Lo que enfrentamos... mil demonios y al capitalismo mundial que es lo mismo

La derecha terminó de enloquecer, no es para menos, bien lo saben, los números en materia electoral no les cuadra, cada día hay más consciencia de quienes son los que generan los problemas económicos por los que atraviesa el país y que ellos, la burguesía y el imperialismo es el gran culpable de que la economía venezolana se haya "desarrollado" de una manera tan parasitaria que ante una revolución que lanza a la calle miles de fórmulas de inversión social, el sistema productivo destartalado que montó la burguesía colapse. El gran fracasado aquí es el capitalismo, estos burgueses, los Zuloaga, los Mendoza, los grandes cacao de la economía venezolana han quedado al desnudo y está demostrado que no son sino unos parásitos de la economía que han vivido de la renta petrolera toda la vida y de las migajas que le dejan las trasnacionales, migajas que en términos de la sociedad venezolana, son eso, solo migajas, pero que individualmente y en pequeños grupos se transforman en grandes riquezas en manos de pocas familias de renombre que se han enriquecido a costa del estado venezolano y de la riqueza de todos y todas.

Ciertamente que el pueblo fue sorprendido en diciembre del 15, por supuesto que el gobierno también, pero entramos el 16 y ahora el 17 en una etapa de claridad en el sentido de atacar las causas del problema, las causas no son otras sino el capitalismo, el modelo burgués y el imperialismo traducido en lo que conocemos cómo rentismo petrolero.

Esa desesperación los lleva a la violencia, para ello cuentan con nichos llenos de odio, es lo único que pueden promover, el odio de clase; se apoyan en la clase media confundida siempre, o cómo diría Benedetti, media todo y media nada, y en sectores sin consciencia y lo más grave, se apoyan en la delincuencia común, verbigracia el gobernador de Miranda y los principales líderes opositores, entre otras cosas porque asumen que son delincuentes, por la forma cómo han burlado la ley y la ética comercial que en capitalismo no existe, pero esto solo se contrasta cuando existe una revolución verdadera como la nuestra, la bolivariana, la chavista.

Los demonios están en todas partes, en las principales empresas privadas, los "empresarios" que se han dedicado a la guerra, a ellos me refiero, asumiéndolo deportivamente cómo para reconocerlo... "yo estoy en guerra mi pana", ya saben de quien se trata, tienen claro que la batalla es contra su modelo putrefacto, su modelo de extorsión, de robo y saqueo a la patria y al pueblo todo. Los famosos importadores, que le colocan a sus propios dólares el precio del mercado negro, esos son peores delincuentes que el choro de barrio que con una pistola te atraca ¿Existe diferencia entre el choro común y corriente que te atraca y los panaderos especuladores que con una calculadora te estafan y de manera masiva además? La única diferencia es que el choro es un pobre y el especulador es un choro rico. A esto nos enfrentamos; por esta razón, es que vemos la saña asesina en cada ataque contra el pueblo y sus bienes; porque, atacar unos autobuses, vehículos de un ministerio, etc, no es sino, además de un acto de cobardía, un atentado contra el pueblo humilde que estoicamente ha soportado esta maldita guerra económica generada por la burguesía y se beneficia de estas misiones; esa misma burguesía que acusa al gobierno democrático de Nicolás Maduro de ser un "gobierno dictatorial", siguiendo con ello la estrategia del llamado golpe suave, que de suave no tiene nada, es un golpe sádico porque quienes lo ejecutan no son otra cosa sino eso, unos sádicos antisociales, permítanme la redundancia.

Enfrentamos a las ttrasnacionales más poderosas del universo, las que nos tienen el ojo puesto por nuestras riquezas y quieren a troche y moche robarnos sin escatimar esfuerzo alguno para ello; nos enfrentamos a la gran trasnacional del narcotráfico, llámese DEA o uribismo, enfrentamos a la derecha más arrastrada del mundo, aquella que nos odia a los venezolanos porque esta patria parió al más grande Bolívar y de ñapa a Chávez y el culillo lo llevan en la sangre porque saben que a la hora del té estamos dispuestos a todo, contra el mundo entero si es necesario... eso nos lo dejó el padre Bolívar y nos lo ratificó nada más y nada menos que el gigante Chávez. Enfrentamos a los cobardes del mundo, los capitalistas que se esconden en las faldas de la mentira, la manipulación y el engaño para sostener su sistema de oprobio. A eso enfrentamos y a eso vamos a derrotar; hoy más que nunca debemos ratificar INDEPENDENCIA Y PATRIA SOCIALISTA... ¡VIVIREMOS Y VENCEREMOS!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 801 veces.



Luis Alberto Toro Ojeda

Publicista. Militante de izquierda. Integrante del Frente Bicentenario de Campesinos del estado Trujillo. Integrante del PSUV.

 latojeda@gmail.com      @latojeda

Visite el perfil de Luis Alberto Toro Ojeda para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Alberto Toro Ojeda

Luis Alberto Toro Ojeda

Más artículos de este autor