Prudencia en algunos temas

Pienso que hay circunstancias en las relaciones entre los estados que obligan a la prudencia, a analizar bien las consecuencias de ciertas acciones y de posiciones que deben asumirse. Claro que muchos deseamos que Venezuela retire su embajador ante la Administración Bush y que le corte la llave del suministro petrolero, pero eso no se puede hacer, actuando con realismo y hasta con cierto sentido de la responsabilidad. Hay acciones en un momento determinado que son imprudentes porque pueden afectar los intereses nacionales y los equilibrios políticos internacionales. El mundo es así y muchas veces confundimos lo que son las relaciones entre los estados con las relaciones entre los movimientos políticos que soportan los gobiernos que presiden esos estados. Hay que poner las responsabilidades de estado que deben asumir los gobernantes, en su verdadera dimensión.

Imagínense las dificultades que se podrían generar en la eventualidad de que Venezuela, en las actuales circunstancias internacionales, le cierre la llave del suministro de crudo a USA. Creo que sería más grande el daño interno que se presentaría en Venezuela, que el daño que se le pueda ocasionar a la economía del norte. Ellos simplemente cambian de proveedor -esto no será simple- y el 1,5 millón de barriles que suministra Venezuela simplemente los asume otro país productor, lo que podría abrir paso también, a la desarticulación de la OPEP, pues llenar la demanda de USA sería muy tentador para cualquier país productor, al margen de los compromisos que tienen todos las naciones integradas en el cartel de la OPEP.

Luchemos mejor por la presencia de Venezuela en el Consejo de Seguridad de la ONU, para poder influir, de alguna manera influir positivamente en las decisiones y resoluciones de la ONU sobre una amplia agenda de temas internacionales.
En política internacional y en algunas decisiones internas que puedan afectar el equilibrio de las relaciones entre los estados se debe imponer la razón y la conveniencia nacional por encima de las visiones pasionales. Claro que en la eventualidad de una agresión directa a Venezuela por parte de los Estados Unidos, el recurso del suministro petrolero se convierte en un arma vital y la ruptura de relaciones diplomáticas es una consecuencia inmediata, pero debemos buscar que tales acciones no se den antes de tiempo, solo cuando sean necesarias y oportunas.

El retiro del encargado de negocios venezolano en Tel Aviv es un gesto solidario de gran factura con los pueblos que están siendo agredidos y de repudio a las acciones militares de Israel, es un gesto y un mensaje de valentía del Presidente Chávez hacia la comunidad internacional, que ahora en un alto porcentaje de países, juega de "autista" y es además un gesto consecuente con los mejores valores del pueblo venezolano. No obstante lo anterior debemos meditar sobre algunos aspectos en lo que se refiere a acciones equivalentes con relación al gobierno de Estados Unidos. En términos comparativos el volumen del intercambio comercial de Venezuela con Israel, con relación a lo que representa Estados Unidos se puede decir que es despreciable. El volumen del intercambio comercial -exportación e importación- de Venezuela con USA anda para arriba del 60%, del total del movimiento comercial venezolano. Casi todas las piezas de recambio del aparato industrial venezolano son de ese origen y mucho del consumo básico de ciertos niveles tienen esa procedencia y no pensemos en las materias primas en algunas áreas industriales. Ningún país con el cual se rompe relaciones diplomáticas, mantienen las relaciones comerciales, pues por la trascendencia política de las mismas, siempre las decisiones políticas van acompañadas de sanciones y de restricciones comerciales.

Por qué el discurso agresivo de Chávez con relación a los Estados Unidos?, cómo entenderlo?. Siento que él está esperando que USA de el primer paso en la línea del rompimiento de relaciones diplomáticas y comerciales pero por otro lado siento que hay sectores del mismo gobierno -sectores que mediatizan el proceso revolucionario, para ubicarlos de alguna manera-, que no están interesados en tensar las relaciones con USA, para evitar una radicalización del proceso, en el sentido de implementar medidas que todavía nos está debiendo la revolución bolivariana. Debemos aceptar que el Presidente Chávez se mueve internamente en un mar que no es homogéneo y en esas circunstancias el debe maniobrar. El acercamiento permanente con Rusia, China, Irán y su visita a Vietnam apuntan en esa dirección.
Hay que entender que con relación a México y Perú son circunstancias distintas, pero que han respondido a un mismo patrón de funcionamiento de la política norteamericana en la región en contra de Venezuela. No son fenómenos aislados el agrietamiento de las relaciones con esos países. México evidentemente ha jugado el rol de peón de la política norteamericana en la región y en Perú se conjugaron una serie de factores en los cuales estuvo de por medio el posible triunfo de un candidato presidencial proclive a las posiciones bolivarianas. En todo caso pienso también que en el manejo de algunos temas internacionales, como en caso peruano, han privado también imprudencias, excesos que hicieron daño a lo interno, a las posiciones de Humala.

Hay que pensar seriamente cuando se toman decisiones políticas, en términos de su factibilidad, en el daño o beneficio que nos pueda causar. Pienso por ejemplo que la reacción venezolana en el tema de la agresión israelita en Líbano, aunque desde el punto de la solidaridad internacional puede ser adecuada, me parece que de alguna manera, y no estoy seguro de que se haya analizado, esa decisión puede generar dudas en algunos países que apoyan a Venezuela, con limitaciones y ambigüedades incluidas, en sus esfuerzos por llegar al Consejo de Seguridad de la ONU.
En fin, en términos de las relaciones políticas y su impacto en el intercambio comercial, hace más daño un rompimiento diplomática con USA, que las consecuencias que se derivan del retiro del encargado de negocios en Tel Aviv, de Ciudad de México o Lima. Estamos claros que detrás de todas las políticas de intervención en los asuntos de otros estados, siempre estará presente la mano del imperialismo norteamericano, pero hay que tener cuidado con algunas manifestaciones que circulan y sobre todo ser prudentes en los pasos que sea necesario dar. El Presidente Chávez sabrá cuando será necesario dar algunos pasos y tomar algunas iniciativas en defensa del interés nacional, en relación con el enemigo externo.

fedepuko@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3453 veces.



Federico Picado Gómez


Visite el perfil de Federico Picado para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Federico Picado

Federico Picado

Más artículos de este autor