Terminator: Génesis

1

El silencio cómplice

Es increíble como saben callar, generando un silencio cómplice y aterrador. Criminal, por decir lo menos. Usted no ve por ningún lado un llamado a los locos que andan destruyéndolo todo a su paso, para que frenen sus ímpetus destructivos. Que paren la locura que a ellos mismos les esta trayendo graves problemas, como es el caso de los dos jóvenes que al incendiar una moto de un guardia nacional, se causaron graves quemaduras en sus cuerpos. Pero, la dirigencia calla. Nadie dice nada, como no sea culpar al gobierno de esto y de lo otro. Ni Henry Falcón, ni Claudio Fermín, Eduardo Fernández, ni los jerarcas de la iglesia; ni siquiera el serio y circunspecto, Hiram Gaviria, presidente del partido Puente, dentro del país, y desde afuera: Almagro, Macri, Temer, Santos, entre otros, todos guardan completo silencio. Para ellos quemar, destruir, asesinar, no es malo. Es bueno, cuando se trata de ir contra Nicolás Maduro y lo que él representa. Pero el silencio de la Conferencia Episcopal, es abismante. De sus bocas no sale ni un susurro condenatorio del terrorismo. Condenan el diálogo, y ahora, a la Constituyente. Mientras tiran al olvido las súplicas del Santo Padre, quien si llama al diálogo, al entendimiento y a la paz. Como habrán visto no nombro a los innombrables, porque esos están envenenados hasta la coronilla

2

Hablan los dólares

Yo estaba seguro que después del pronunciamiento injusto de Gustavo Dudamel, vendrían más. Unos tras de otros: artistas, de la más variada manifestación; así como peloteros futbolistas, y pare usted contar. Recientemente se pronunció un grupo de peloteros de las grandes ligas. Ellos ganan dólares. Muchos dólares, como los gana Dudamel, y para estar bien con el imperio, donde ellos actúan y cobran una boloña de dólares, entonces, nada les cuestas pronunciarse contra el presidente Maduro. Eso sí a la derecha destructiva, ni con el pétalo de una rosa. Qué patriotas tan patriotas, estos señores. Merecen, de antemano, el Salón de la Fama, como una retribución a su patriotismo. Me supongo que Donald Trump los llamara a la Casa Blanca y los condecorara por tan heroica proeza. ¡Qué fácil es ser venezolano! ¿Cervelli, tú eres barloventeño?

3

Mi artículo número 700

Con este artículo arribo a los 700 en el tiempo que tengo escribiendo en Aporrea, el portal más leído del planeta. Aunque usted no lo crea… En efecto, estoy enviando artículos desde el 21 de junio de 2013, casi sin parar. Por mi enfermedad hay veces que no puedo hacerlo. Otras, lo hago con dificultad, pero aquí estoy, como un roble, dándole y dándole. A través de este tiempo he criticado al presidente Nicolás Maduro, dentro el respeto que se merece. He hecho fuertes crítica a la corrupción campeante, así como al burocratismo, y a la ineficacia, a nivel ministerial y a nivel de presidentes de empresas públicas. Lo he hecho y lo seguiré haciendo, como una contribución para que las cosas se hagan mejor. He recibido insultos de altos calibres, pero no me han afectado, pues, a mí me ofende quien yo quiero, no el que quiera. Igualmente, debo aceptar que he recibido palabras de reconocimiento de un lado y de otro. Nacional e internacionalmente. Valoro mucho los opositores que reconocen mi trabajo. He dicho a mis detractores que no soy tarifado de este gobierno. Nada, absolutamente nada he recibido de la revolución en estos 18 años. Ni un carrito, chino. Ni un apartamentico, ni siquiera una caja de comida, de esas que reparte los CLAP. Soy feliz. Me siento libre. Totalmente libre, por lo que escribo lo que me da la gana. Eso sí, soy hasta la coronilla revolucionario (hasta los tuétanos de mis huesos están impregnados de revolución), y, por ende, defiendo el actual proceso que lidera Nicolás Maduro Moros. No poseo bienes materiales, lo único que dejaré a mi hijo y a mis hijas, es un poco de libros viejos, y mi impecable historial como revolucionario, apuntalado por una conciencia indoblegable. Soy rebelde, desde los 7 años. Soy auténtico, como lo era mi Comandante Supremo, y moriré siendo rebelde y revolucionario… ¿Para qué más?

4

"Terminator: Génesis"

Se acabó, señores, se acabó. Llegó "Terminator". O sea la Constituyente. O sea, el fin. O corren o se encaraman. No queda otra alternativa. Los mismos que votaron en contra de la Constitución actual, los mismos que rompieron propuesta, y maldijeron a Chávez, como padre de la Carta Magna, ahora la defienden a capa y espada. ¡Qué cosa, no! Pero son los mismos. Los del golpe del 2002. Los que avalaron y apoyaron la huelga petrolera. Son los mismos actores. Ahora esos mismos personajes aúpan la no participación en el llamado a participar en la Constituyente. El 2005 se negaron a participar en las elecciones para elegir los diputados de la AN. Le dejaron todo, todito, a los rojos, rojitos. Tarde reconocieron que había sido un error el no ir a las elecciones. Ahora andan en lo mismo. Más tarde, cuando no haya nada que hacer, ustedes los verán lamentándose por haberle dejado despejado el camino a los chavistas. Sabemos que la no asistencia obedece a los dictámenes del imperio, a través de sus marionetas. ¿Con qué fin? Con el fín de seguir en la intentona de derrocar a Nicolás Maduro y terminar con el chavismo. Pero señores, llegó "Terminator:Génesis". No quedó nada para nadie. Todo, todito, para la revolución… Así ustedes lo han querido… chao, pescao…

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 836 veces.



Teófilo Santaella

Periodista, egresado de la UCV. Militar en situación de retiro. Ex prisionero de la Isla del Burro, en la década de los 60.

 teofilo_santaella@yahoo.com

Visite el perfil de Teófilo Santaella para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Teófilo Santaella

Teófilo Santaella

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a245737.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO