La lucha sigue y sigue ¿Hasta cuándo?

El 19 de Abril marcó un deslinde en el accionar político en Venezuela ya que la oposición decidió saltar desde los curules de la Asamblea Nacional a la lucha de calle, con ello atrae el descontento generalizado producto de la crisis económica, de las decisiones equivocadas del TSJ y de la omisión del CNE.

Robustecido y con argumentos sólidos la MUD se empodera de aquellos ciudadanos que constituyen las mayorías silenciosas y que a diario son golpeados por el desabastecimiento de alimentos y medicinas aunado a la galopante inflación.

Ante una muy buena asistencia del GPP en la Av. Bolívar de Caracas en un acto nacional, la oposición copó los escenarios no sólo de la capital sino de todo el país. ¿Acaso este día no fue lo suficientemente esclarecedor como para que se entienda el mensaje que el pueblo le manda a los poderes del Estado para que le den cause a las peticiones del pueblo? ¿A qué se quiere jugar ahora? ¿Acaso es mucho pedir que se aplique la Constitución que nos dimos mediante el voto libre de las grandes mayorías? Entonces, ¿Por qué esperar a que las pasiones se desboquen? ¿Es que no estamos lo suficientemente formados como para entender que las guerras civiles se inician con una sola bala loca que atraviese la humanidad de un connotado dirigente político, no de un "pendejo"?

Al ladito nuestro está Colombia, ¡allí todo comenzó con el asesinato de Eliezer Gaitán! Los muertos se recogían en la calle por decenas diariamente, ¿Es eso lo que quieren? Entonces, rectores del CONSEJO NACIONAL ELECTORAL, ¿Por qué tienen que esperar a que el Presidente de la República les apruebe un cronograma cuando ya esto depende única y exclusivamente de ustedes? ¿Son o no un PODER independiente?

Las elecciones regionales están vencidas y las dilaciones a su convocatoria ya no resisten un análisis. Dejen que el pueblo drene en un recurso que le es propio, que lo conquistamos libremente empoderados en pueblo constituyente. Ahora quienes quemaron la Constitución en plena Asamblea Nacional en señal de repudio a la misma son los adalides de la misma, que bueno que ahora la quieran, bienvenidos, pero no se olviden que ellos la desprecian y que pronto se volverán contra ella.

La responsabilidad del camino que tome la democracia en nuestra Patria está en manos del CNE. El TSJ, además de ser uno de los factores desencadenante de las tomas de calle por la ciudadanía, tiene una gran cuota de responsabilidad al dejar al pueblo del Amazonas sin representación parlamentaria, pues, el hecho de que la AN haya entrado en dasacato no implica que ustedes mantengan engavetada una decisión por tiempo indefinido. Así las cosas y si realmente son poderes independientes, si el TSJ decide y ordena al CNE que llame de nuevo a elecciones en el Estado Amazonas, perfectamente ellas pueden coincidir con las elecciones regionales. Para que las instituciones cumplan con la Constitución no es menester ninguna mesa de diálogo, ni darse golpes de pecho para ver quién es más demócrata, ¡sencillamente actúan!, tal como lo hizo la Fiscal Luisa Ortega Díaz quien metió por el aro nada más y nada menos que a la Sala Constitucional del TSJ, decisión muy valiente de la alta funcionaria.

Cuenten los muertos y comiencen con la estupidez de echarse las culpas como si fuésemos pendejos, ahora todo queda grabado tanto en nuestros dispositivos tecnológicos como en nuestras mentes. Unos gritan LA LUCHA SIGUE Y SIGUE y otros HASTA CUANDO, es obvio que la lucha tiene que continuar, pero hasta cuando tenemos que soportar que se salten nuestro libro sagrado, la bicha llamaba jocosamente el Presidente Chávez a la CONSTITUCIÓN. Así que rectores del CNE y miembros del TSJ, ustedes verán si la mejor decisión es NO decidir o abrazar el sueño de Simón Bolívar: ¡la libertad!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 956 veces.



Ezequiel Aranguren


Visite el perfil de Ezequiel Aranguren para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Ezequiel Aranguren

Ezequiel Aranguren

Más artículos de este autor