La misma bola de cristal

Existe una ley universal (o una realidad comprobada) en la ciencia que dice que básicamente, dentro de cualquier sistema cerrado no se puede ni crear (agregar) ni destruir (quitar) nada, sino que mientras que el sistema quede cerrado, las cosas que se encuentran dentro del sistema solamente cambian de forma sobre el tiempo, dependiendo de las influencias ejercidas sobre el sistema desde adentro y/o desde afuera, es decir, las cosas dentro del sistema cerrado no desaparecen, ni aparecen de la nada, están allí, y se quedan allí, no se van a ninguna parte fuera del sistema.

Un buen ejemplo es el siguiente:

Si uno pone dentro de una bola de cristal vacía un poco de aire, agua dulce y sal, y la cierra herméticamente, y la sacude hasta que la sal se haya derretido en el agua, la misma cantidad de sal todavía estará dentro de la bola de cristal, solo que se transformará en una forma que ya no se puede ver porque se ha disuelto en el agua. Igualmente, el agua también habría cambiado, o, se habría transformado de agua dulce a agua salada.

Todo lo que estaba allí antes de sacudir la bola, todavía está allí, nada se escapó, nada desapareció, todo está allí todavía, pero en forma diferente.

Ahora, si uno pone la misma bola al sol, ella, y todo lo que se encuentra dentro se calentará, y uno observará que:

1) el nivel del agua bajará un poco,

2) el aire estará repleto de humedad que se recoge sobre la pared del cristal por dentro, y

3) cristales de sal se forman dentro de la bola, sea en el agua y/o en las paredes.

Ahora, si uno mide el peso de la bola en ese momento, uno obtendrá un número.

Pero, si después uno pone la misma bola en un congelador, y espera que todo se congele, y si enseguida mide su peso otra vez, el peso será el mismo, y si enseguida uno deja la bola tranquila, sin moverla, fuera del sol o del congelador para que regrese a sus estado original, y si otras vez se pesa, bueno, pesará otra vez lo mismo.

Esa es la idea general de esta ley universal.

Bueno, eso dicho, en base a lo que se sabe hoy, nuestro planeta es casi igual a ese mundo cerrado herméticamente de la bola de cristal.

Básicamente, esto significa que todo lo que hoy se encuentra sobre, dentro, y en la atmósfera de nuestro planeta ha estado aquí desde su creación hace más de 4.000 millones de años atrás, y que todos estará aquí por miles de millones de años más, o hasta el momento en que nuestro planeta ya no siga siendo un sistema cerrado, como lo que posiblemente le ocurrió a Marte.

Nosotros, usted, yo, mi padre, quien murió hace unos años atrás, Jesucristo, y Adán y Eva, estamos todos aquí, hoy, al mismo tiempo, pero en formas diferentes. Estamos todos dentro de esa bola de cristal casi hermética llamada la Tierra, allí con las plantas, los animales, el agua, el aire, las piedras, y todo lo demás.

Aunque nuestra Tierra no es totalmente hermética --- pero casi la es --- y aunque cada día y cada segundo nuestro planeta pierde un poquito (muy poquito) de materia hacia afuera, como gases y energía por ejemplo, es tan poco lo que pierde que no es por nada significativo … de hecho, el ritmo al cual la materia se escapa de nuestra bola de cristal hacia fuera equivale a menos de 1/100.000.000.000 del peso total de la tierra sobre un periodo de un millón de años … eso es casi nada.

Ver: https://briankoberlein.com/2015/12/15/is-earth-gaining-mass-or-losing-mass/amp/

Bueno …

También, mientras que nuestra tierra pierde de manera regular una súper minúscula (y básicamente insignificante) parte de su materia, también ingresa una cantidad casi igual de minúscula de materia extraña desde el espacio, como restos de meteoritos y polvo cósmico por ejemplo.

Pero …

En total se estima que la tierra básicamente no pierde ni gana peso, o sea, por razones prácticas, siempre pesa igual, como en nuestra bola de cristal, y quedará así por siempre …

… a menos que:

(a) nuestra bola de cristal se quiebre a raíz de un evento externo como una colisión con un enorme cometa, resultando en la destrucción total de todo lo que existe en nuestro planeta, o que

(b) nuestra bola de cristal se quiebre a raíz del comportamiento humano, o sea que seamos nosotros quienes destruiríamos la bola de cristal desde adentro, causando así la destrucción y muerte de todo lo que existe y ha existido en la Tierra durante los últimos alrededor de 4.200 millones de años de existencia (con vida) del planeta.

Los dos casos son posibles, pero uno es más probable que el otro.

El caso (a) es poco probable, pero si ocurriera, no podríamos hacer nada al respecto, y moriremos todos.

El caso (b) no es solo posible, sino probable, pero en este caso, si quisiéramos, podríamos hacer lo que se debería hacer para asegurar que la bola de cristal no se quiebre.

Bueno, les cuento esto porque, entre otras cosas:

1- cada vez que veo cómo actúan los lideres y seguidores de la oposición venezolana y sus mercenarios, destruyendo todo en su camino, y

2- cada vez que veo cómo EEUU, Israel, y la OTAN lanzan bombas y armas químicas y biológicas* por todos lados (excepto sobre ellos mismos), destruyendo todo, y

3- cada vez que veo cómo las empresas multinacionales destruyen nuestro ambiente y las vidas de inocentes,

… pienso en esta ley universal.

Cada una de estas cosas están ocurriendo dentro de nuestra [hermética] bola de cristal … cada día se está contaminando más, y más, desde adentro, transformando la vida en muerte, la belleza en un monstruo, y la naturaleza en desierto.

Básicamente, estos irresponsables sin conciencia no se dan cuenta que todo lo que están haciendo, todo, sin excepción, está ocurriendo dentro de una bola de cristal, y que lo que hagan hoy quedará aquí dentro de nuestra bola de cristal por siempre, no se escapará a ninguna parte, no desaparecerá.

No se dan cuenta tampoco que todos, es decir, ellos y sus enemigos (imaginarios y reales), todos, vivimos dentro de esa misma bola de cristal que ellos están contaminando, infectando, y destrozando como niños malcriados en una piñata cayéndoles a palos a los demás para agarrarse para ellos los dulces.

Ese comportamiento infantil y barbárico de la oposición venezolana, de EUU, de sus aliados, y de las multinacionales, no es solamente profundamente irresponsable, sino también es tremendamente absurdo e irracional, a menos que uno sea un loco, un sadomasoquista, o que quisiera suicidarse y al mismo tiempo llevarse a todos, incluso sus propios amigos y familiares, a la muerte.

Básicamente, los opositores son unos terroristas suicidas ya que al hacer lo que hacen no solo están matando a otros, sino también a sí mismos.

Todos vivimos dentro de la misma bola de cristal.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1517 veces.



Oscar Heck

De padre canadiense francés y madre indígena, llegó por primera vez a Venezuela en los años 1970, donde trabajó como misionero en algunos barrios de Caracas y Barlovento. Fue colaborador y corresponsal en inglés de Vheadline.com del 2002 al 2011, y ha sido colaborador regular de Aporrea desde el 2011. Se dedica principalmente a investigar y exponer verdades, o lo que sea lo más cercano posible a la verdad, cumpliendo así su deber Revolucionario ya que está convencido que toda Revolución humanista debe siempre basarse en verdades, y no en mentiras.

 oscarheck111@yahoo.com

Visite el perfil de Oscar Heck para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Oscar Heck

Oscar Heck

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a244215.htmlCd0NV CAC = Y co = US