Medios de comunicación, libertad y destino manifiesto

Por su altísimo potencial formador y orientador de conducta social a escala masiva (conseguido a través de la manipulación informativa) los medios de comunicación se han convertido en la columna vertebral de las estrategias de dominio del sistema capitalista a escala global. Hoy, más que nuca los medios de desinformación, tienen un gran poder para adulterar realidades e incentivando crisis, que a su vez contribuyen a desestabilizar gobiernos legítimamente constituidos.

Hoy, Venezuela, se encuentra sometida a los ataques feroces estimulados por los "nuevos mantuanos" que siempre han visto con recelo y desprecio a los amplios sectores sociales que se han venido beneficiando con las políticas sociales implementadas por la revolución bolivariana, valiéndose para cumplir su objetivo con la llamada guerra de cuarta generación (4GW).

Para que esta estrategia colonialista de la Guerra de Cuarta Generación dé resultados positivos es necesario contar con lo que ellos llaman "Alienado Programado" (AP) o "individuo‐masa", sujeto manipulado que responde a la realidad virtual que reflejan los medios y que actúa en consecuencia con lo que ve, sin meditar, o cuestionar la falsedad o realidad de lo que recibe, pero aún peor, sin reflexionar si lo que recibe atenta contra sus verdaderos intereses, sus intereses de clase. (Rotundo, 2013). Echar un vistazo a la TV o mi Facebook, luego existo. Veo mi twitter, luego existo. Miro mi WhatsApp luego vivo. Los medios cercenan la capacidad de pensamiento, en esto no hay posibilidad para el pensar reflexivo.

El bombardeo mediático con informaciones sesgadas está destinado a afectar la psicología del receptor, no manipula su conciencia, sino sus deseos y temores inconscientes. No se quiere que éste piense información, sino que consuma información: noticias, títulos, imágenes, que excitan sus sentidos y su curiosidad y que luego él difundirá entre sus relaciones sociales, mediante Twitter o Facebook o en charlas ocasionales y que sentaran un precedente creíble para otros receptores desprevenidos, o aturdidos por la vorágine de la vida cotidiana.

Esta estrategia actúa sobre los tres pilares fundamentales para el funcionamiento del Estado; la gobernabilidad política‐institucional, la estabilidad económica, y la paz social. Cuando se altera el funcionamiento del sistema mediante el ataque desestabilizador a alguno de estos pilares la oligarquía y el fascismo comienzan a presionar nacional e internacionalmente para el restablecimiento del "orden" y eso no es otra cosa que el llamado a un golpe de Estado o una intervención extranjera.

Lo anterior, describe de forma incisiva, la hoja de ruta que se viene aplicando en Venezuela- con los antecedentes de otros países- Lo vemos a diario en las pantallas de los televisores, en las redes "sociales", donde de manera incesante manifiestan opiniones sobre que "todo es un caos. Otro logro de la revolución, hay que salir de esto", son expresiones que al repetirse van instituyendo una matriz de opinión en contra del gobierno de orientación popular.

Los medios de comunicación, han decretado, desde hace mucho tiempo la colonización mental, hemos pasado del "consumismo de productos al "consumismo de información", surgiendo un nuevo "anti-sujeto" llamado el "alienado programado", es el prototipo del hombre universal modulado por las políticas niveladoras consumistas (eslóganes) y de imágenes sin una relación entre si, la realidad fragmentada y descontextualizada (Freytas, 2009).

Un AP, según Freytas, esta dispuesto para consumir desde productos, espectáculos, modas, hasta presidentes (gerentes de enclave de las trasnacionales capitalistas) vendidos por la técnica de makerting y de campañas manipuladas por operaciones psicológicas.

La estrategia de la guerra de cuarta generación privilegia el uso de los medios de comunicación y las Tecnologías de la Información y Comunicación para conseguir sus objetivos. ¿Cuáles son estos objetivos?, el control social, político o militar, sin llegar al uso de la armas, según sea la etapa de la confrontación social y política en el lugar en que se desarrolla. Su definición técnica de "Guerra Psicológica", o "Guerra sin Fusiles" la caracteriza por el empleo planificado de la propaganda y de las acciones psicológicas orientadas a direccionar conductas mediante el accionar de expertos en comunicación y psicología de masas.(Rotundo).

Así establecida la guerra de cuarta generación, donde los medios sustituyen a los cuarteles de antaño, logran confundir, desmoralizar y romper la unidad interna de un país, consiguiendo su aislamiento internacional y provocar una intervención extranjera. La mayoría de las personas que utilizan las redes sociales no verifican la información pues el rumor informático es su mejor aliado.

Quienes están detrás de la guerra de cuarta generación, utilizan el bien mas preciado por el ser humano: La Libertad. La libertad como argumento.

La libertad ha sido, como se plantea en el ya citado "Destino Manifiesto", el caballito de batalla que los Estados Unidos en su afán de imponer el capitalismo en todo el mundo han usado para invadir, derrocar gobiernos y masacrar a los pueblos resistentes. Dentro de la concepción de la "guerra psicológica" y "la guerra de cuarta generación", la "libertad" cobra un papel fundamental a la hora de la lucha subversiva contra los gobiernos populares, democráticos, o simplemente contrarios a los intereses de los Estados Unidos. (Rotundo, 2013)

¿De qué "libertad" hablan los Estados Unidos? Fundamentalmente de la que relegue al Estado de toda responsabilidad con respecto a la garantía de contención social (salud, educación, protección a la vejez y a la niñez) de los sectores más pobres de la ciudadanía. En su concepción de "democracia y libertad" impera el criterio de la sobrevivencia del más fuerte, del individuo más apto. El mundo es para "los mejores", según sus parámetros morales.

Desde su origen como nación, el sueño de Estados Unidos ha sido encontrar la perfección social a través de un triple compromiso: con la divinidad (cumpliendo con el destino impuesto por Dios), con la religión (observando una moral intachable) y con la comunidad (defendiendo su libertad, su seguridad y su propiedad)". Y del resto que se apiade Dios. La palabra libertad figura en cada evento de agresión a los pueblos, en Argentina la alianza que derrocó al gobierno del general Juan Perón en 1955 de la mano de la oligarquía se llamaba "Revolución Libertadora" en Venezuela la oposición fascista ataca al gobierno Chavista en nombre de la falta de "libertad" de prensa, de oportunidades, de los supuestos presos políticos, etc.

La libertad desde el punto de vista revolucionario es la posibilidad que tiene los pueblos de salir de la miseria, de la explotación, de la ignorancia, es la posibilidad de poder construir un futuro con soberanía e independencia. Para el imperialismo es la posibilidad de relacionarse económicamente favoreciendo al dueño del capital y al dueño de la tierra, esta "libertad" es sinónimo de desamparo para el que nada tiene, es la "libertad" de morirse de hambre y aceptar sumisamente las reglas del juego que impone el patrón, el Capital.

Referencias:

Freytas, M. (2009) Guerra de cuarta generación. Sitio web IARNoticias; www.bibliotecaspleyades.net

Rotundo, O. (2013).Guerra de cuarta generación. Escuela Fals Borda.

hriverat1@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1047 veces.



Heriberto Rivera


Visite el perfil de Heriberto Rivera para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: