Carnet Patriótico, matraqueros al basurero

Más de 200 años de matracas públicas y privadas no son nada fáciles de erradicar, máxime cuando han sido los ricos, los mantuanos, la burguesía más exquisita, la gente de la "alta sociedad", los gobernantes de elevados rangos administrativos, los académicos, profesionales universitarios, todos ellos con las correspondientes excepciones, los principales corruptos y corruptores, siempre presentes en todas y cada una de las instancias públicas y privadas.

Ya el connotado Albert Einstein infirió que resultaba más difícil romper un prejuicio que un núcleo atómico, así lo recogen algunos de sus biógrafos.

La podredumbre que fue desarrollándose en los organismos públicos, incluidas las excelsas universidades, había resultado inexpugnable porque hasta las propias denuncias contra la corrupción han sido objeto de matracas de amplia naturaleza.

Por tales razones, el CARNET de la PATRIA vendría a "deshacer entuertos y castigar agravios (Don Quijote, Cap. LII). Pensemos en los protocolos de la Identificación, por ejemplo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 845 veces.



Manuel C. Martínez


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: