La constituyente y yo

Durante las más de una docena de elecciones que se han celebrado en el país, desde hace ya más de 17 años, estas que se cuentan desde que Chávez llego al poder, he ejercido con convicción todos mis votos desde que tengo mayoría de edad, en este proceso donde me inicie como militante y como votante. Esta ha sido la primera vez que decido no participar, no fue una decisión fácil, existen apegos, hábitos, afectos, rituales, toda una tradición democrática que hoy ha sufrido una especie de duelo, despecho, definitivamente se presentan nuevos elementos para nuevas valoraciones que colocan el foco de mi atención ( y tensión) política en otras acciones y consideraciones... Por primera vez en 17 años no fui a votar, se ha roto ese pacto identitario que me unía irrenunciablemente al proyecto del Gobierno, hoy ya no veo mi reflejo de mujer joven, pobre y trabajadora dentro de los intereses de la cúpula del PSUV-Gobierno. Agradezco a Chávez mis años de militancia, de horas de trabajo voluntario, tanta energía en debates, intensas jornadas de formación, mucho crecimiento colectivo, años muy productivos para la conciencia, de construcciones humanas irrenunciables, de criterios y principios sólidos que van dibujándome la ética personal que justo hoy me interpela en esta coyuntura y me impide continuar como si nada, yo no soy un partido, ni parte de una cúpula, hace como dos años no milito orgánicamente en nada, no tengo respuestas, ni soluciones mágicas, pero tengo principios a los cuales no pretendo renunciar en nombre de ningún sacrificio Superior-extra-planetario" que esté por encima de ellos, tengo una dignidad que he decidido preservar por sobre todas las crisis (humanas-políticas-económicas) y sobre todo tengo un arraigo de clase que no puedo ignorar.

Mantenerme pasiva y sumisa ante tanto chantaje (velado y develado), ante tanta manipulación, oportunismo (consiente o ingenuo), ante tanta coacción (implícita o explícita), ante tanta confusión (intencionada o no) que deviene en engaño, farsa y prostitución política, me es imposible, por primera vez, decidí no votar, no me siento feliz, no ha sido fácil, ni cómodo y traerá consecuencias que pretendo asumir lo mejor que pueda. Hoy solo veo cúpulas peleándose y tranzando a espaldas del pueblo más humilde y a costa de él.

Hoy salgo del closet político de la polarización en la que pretenden encerrarnos, ese que pretende imponer que si no estás con el Gobierno-PSUV no eres de la "noble izquierda socialista" y eres un "traidor-imperialistas-militante de la CIA" o el que sino estas con la MUD eres un "arrastrao-enchufao- maldito chavista-te vamos a quemar", yo prefiero abrirme de esos y también de los secuestrados "Movimientos sociales" que parece han arrendado toda su capacidad y potencialidad de construcción por el puesto de borregos que solo sobreviven si hacen el coro (porque trabajo de base no hay mucho que se diga) lo que si hay de sobra es atribuirse "el pueblo" como suyo para ser políticamente correctos (luego hablan de los puros), estos discursos de cúpulas adversan mis intereses de pobre y pata en el suelo.

Mi respeto a los humildes y nobles que aún tienen sus esperanzas en el PSUV-Gobierno y no están enchufaos o atornillados a las practicas más nefasta de su dirigencia y un saludo a aquellos que sin ver más opciones ven en la MUD un espacio para diferenciarse del Gobierno, a Uds. no sé cómo hablarles, solo sé que también en ese sector hay gente muy incauta y valiosa a la vez, que nada tiene que ver con las practicas fascistas y de terror de su dirigencia, a Uds. que son ese otro distinto de mí, mi reconocimiento (porque existen).

Respeto: Es principalmente por respeto que escribo, por ese respeto político por quienes forman parte de mi historia, por respeto a quienes me enseñaron a no usar el socialismo para vivir de él, por respeto a quienes me enseñaron a no venderme a causas en las que no creo, por respeto a mi dignidad.

Quizá sea un periodo de definiciones y sea justo por eso que me quiero (re)definir fuera de este juego (macabro de la política nacional) ya no soy más del partido de gobierno (de hecho creo que nunca lo fui, más que nominalmente) ni voy pendiente de ser de la MUD (jamasmente). Puede que por ahora quede como un átomo suelto, sin organicidad, pero el proyecto de construir una sociedad sin clases, sin explotación, sin opresión y sin represión es una tarea pendiente y necesaria que más pronto que tarde volverá a unirnos alrededor de un verdadero proyecto de emancipación de clase. Lela melero Mariara, 30 de julio (Luego de las declaraciones del CNE)



Esta nota ha sido leída aproximadamente 913 veces.



Eglimar Melero

Profesora de Ciencias Sociales, rebelde con varias causas, reivindicada con algunas mañas. Apasionada por entender la realidad desde lo que vivimos día a día. Intentando comprender el mundo desde el ojo de la cerradura.

 ekmelero3@gmail.com

Visite el perfil de Eglimar Melero para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eglimar Melero

Eglimar Melero

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a250243.htmlCd0NV CAC = Y co = US