Carta a mi hijo

Apreciado hijo S.F.

Leí tu carta con interés lógico. La realidad del país es una suerte de escuela abierta para reflexionar y actuar con la mayor densidad posible. Tratando de encontrar luz en medio de una oscuridad política incitada por factores internos y externos, de aquí y de allá, dotados de una pobreza discursiva espantosa, total ausencia de humildad y un lenguaje coprolalia que avergüenza nuestro gentilicio , Esta franja superestructural de la sociedad es la continuación de una práctica política cargada de vicios, subdesarrollada, repleta de instantaneidad. Ni somos la excepción en el planeta ni merecemos ser sometidos a lo que estamos viviendo. Nuestra historia está llena de sucesos similares, en donde la violencia, vengativa y necrófila, militar y económica, social y mediática ha dejado lágrimas de sangre en el alma de la Patria.

Cuando se carece de ideales aptos para atraer a las mayorías y se trata de imponer a la fuerza el pensamiento unilateral, no es extraño se produzcan hechos que rayan en el sórdido fascismo y en la demagogia ramplona. Las fuerzas políticas y económicas que hoy se enfrentan para preservar o retomar el mando de Miraflores, tarde o temprano, serán procesadas por la Historia ocupando un sitial deplorable en la memoria nacional.

En relación directa al "insulto" al Monumento Virgen de La Paz (Truj./ 30-05-2017) por parte de personas mentalmente desenfrenadas, como hienas contratadas para arrasar todo lo que vean sus ojos, no cabe la menor duda que esa acción nada tiene que ver con la convicción mariana de los trujillanos. No hay ninguna relación simbólica, espiritual, intima entre la representación icónica de esta obra de impacto religioso y la expresión violenta en cuestión.

Para esta minoritaria y pendenciera fuerza política poco importa que el objetivo electo para agredir sea un icono religioso, cultural, histórico, pueblerino, porque en esta "guerra de mediana intensidad" y fuertemente mediática lo importante es generar un impacto. Llamar la atención y provocar mensajes "virales". Se combinan intensamente dos elementos: por un lado, para decirlo con palabras del Prof. Monsonyi está "el discurso obsceno, lacerante, descalificador, propio de los bajos fondos y, ante todo, proclive a desatar actos de violencia extrema" y, por el otro, crear estados de ánimo desesperantes, confusos y viscerales. Es el adelanto para nuevos escenarios de impredecibles resultados.

Llamarlos "vándalos" o "desadaptados" ,sospecho, no sea fundamental. Son adjetivos temperamentales y comodines mediáticos. Creo, sí, hay una corriente política que busca a trocha y moche, estremecer las bases del país con acciones propias del paramilitarismo colombiano y de los métodos aplicados durante la tristemente recordada Primavera Árabe. (2010-2013), con resultados macabros.

Igual pienso que, la conducta disruptiva de estas "fichas mandadas", es la manifestación inmoral no-política promovida desde oscuros laboratorios de guerra sucia, por personajes fríos y calculadores para quien la vida ajena, no vale nada.

¡ Cuánto duele ver muchachos y muchachas exponiendo el pellejo de esa manera!. Al no haber discurso, ideas, doctrina, solidaridad, respeto y sueños, entonces, la maldad humana se desata a límites traumáticos.

En cuanto a la acción contra la Virgen de la Paz,(Truj.) resulta difícil digerir sea un "fenómeno lógico en el contexto actual…" porque tendríamos que admitir, entonces, cualquier otros "fenómenos.." de igual tenor, pues, el "contexto" así lo "provoca". Ninguna acción violenta se justifica aunque sea parte de la naturaleza humana, en un momento y espacio, singulares.

Es desde esta perspectiva cómo entiendo que toda lucha por la vida ( y de ahí lo revolucionario, verdaderamente) debe sostenerse en el derecho a ser parte de una sociedad practicante de "la sensatez y la sindéresis, tan necesaria cuando nos toca resguardar la vida, la seguridad y los derechos mínimos de la población de un país entero…. una sociedad …justa, pacifica, viable, multidiversa, sustentable, libre de plagas y miseria".

Comprender lo que está pasando en el país, no es lo mismo que tolerar la manera cómo se presentan ciertos acontecimientos. Existen situaciones repudiables de principio a fin. Es tan execrable la corrupción e ineptitud de los gobernantes como despreciable la violencia desatada contra todo principio humanitario y de respeto a la cosmogonía del pueblo. Asumir posiciones no es lo mismo que adoptar un "…maniqueísmo simplista y una gran intolerancia al reducir a dos respuestas posibles los matices casi infinitos que una situación de esta naturaleza puede suscitar".

Finalmente, mi querido hijo, S.F., con respecto a la presunta "…creatividad" de estos "vándalos" para llamar la atención "…porque a veces para manifestar, en un contexto tan difícil como el venezolano, se debe optar de formas laterales del pensamiento", considero habría que distinguir la creatividad como manifestación excelsa del espíritu humano de aquella gesta "creativa", cuando se degüella a un recién nacido para oponerse al derecho al aborto.

Hace pocos días, en un evento artístico en la playa de Copacabana, se oyó el grito por unas nuevas elecciones en Brasil. Fue un acto lleno de artistas que…desbordó las calles de Río de Janeiro. Como verás, entre un hecho y otro, hay una diferencia "creativa" que no humilló ni agredió. Fue una "forma lateral del pensamiento" cargada de espiritualidad y protesta política.

Estas líneas que te escribo, como siempre, están llenas de una especulación razonada sobre el país de hoy, con estos dolores de parto que conmueven y, seguidamente, te felicito por el interesante abordaje que estás desarrollando sobre el tema en cuestión ,desde tu perspectiva como Psicólogo..

Me siento orgulloso de ti.

Tu papá.

elmerninoconsultor@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1075 veces.



Elmer Niño


Visite el perfil de Elmer Niño para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: