"Y va a caer, este gobierno va a caer"

Todo, absolutamente todo, fue milimétricamente planificado. La MUD y sus adláteres aprovecharon el éxito de la Vinotinto Sub-20 para tratar de ensuciar, desde el punto de vista político, a la Selección dirigida por el señor Rafael Dudamel. Para ello se valieron de las cortas palabras pronunciadas por el Director Técnico en Corea del Sur. Esa fue el principio del plan. Luego se le convenció para que cuándo llegarán a Venezuela, el equipo fuera primero al estadio Universitario donde serían homenajeados, antes de que el "dictador" se los llevara para Miraflores. Y así fue. A pesar de que altos dirigentes gubernamentales estuvieron en Maiquetía recibiendo a los jugadores, junto a un pueblo y a sus cadetes de la Armada, no se pudo hacer nada al respecto, pues todo estaba previamente comprometido con la MUD.

Lo sucedido en el estadio lo confirma. Las gradas estaban llenas de opositores, y cuando el señor Dudamel le tocó disparar su discurso, la gritería fue enorme. Seguido de la consigna muy bien conocida en este país. O sea, está, pues: "Y va a caer, este gobierno va a caer". En otras palabras, la dirigencia política de la oposición trató de "ensuciar" el esfuerzo que hizo un plantel de jugadores motivados y consustanciados con el amor patrio, exponiéndolos a ese espectáculo que se vio por la televisión. Pregunto: ¿De quién es la culpa de que esto haya sucedido? En primer, segundo y tercer lugar, del señor Rafael Dudamel. Él es el responsable de lo sucedido. Él vendió, en el buen sentido de la palabra, la actitud deportiva de un grupo de jóvenes jugadores al sector político de la oposición. Entregó en bandeja de plata la gallardía de estos jóvenes al candelero político, sin percatarse del daño que podría generar en el ánimo de estos muchachos que lo dieron todo en Corea del Sur por su país, por su patria. Muchachos que son los responsables de que este señor se pavonee con sus palabras lisonjeras, tratando de engañar al pueblo venezolano. No señor Dudamel, no podrá engañar a nadie. La victoria no fue suya. Usted no jugó. Usted estaba bien vestido, alzando los brazos y haciendo señas desde fuera del campo. La victoria fue de los jugadores. Aquí nos conocemos todos. Usted en tres palabras hipotecó su trayectoria como deportista. ¿Por qué lo hizo? No lo sé. Puedo intuirlo, pero solo eso. Señor, ¿Por qué no frenó su boca en esos momentos en que lo exhortaron a hablar en esa tónica del gobierno? ¿Por qué no utilizó su cerebro, antes de hacer salir sus palabras. Fue su elección, señor. Ha podido desechar la idea. Pero no fue así. De ahora en adelante tendrá que asumir su responsabilidad, pues usted no es un carajito que no sabe lo que hace. Usted sabe lo que iba a significar sus breves palabras. Fue su decisión, la cual genera efectos, como suele suceder cuando se toman decisiones. No se queje después. Usted es bien grandote para no saber que lo están utilizando, descaradamente, siendo que no es político, ni nada que se le parezca. ¡Agarre, señor, su gallo muerto!

Agregado:

Señor Rafael Dudamel, primero cae usted que el gobierno revolucionario. Escriba eso. Primero cae usted que Nicolás Maduro y su gobierno. Aquí lo que viene es revolución y más revolución.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 6012 veces.



Teófilo Santaella

Periodista, egresado de la UCV. Militar en situación de retiro. Ex prisionero de la Isla del Burro, en la década de los 60.

 teofilo_santaella@yahoo.com

Visite el perfil de Teófilo Santaella para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Teófilo Santaella

Teófilo Santaella

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a247674.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO