El comentario de hoy

¿Cómo es eso que servicios como el transporte público y algunos negocios grandes y pequeños, se han dado a la tarea de colocar carteles donde informan a los usuarios que no aceptan billetes con las denominaciones de cinco, diez y veinte bolívares?

Hasta donde conocemos la institución que tiene la responsabilidad de ordenar mediante oficial la circulación o prohibición de las monedas o billetes es el Banco Central de Venezuela. Pero como en nuestro país, al parecer, existe la costumbre de que cada cual hace lo que le da la gana y no hay gobierno que meta en cintura tales desafueros, suceden cosas como las que estamos observando y viviendo actualmente: los taxistas fijan el precio del pasaje que ellos quieren, los dueños de negocios fijan los precios de los productos que venden y muchos de estos productos un día tienen un precio y a la semana tienen otro. Y en la búsqueda de una explicación o en el seguimiento del hilo que nos lleva a la madeja, nos encontramos, en el caso de Barquisimeto, que el emporio de esa corrupción se encuentra en MERCABAR. Ooooh, sorpresa..! Y nos preguntamos ¿Y qué pasó con la intervención que el gobierno nacional hizo de ese ente adscrito a la alcaldía del Municipio Iribarren hace varios meses? ¿Qué ha resultado de todo ello? ¿Quién asume la vocería en la rendición de cuenta de lo que allí se ha hecho? Las anteriores interrogantes las planteamos porque la explicación que dan los dueños de negocios, grandes y pequeños, es que en MERCABAR les venden los productos con precios muy elevados, pero se los facturan con precios regulados. Y en esta jugada, al parecer, tienen las manos, codos, brazos y hombros metidos altos funcionarios militares.

Creemos que si estamos apostando a una revolución socialista para la transformación integral del ser humano, tales prácticas, propias del capitalismo, nos aleja años luz de ese propósito. Por tanto, se debe abrir una investigación exhaustiva y de resultar cierto todo lo que oímos en la calle, los y las culpables deben pagar.

Estamos en tiempos de Constituyente y la mayoría del pueblo venezolano tiene puesta sus esperanzas en los cambios que deben generarse en el país para beneficio de todos y de todas. Creemos que al pueblo se le debe jugar limpio, y es propio de quien se asuma revolucionario o revolucionaria actuar con honestidad y transparencia. Lo contrario simplemente es traición.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 575 veces.



Mervin José Rodríguez López

Docente. Productor Radial. Miembro fundador del Colectivo de Comunicación Alternativa “Voces Urgentes”.

 rolomejo1957@gmail.com

Visite el perfil de Mervin José Rodríguez López para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: