Están sanando las heridas de nuestro pueblo…

Inicio estas reflexiones desde aquel título que inspiró a nuestro compatriota Elías Jaua en cuanto a la coyuntura política y social de nuestro país en tiempo de crisis y de muchas adversidades que nos han llevado a tomar actitudes y decisiones radicales en cuanto al ejercicio del estado en la aplicación de las políticas públicas y el cumplimiento de los lineamientos escritos por nuestro padre Hugo Chávez en el Plan de La Patria, y cumplir con su mandato en todos los niveles desde su cambio de paisaje, entendiendo y siendo realista en cuanto a las acciones tomadas por los enemigos de nuestra revolución bolivariana lo interno y fuera de nuestras fronteras, pero más allá de eso, el descuido inexplicable que venía haciendo estragos en las bases de nuestro pueblo, ese leal, ese que defiende los principios y valores de compromiso con el prójimo y con nuestra patria, esos que han sufrido los avatares de tan inescrupulosa guerra sistemática y atroz, esos que defienden la memoria de nuestros libertadores, aquellos que aprovechándose de sus cargos y responsabilidades, con el ego y el individualismo y el bendito bien material, sólo estaban dañando el amor y la paciencia de nuestro aguerrido pueblo, ese que aún hoy sigue de pie frente a toda esta guerra sicológica, y todo este plan macabro, pero aún sin embargo es importante ver más allá, donde hoy se sigue dando ese escenario en varias vertientes de nuestro proceso de transformación social, donde se sigue haciendo la critica fuerte, y en esos lugares que aún no se ha hecho ninguna corrección, sin embargo hemos visto acciones prometedoras por parte del ejecutivo en cuanto a la correcciones y aplicaciones necesarias para seguir mejorando nuestra situación económica, por supuesto hay que reconocer a pesar de las actitudes y resentimientos de aquellos que se hacen llamar "radicales" o " " chavistas radicales " hoy no aportan nada a la patria y sencillamente se les ve el bojote, dando lastima y llegando al extremo de reunirse con personajes vinculados a la derecha asesina y extrema de nuestro país, con la excusa de la fulana reconciliación nacional y el diálogo, ese que hoy está presente gracias a las acciones de nuestro Presidente Nicolás Maduro, aunque podamos diferir de algunos elementos, no podemos estar con medias tintas, con peros, con actitudes de excusas y acertijos que no vienen al caso, pero que hoy aceptamos con expectativa los avances en el campo petrolero, en la recuperación del precio de nuestro crudo, las negociaciones e inversiones que están dando frutos progresivamente, donde las acciones contra la violencia, y la inseguridad están tomando otro color, ese paso determinante de apostar a lo nuestro, junto a la empresa privada, esos empresarios que creen en el país y están haciendo grandes esfuerzos sin ningún chantaje como lo ha venido haciendo FEDECAMARAS y EMPRESAS POLAR.

 

 

El hacer revisiones en esos espacios donde siempre se ha tenido alguna situación compleja, el caso PDVSA, PEQUIVEN, retomar con fuerza el reimpulso de nuestras empresas básicas, el arco minero, mirar adentro, allí donde el trabajador y la trabajadora están haciendo de tripas corazones para producir, de igual manera el tema de los cuadrantes de seguridad y el patrullaje inteligente, y la aplicación de la OLP con un sentido más humano, más objetivo, como la revisión de los CLAP, del proceso de seguimiento y control de los procesos administrativos en el usos de los recursos del estado, la vigilancia permanente, el escuchar las denuncias con seriedad, ir allá en la profundidad de la necesidad, la decidía, la decepción y tener la tolerancia para escuchar la crítica pero también sumarse al trabajo colectivo para avanzar en las mejoras estructurales, sociales y armónicas de nuestro pueblo, quien es el protagonista permanente, pero no ir con pañitos calientes, es resolver y buscar la mejor manera de convivir y crecer, para tener resultados tangibles.

 

Hoy seguimos de pie, resistiendo, construyendo y dando todo por el cumplimiento y defensa del legado de nuestro Comandante Hugo Chávez, pero allí van sanando las heridas de nuestro pueblo de a pie, el profesional, el campesino, el trabajador, el obrero, que hoy sigue confiando y dando lo mejor por nuestro país, hay heridas que hay que terminar de sanar, el Metro de Caracas, activar con más fuerza las inspecciones del SUNDEE, ese gran trabajo del compañero William, tenemos la medicina, allá en las Aldeas Universitarias de Misión Sucre, En las Aulas de la UBV, en las Universidad de los trabajadores y trabajadoras, en las escuelas de educación e historia de la UCV, en las comunidades organizadas, en la OBE, en la Federación Estudiantes Bolivarianos Universitarios, pero no para seguir eventos que no llevan a nada, sino irnos allá donde hoy nuestro pueblo nos necesita, apoyar a nuestro Presidente, y que cada servidor público desde su trinchera asuma su responsabilidad, ya esta bueno de tanta burocracia y tanta hipocresía de muchos y muchas.

Están sanado las heridas, vemos esperanza, fuerza, muchas ganas de recuperar la confianza plena, con las adversidades, contra la mentira mediática, la politiquería, la arrogancia y la burocracia, falta mucho camino por recorrer pero nada ni nadie nos quitará el sueño de lograra la consolidación de la patria soberana, bolivariana y humana para todos y todas.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 868 veces.



John Duarte Zambrano


Visite el perfil de John Duarte Zambrano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a241718.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO