¡Abajo el Estado dionisiaco! ¡Ya basta de libertinaje si queremos salvar la patria!

Si para nuestros dirigentes vale ésta mi humilde opinión sobre la actuación de las fuerzas del Estado venezolano el pasado 8 de abril, y de todos estos difíciles años de revolución, diría, sin temor a equivocarme, que ha sido completamente decepcionante e ineficiente a la hora de ejercer su legítima autoridad para evitar la violencia derechista en las manifestaciones. Hago salvedad de los órganos de inteligencia del Estado venezolano, que debo reconocer, han sido exitosos a la hora de desarticular todos los planes terroristas, de magnicidio y golpistas preparados por la lacaya derecha venezolana en todos estos años. ¿Por qué tanta sutileza a la hora de enfrentar el vandalismo promovido por la derecha? ¿Qué pasa con el terrorismo callejero? La violencia callejera es también hija de la falta de autoridad. -No lo creen así, pregunto a mis buenos camaradas.

Siento decepción y pena por lo que venido ocurrido en nuestro país. Nuestro Estado es extraño y exhibe debilidad. Entiendo que es difícil hacer una revolución en democracia, y es mucho más complejo cuando nace atada a las cuerdas del Estado burgués y debe enfrentar grandes amenazas internas y externas. Frente a las agresiones, la respuesta del gobierno ha sido siempre la de mantener la cautela frente al enemigo y la confianza en nuestro pueblo. Así hemos debido soportar la violencia callejera, los asesinatos selectivos y golpes de Estado porque nos repiten mil veces que nuestra revolución es y debe seguir siendo pacífica y democrática, y por ello debemos soportar el látigo de la contrarrevolución violenta.

Nuestro gobierno no ha sabido enfrentar la violenta que impone la burguesía parásita del país. Al no actuar con contundencia frente a la violencia desatada por la derecha, el Estado venezolano se hace cómplice de la violencia. Valga decir, lo ha venido siendo desde el mismo 11 abril de 2002, fecha muy significativa para la historia venezolana porque constituyó el primer estallido golpista reaccionario que fuese derrotado por el pueblo chavista en menos de 72 horas, y cuya secuelas siguen presentes porque la lección nunca se pudo entender. Gracias al látigo reaccionario, nuestro pueblo se elevo en conciencia y carácter, pero el Estado no tanto.

El Estado burgués venezolano lleva 18 años sin eximir la misma materia que reconoce su legítima autoridad a la hora de ejercer el monopolio de la violencia y evitar la anarquía -espero sepan perdonarme mis queridos hermanos genuinos-anarquistas. No es contra ustedes-.

Es Venezuela un país muy extraño. Aquí se habla mucho de democracia, derechos humanos (DDHH) y libertades. En todos los discursos políticos (tanto de la derecha como de la izquierda venezolana) nunca faltan aquellas palabras tan prostituidas en el mundo como ninguna otra. Dice en el primer artículo de la Declaración Universal de los Derechos Humanos que "Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos", pero en Venezuela unos creen tener más derechos que otros, y el Estado garantiza que así suceda. -No tengo la menor duda.

En nuestro extraño país, los políticos de la derecha se hacen llamar "demócratas" y "pacíficos" al tiempo que convocan públicamente a grandes manifestaciones violentas contra un gobierno al que llaman por todos los medios nacionales e internacionales "cruenta dictadura" porque no les permiten expresarse mejor. Pero nuestra extraña "dictadura" resulta ser aun más extraña que la propia palabra; la llaman también "dictadura-democrática" o "dicta-blanda" porque eso sí, ha democratizado lo que es propio del Estado: el monopolio de la violencia. Gracias a esto, todos los manifestantes opositores al "rrrrrrégimen castro-chavista" tienen garantizado, además de los putos derechos humanos, el derecho a protestar con extrema violencia; a destruir la infraestructura pública, hacer llamados públicos a la intervención extranjera, asesinar chavistas y golpear a la policia y guardias nacionales. En otras palabras, la derecha venezolana tiene más derechos que la izquierda. Se les permite todo. ¡Viva nuestra extraña democracia venezolana! ¡Viva el Estado burgués! ¡Viva el Estado dionisiaco!

Alguno de nuestros sabios dirigentes dirán que nuestra "democracia" resulta ser la más progresista, envidiada y completa todas las "democracias" latinoamericanas, incluso, que la estadounidense, porque aquella condena a la pena capital a aquellas personas que incurran en acciones terroristas y traición a la patria, mientras la nuestra lo permite todo. ¡Viva el libertinaje!

Algunos dirigentes más "cautelosos" nos explican que la razón del libertinaje es la inteligente "estrategia de la cautela". Nuestro gobierno respeta al extremo los "DDHH". Argumentan que no se debe entregar armas al enemigo en momentos tan crítico, de grandes amenazas que se ciernen contra Venezuela, porque el enemigo las utilizaría a su favor. Cabe preguntar ¿Acaso el enemigo necesita de argumentos válidos para decir que en Venezuela existe una dictadura? Cuando la verdad termina siendo enterrada por los medios, y se impone la mentira, de nada valen todos nuestros esfuerzos para desmentirlos. Veamos la tragedia de los pueblos árabes, el yugoslavo, asiático. Cuándo Estados Unidos decidió invadir esos pueblos, no lo hizo esperando alguna excusa que resultase la más creíble por la opinión pública mundial para hacerlo. Para nada. Creó un falso positivo que fue magnificado por los medios y luego invadió esos países pisoteando Naciones Unidas y el derecho internacional.

Pocos días atrás, leía un artículo publicado por la reaccionaria cadena alemana DW y la británica BBC que decían lo que quizás nuestros inteligentes dirigentes no pueden entender. Reconocían que si bien el Estado venezolano no posee el monopolio de la violencia, ésta falta generaba un "Estado fallido", por lo que se hacía imperiosa la intervención extranjera. En otras palabras, esos medios advertían que la falta de autoridad del Estado venezolano (por temor a no alborotar los demonios imperiales que la señala de violar los DDHH), será tanto o más grave que reprimir los actos terroristas y evitar la anarquía en el país, lo que según el jefe del Comando Sur, el Almirante Kurt W. Tidd, "amenaza la estabilidad de la región".

En días pasados, el mismo funcionario militar de Estados Unidos para América Latina había presentado un informe al Senado advirtiendo que Venezuela podría ser un factor "desestabilizador" en la región. Decia: "La creciente crisis humanitaria en Venezuela podría obligar a una respuesta regional".

-A buen entendedor, pocas palabras.

¿Hasta cuándo debemos seguir permitiendo tanto libertinaje y terrorismo en nombre del "respeto a los DDHH"? ¿Hasta que nos invadan? ¿Acaso no resulta estúpido y peligroso tener que soportar tanto chantaje y terrorismo? ¿Hacer cumplir la Leyes del país llevando a prisión a los actores intelectuales y materiales del terrorismo, respetando el derecho a la vida, a la defensa y un trato justo, significa violar los DDHH? -No me jodan.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3130 veces.



Basem Tajeldine

Marxista. Investigador de temas geopolíticos internacionales en el Centro de Saberes Africanos. Moderador del programa VOCES CONTRA EL IMPERIO, RadiodelSur y RNV.

 basemtch@gmail.com      @BasemTajeldine

Visite el perfil de Basem Tajeldine para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: