Otra campaña sobre Venezuela

Indigna que casi todos los medios de comunicación de nuestro país (escrito, radiales y televisivos) incluidos no pocos espacios con participación de comunicadores progresistas, oculten la verdadera naturaleza de la oposición venezolana al chavismo, su pasado y su presente perverso, sus componentes fascistoides, su carácter violento, sus conexiones con el paramilitarismo colombiano, su condición de instrumento del plan de EEUU contra la soberanía venezolana y del propósito imperialista de apropiarse de las enormes reservas de petróleo y valiosos recursos naturales venezolanos y continentales, a cómo de lugar.

Obvian, que más allá de todos los defectos, debilidades, burocratismos, incapacidades limitaciones, errores, deformaciones, desgastes, prácticas de corrupción… que se les quieran endilgar o se le puedan detectar al Gobierno que preside Nicolás Maduro, la oposición de derecha y de extrema derecha representan el neoliberalismo radical, las mafias fascistoides, las fuerzas más corruptas y represivas, el coloniaje, el saqueo, el despotismo, la intervención de la CIA y el Pentágono, la contra-reforma social, la contra-revolución política…

Obvian que el fondo del conflicto es entre soberanía y vasallaje imperialista, entre pobrecía reivindicada o a reivindicar y gran burguesía lacaya, entre independencia y recolonización neoliberal, entre capitalismo brutal y emancipación social… en el contexto de la destructiva globalización imperialista.

Dejan a un lado lo que pasa en Argentina, en Paraguay, en Brasil, en Honduras… después del reemplazo de sus desgastados gobiernos progresistas por las derechas pro-imperialista. Los cambios han sido para peor

Ignoran que los jefes de las derechas venezolanas y los propósitos de los Clinton, los Obama y los Trump respecto a VENEZUELA son peores que los resultados con los Macri, los Temer y sus nefastos gobiernos.

Silencian las grandes conquistas sociales de ese proceso, pretendiéndola sepultar con una orquestada campaña de descredito apoyada en la operaciones de desabastecimiento puesta en práctica por las grandes empresas comerciales e industriales y de servicios privadas

Silencian que estamos de cara a una oleada de golpes de Estado de nuevo tipo auspiciados por EEUU contra gobiernos progresistas, reformadores o simplemente reformistas, que lamentablemente han pecado de falta de radicalismo transformador.

Callan que la vergonzosa PAX en Colombia ha estado seguida de la intensificación de guerra sucia (económica, mediática, paramilitar…) contra Venezuela.

Obvian que la baja del petróleo como la ausencia del liderazgo de Chávez (posiblemente fraguadas por la inteligencia gringa) responden a esa estrategia sediciosa

Ocultan que el chavismo y las izquierdas venezolanas son mucho más que Maduro y sus circunstancias, sometido su gobierno a un proceso de degradación y social-democratización interna que lo ha debilitado. Son todavía, dentro de su gran diversidad, una gran fuerza popular, que independientemente de su relativo desgaste electoral por la hegemonía y límites de la actual cúpula del PSUV, tiene un gran poder convocante y está dotada de una combatividad mayor que la que poseen las derechas.

Ocultan, por tanto, que el chavismo popular, -presente también en las fuerzas armadas bolivarianas- es un adversario difícil de derrotar que es necesario respaldar.

Se guían por lo que difunde la maquinaria de mentiras y semi-verdades de las grandes agencias y medios al servicio de la superpotencia estadounidense y de los poderosos grupos burgueses locales.

Y no faltan los analistas y comentaristas, que bajo influencia de esas pautas, aquí en Dominicana son capaces de comparar el movimiento de calle de la Marcha Verde con las movilizaciones sediciosas de la ultraderecha terrorista venezolana, como si fuera igual impugnar sin violencia a un régimen neoliberal, subordinado a EEUU, a la gran burguesía dependiente y a las mafias de todo tipo como el del PLD, al plan desestabilizador desplegado por el Comando Sur del Pentágono, la CÍA y el Departamento de Estado de EU junto a FEDECAMARA, las derechas venezolanas, la cúpula eclesial católica ultraconservadora y el paramilitarismo colombiano.

En tales circunstancias llamamos a nuestro pueblo a que no se deje confundir, que de ninguna manera les haga el juego a los enemigos del proceso bolivariano y de la nueva independencia continental.

Advertimos que el plan desplazamiento violento del chavismo conlleva una confrontación de impredecibles consecuencias en ese país, un arreciamiento de las agresiones imperialistas contra la independencia de Bolivia, Ecuador, Cuba y una creciente tendencia a la ingobernabilidad en la región.

Los comunistas-caamañistas dominicanos estaremos siempre del lado del pueblo chavista en esa confrontación cuales sean las circunstancias y los riesgos



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1064 veces.



Narciso Isa Conde


Visite el perfil de Narciso Isa Conde para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: