El verdadero trauma de la oposición

Le resulta obligado y urgente a la oposición encontrar cuanto antes una figura que los exprese y los trascienda más allá de la propuesta de horror y caos que le viene imponiendo a Venezuela. Un personaje que logré emerger como oportuno salvador o solución ante la actual realidad, que no es más que consecuencia de una guerra de desgaste que ellos mismos vienen provocando y desarrollando, y que inevitablemente los llevará, más temprano que tarde, camino a convertirse en los únicos condenados de este completo desastre en que nos han sumergido, cuando sea el mismo pueblo quien tenga la necesidad de hacer justicia con su principal "arma", el Voto.

Un personaje, sobre todo, que les permita deslastrarse y marcar distancia de estas derrapadas y cada vez más detestables Guarimbas. Desde donde se ha hecho obligado que a partir de las muertes, crímenes, quema de seres humanos vivos, camiones de comida, hospitales, atracos y todo tipo de desmanes en contra de la propiedad pública y privada, vitorean el celebrado éxito de su empresa.

Un personaje que bajo una postura y un mensaje diferente pueda ser respuesta y no origen de todos estos vulgares y asalariados delincuentes, que desde la ira y la intolerancia más primitiva de su obrar terrorista, vienen siendo la vocería y el único planteamiento político de la oposición.

Esta plaga apocalíptica, digna del Armagedón bíblico, no fue precisamente por la que Votó el venezolano en el 2015, cuando se le prometía acabar con las colas y el "desabastecimiento". Nadie en este preciso momento podría afirmar estar de acuerdo que el CAMBIO por el que votaron resultó lo que le prometieron. Y que aquella "inocente" MANITO sería la misma que hoy incendia vivos seres humanos y quema camiones de comida. Lo que hoy estamos padeciendo, lo que hoy estamos sufriendo, ¿será el "premio" que merecemos por haber dejado ganar a la oposición la Asamblea Nacional. Público, notorio y vergonzoso resulta la irresponsable manera como de este sagrado recinto se programan las diversas maneras como vienen empeorando nuestra actual realidad.

A pesar del "cosmético" poder que les brinda el monstruo comunicacional que los asesora y asiste (ese que al estilo Hollywood presume nada resultarle imposible) no han logrado crear este personaje y es por eso hoy más que nunca se ven anclados en su mismo salvajismo, salvajismo que el 85% de los venezolanos se muestran inconforme y arrechos.

Cada Plastón que realizan resulta una desgracia donde una o más familias venezolanas caen innecesariamente en el dolor y en el luto. Atracos, violentos y derrapados "cobro de vacuna", parabrisas estrellados con saña criminal por piedras, palos o bombas "molotov", niños inocentes presas de la más terrible, injustificada e imborrable crisis de nervios; nadie parece escaparse a esta realidad, solo la familia de la oposición que a buen reguardo deben encontrarse ya en el extranjero o celosamente custodiada. A cada Plastón que realizan la Verdad sobre lo que realmente significa y representa la experiencia de encontrarse atravesando una de estas demoniacas "manifestaciones pacíficas" sirve para darse cuenta lo que estúpidamente están haciendo con Venezuela.

Resulta asqueroso la manera como vienen asesinando nuestra Democracia. Aquel cívico y memorable acontecimiento donde cada venezolano, oriundo de los más variados sectores, credos y determinadas inclinaciones políticas, en un mismo y solemne recinto, mantienen la oportunidad (sagrada) de expresar y ser respetada, su voluntad de escoger, en completa paz y de manera directa, universal y secreta, sus candidatos. Acontecimiento que el mismísimo y muy norteamericano Jimmy Carter elogió "como uno de los sistemas democráticos más perfectos del mundo".



Esta nota ha sido leída aproximadamente 976 veces.



Waldo Munizaga


Visite el perfil de Waldo Munizaga para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Waldo Munizaga

Waldo Munizaga

Más artículos de este autor