UPP 89 solicita candidato a gobernador de buena presencia y con moto propia

En los años 70 y 80 era común encontrar en la prensa, solicitudes laborales, principalmente de pequeñas empresas comerciales, que señalaban: "Se solicita muchacha de buena presencia y motorizado con moto propia". Era algo tan común que el cineasta Alfredo Anzola, en el año 1977, dirigió una película muy bien lograda que llevaba ese nombre.

Este comentario viene al caso porque el partido UPP 89, del cual soy su coordinador nacional, viene de realizar el proceso de postulaciones de sus candidatos para los cargos de gobernadores de Estado y diputados a los Consejos Legislativos Estadales. El proceso de selección de los candidatos a las gobernaciones ha sido muy difícil, al extremo de que en 15 Estados pudimos presentar candidatos con los cuales estamos satisfechos y en los ocho restantes (Anzoátegui, Barinas, Bolívar, Lara, Nueva Esparta, Táchira, Yaracuy y Zulia) tuvimos que postular "comodines", para "reservar el cargo" y luego colocar el nombre de nuestro candidato definitivo en la fase de sustituciones.

Nuestros criterios para la evaluación y la escogencia de dichos candidatos o candidatas han sido duros y rígidos como debe ser si se asume la política con seriedad:

  1. Los Estados son los que deciden. Hemos querido romper con el paradigma de "Caracas decide". Es decir, es nuestra gente en los Estados la que decide, el candidato debe por lo tanto contar necesariamente con el aval del Estado. La coordinación nacional de la UPP 89 sólo interviene si no está de acuerdo con la propuesta del Estado. No actuamos a espaldas de nuestra propia gente sino en comunicación permanente y horizontal. En este sentido, eliminamos el criterio muy propio de la política venezolana de negociar cuotas de participación y del reparto administrativo.

  2. El estudio de las credenciales políticas, ideológicas y éticas de los candidatos. Esto ha sido muy estricto, particularmente la valoración ética. Al igual que el vínculo con las comunidades y su labor social. De nuevo, el peso del Estado mismo ha sido fundamental porque cada Estado conoce "quién es quién" en su propio terruño.

  3. La continuidad del trabajo político. Nosotros entendemos la UPP 89 como un proyecto político a corto pero, sobretodo, a mediano y largo plazo. Necesitábamos candidatos capaces de comprometerse con el proyecto y que le dieran continuidad al trabajo político después de las elecciones del 10D de 2017.

En este sentido, con estos criterios, manifestábamos nuestro rechazo al pragmatismo muy propio de la política venezolana, al igual que al inmediatismo. Y, por ende, a la desvalorización de las consideraciones de carácter ético. También un rechazo absoluto a consideraciones de tipo cuantitativo; es decir, una encuesta como método de valoración, una eventual popularidad del candidato, los recursos financieros con los cuales se contaría, etc. Todos ellos parámetros de una política del oportunismo, del mercadeo publicitario y del dinero que rechazamos. Igualmente fuimos contundentes al señalar que no nos interesan los "personalismos", aquellos o aquellas que ven la política como un proyecto personal y no son capaces de pensar en objetivos superiores de construcción en torno al país o a un proceso revolucionario que es necesario enrumbar o rescatar.

Esta dificultad de encontrar candidatos pudiera hacer pensar que no existen las personas adecuadas en el país. En lo absoluto, ese no es el problema. Lo que sí sucede es que el espacio político venezolano está copado por lo que nosotros llamamos "los farsantes", lo que entienden la política como un botín del cual pueden apropiarse y usufructuar de él. La gente noble se ha retirado a las trincheras de la vida privada o se ha arrinconado en el silencio, casi siempre asqueada o decepcionada por el mundo político, un mundo – lamentablemente hay que decirlo – cada día más carente de valores y principios, y más decadente y superficial.

Lo hemos dicho y repetido hasta la saciedad: "preferimos no postular candidatos que hacerlo por llenar unos espacios". La coherencia política y ética antes que nada!!! El reencuentro con la dimensión moral de la política!!!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2151 veces.



Reinaldo Quijada


Visite el perfil de Reinaldo Quijada para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Reinaldo Quijada

Reinaldo Quijada

Más artículos de este autor



US Y ab = '0' /actualidad/a250790.htmlCd0NV CAC = Y co = US