caroteno margariteño me los cojan allá a mejor precio,
entonces pueda decir, gracias Amaranta que por ti tengo mejor corral,
porque Nicolás te oyó.

Estoy de común acuerdo con Amaranta y, es que Maduro tiene que bajar
los huevitos y también el quesito que se fueron arriba y uno estira
las manos y no los puede tocar por más que quiera y así no se puede
vivir con lo difícil de la situación que está que arde, dígame cuando
se está soñando que se está desayunando con un pedazo de queso de mano
guayanés sin apuro con un huevo inflado de locura salido del sartén y
se le enfrían las amígdalas cuando sin querer levanta la vista y ve
que no puede llevarse el huevo a la boca y se queda con las ganas al
no poder tirarse tampoco el queso por lo caro que están ambos que al
despertar que le queda, pensar en la ANC que lo por lo que se ve nos
va a robar el consuelo de soñar que van hacer algo por nosotros con
Maduro abriéndole paso con medidas constitucionales de liberarnos a
donde nos metieron presos de hambre con la boca abierta.

Yo aquí en Margarita estoy rezando manos juntas un San Tomé de
oraciones, bañadas de agua bendita, como pedigüeño alegre, porque
Amaranta entre en razón altruista y no asesine las poquitas gallinas
que tiene en su pequeño fundito en El Tigrito que le puedan
propocionar huevitos sin mucho esfuerzo y no se embuche con ellas por
rabia relincha contra Maduro y la ANC y, como allá hay muchas
potoquitas si me manda un casar (par, hembra y macho) a lo mejor yo
acá, me pongo a criar potocas y mató mi tiempo y así también me hago
el loco pensando que algún día lloveran huevos en la isla, aunque sea
de potoquitas guanipenses y allá en El Tigrito que llueva queso que
huevo con queso cae bien en cualquier parte de la tierra y el padre de
la criatura quién será...

Por intersección intermediaria y precisión de inquietudes se ordena de
inmediato a todo aquel que con malas intenciones subió los huevos al
nivel donde hoy están que, como los subió en ascensor que los baje por
la escalera de la razón que por su culpa están en desobediencia civil
matando de hambre a los venezolanos y en cualquier momento vamos a
tener que poner la torta si no quieren que la tortilla se queme. Así
que los huevos abajos, no más huevos arriba. Cúmplase.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1720 veces.



Esteban Rojas


Visite el perfil de Esteban Rojas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Esteban Rojas

Esteban Rojas

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a251256.htmlCd0NV CAC = Y co = US