Todos quieren algo, pero, ¿Qué es lo que no quieren?

Estuve escaseando los titulares de noticias y artículos de opinión en los últimos días, y me he dado cuenta que mucha gente tiene opiniones con respecto a cuales serían los elementos que deberían ser incluidos en la nueva o modificada Constitución que resultaría siendo aprobada (o no) después del actual ejercicio de la "constituyente," es decir, después del ejercicio consultivo "popular" a través de una Asamblea Nacional Constituyente, la cual sería compuesta de un montón de ciudadanos (más de 500 creo) electos para llevar a cabo ese ejercicio, o algo así.

El asunto no es muy claro, y cada quien parece tener su propia interpretación de lo que es.

Bueno, todos parecen tener algo que decir sobre qué debería formar parte de la nueva o modificada Constitución, y a menudo parece que la manera de expresarse es de decir algo al estilo de:

"Hay que institucionalizar las Misiones," o "La pensión debe ser un derecho constitucional," y cosas así.

Desde mi punto de vista, siendo una persona que no tiene ningún interés en este proceso "constituyente," es como si cada uno por su lado estaría jalando el mismo mecate al mismo tiempo, como para decir, "Yo quiero eso," mientras que otros gritan más fuerte, "Yo quiero eso, y eso, y eso," y otros gritan, "Yo también quiero eso."

Es como escuchar a todos al mismo tiempo diciendo, "Dame, dame, dame."

"Quiero, quiero, quiero."

Todos quieren algo.

Bueno, no hay nada malo con eso, creo yo, porque me parece ser algo natural en estas circunstancias … pero … la pregunta que yo tengo … en caso que sirva de algo … es la siguiente:

"¿Qué es lo que NO quieren?"

La razón que hago esta pregunta es porque en mi experiencia en la resolución de problemas, cuando uno considera como base de discusión solamente los puntos de vista más inmediatos (regulares), más al alcance, más obvios, o lo que sea más conveniente al instante --- como "quiero eso" ---, es casi inevitable que se excluya sin querer algunos elementos muy importantes, y eso puede, en vez de mejorar la situación, empeorarla.

En este caso, el mejoramiento de la Constitución podría empeorar las condiciones actuales del país.

Por ejemplo …

Cuando una pareja se casa en la iglesia, normalmente dicen cosas como, "Con el favor de Dios, por la vida, unidos hasta la muerte," o algo así, y se dicen cosas como, "Siempre te amaré, te seré fiel, en la riqueza y la pobreza," etc.

Pero, ¿Qué pasa enseguida?

Bueno, en muchos casos, aunque se unieron bajo la constitución de la vigilancia y protección de Dios, y aunque se quedaron unidos y fueron siempre fieles, y ricos, o tal vez no tan pobres, el marido le cayó a golpes a la mujer, quebrándole sus huesos, o tratándola siempre como basura, como si no fuera nada, una y otra vez, y tal vez la mató.

La "constitución" del matrimonio no impidió el abuso, la maldad, y el desastre.

En otras palabras, uno puede suponer que al desear lo mejor para el matrimonio, automáticamente se excluirá la posibilidad del mal.

Tal vez deberían haber dicho algo al estilo de:

"Por vida, hasta la muerte, con Dios, en riqueza o pobreza, fieles por siempre, en total respeto mutuo, sin agresión ni violencia verbal, ni psicológica, ni espiritual, o física, de ningún tipo, sin insultar, ni denigrar, y siempre con amor y conciencia."

O algo así.

No solo se incluye el deseo, pero también el NO permiso.

Entonces, con respecto a la Constitución, uno podría preguntarse:

¿Aparte de las cosas que la Constitución debería permitir, o que se deberían incluir, qué serian las cosas que la Constitución debería NO permitir?

Aquí hay algunas cosas (entre muchas) que me parecen importantes:

1- Que no exista ninguna persona que no tenga un techo digno donde vivir.

2- Que no exista ningún anciano sin cobrar su completa pensión a partir del mismo día que cumpla la edad requerida.

3- Que no exista ningún enfermo o discapacitado sin atención médica (y medicamentos) regular, continuada, y gratuita.

4- Que no exista ninguna persona, de cualquier edad o condición, que no tenga acceso gratuito a la educación o conocimiento que él o ella quisiera adquirir.

5- Que no exista ningún ciudadano mayor de edad que no pueda obtener una cuenta bancaria de ahorro o corriente en cualquier banco sin ningún requerimiento excepto su legítima cedula de identidad.

6- Que ningún banco tenga el derecho de impedir a ningún cliente de retirar todo su dinero de una vez si así lo deseara ya que ese dinero es del cliente, no del banco.

7- Que ningún ciudadano tenga que sufrir la indiferencia, el maltrato, el abuso, las amenazas, la exclusión, o la extorsión, por parte de los funcionarios públicos, de cualquier índole, como por ejemplo los burócratas, los policías, la GNB, etc.

8- Que no se permita la transmisión de programas televisivos o programas radiales o musicales o artísticos que contengan elementos de sexo considerado perverso, del uso de drogas, la tortura, la violencia gratuita, la psicopatía, la maldad en general, el abuso de mujeres, niños, y ancianos, la guerra, el uso de armas, el asesinato, y cualquier otro elemento que pudiera contribuir a la decadencia y la destrucción de la mente y el espíritu bueno y natural del ser humano.

9- Que no se permita el amiguismo o el nepotismo dentro de la maquinaria gubernamental, a todos sus niveles.

Etc.

Bueno, no sé si ven lo que quiero decir, pero al invertir la forma de pensar, es decir, al ver el mismo problema desde otro punto de vista, o desde un punto de vista opuesto a la tendencia general de incluir o permitir cosas dentro de la Constitución (versus el no permitir), uno es capaz de inconscientemente "reprogramar" las neuronas del cerebro para que esas neuronas generen ideas, conceptos, y soluciones nuevas e interesantes que normalmente no se podrían generar desde el punto de vista "normal," como en el ejemplo de la constitución del matrimonio.

Digo yo, si las discusiones para la "constituyente" se concentran solamente en la permisividad, en el incluir y permitir cosas, y no lo suficiente en lo que NO se quiere permitir, y NO se quiere ver, hacer, promover, impulsar, o instigar, entonces la nueva o modificada Constitución no cambiará gran cosa en nuestra sociedad porque aunque se ampliarán los derechos, también se ampliarán las áreas grises --- que no fueron consideradas deliberadamente --- donde se permitirá involuntariamente que sigan existiendo las mismas cosas que nos llevaron al desastre actual.

Muy bien, hay cosas que se quisieran incluir, ampliar, y mejorar en la Constitución, eso es bueno, pero no se debería ignorar el hecho de que cada vez que algo se permite, cada vez que se amplían los derechos, también se generan nuevos espacios equivalentes, pero opuestos a la voluntad e intención originaria.

Sin tomar en cuenta esta realidad, la Constitución, la cual representa el matrimonio entre la gobernanza y la ciudadanía de nuestro país, no podrá garantizar el éxito para nuestra sociedad.

Entonces, con respecto al ejercicio de la "constituyente," reitero:

Todos quieren algo, pero, ¿Qué es lo que NO quieren?
 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 788 veces.



Oscar Heck

De padre canadiense francés y madre indígena, llegó por primera vez a Venezuela en los años 1970, donde trabajó como misionero en algunos barrios de Caracas y Barlovento. Fue colaborador y corresponsal en inglés de Vheadline.com del 2002 al 2011, y ha sido colaborador regular de Aporrea desde el 2011. Se dedica principalmente a investigar y exponer verdades, o lo que sea lo más cercano posible a la verdad, cumpliendo así su deber Revolucionario ya que está convencido que toda Revolución humanista debe siempre basarse en verdades, y no en mentiras.

 oscarheck111@yahoo.com

Visite el perfil de Oscar Heck para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Oscar Heck

Oscar Heck

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a247541.htmlCd0NV CAC = Y co = US